La AIReF calcula que la rebaja del IVA de la luz tendrá un impacto en la cuentas públicas de 1.300 millones de euros

Dice que al ser la medida temporal no se compromete la "sostenibilidad", pero advierte del peligro de hacerla permanente

La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero, ha avanzado que la bajada del IVA de la luz del 21% al 10% tendrá un impacto en las cuentas públicas de unos 1.300 millones de euros anuales. Así lo ha indicado durante su intervención en el seminario 'La economía de la pandemia' organizado por APIE y BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, un día después de que el Gobierno haya anunciado que el Consejo de Ministros aprobará el próximo jueves un real decreto Ley con medidas urgentes para reducir los impuestos que se aplican al suministro de energía eléctrica, como reducir el IVA de la luz del actual 21% hasta el 10%.

Aunque ha reconocido que es "un poco prematuro" para evaluar el impacto de esta medida en las cuentas públicas, los cálculos aproximados de AIReF apuntan a una reducción de la recaudación de 1.300 millones de euros al año. "Es verdad que esa rebaja podría suponer un aumento de la demanda, con lo cual podríamos estar hablando de una horquilla de entre 1.100 y 1.300 millones", ha matizado.

Estos cálculos suponen que el impacto para el año 2021, al contabilizar la mitad del ejercicio, ascendería a entre 550 y 650 millones de euros.

Este impacto solo se refiere a la medida de bajar el IVA y no incluye la propuesta de suspender temporalmente el 7% que grava sobre la producción de electricidad.

De producirse también esta segunda medida, el impacto sería de 1.000 millones de euros adicionales. "Entra como ingreso pero también es un gasto que va a compensar el déficit tarifario, con lo cual ahí la incidencia en déficit no se produciría", ha explicado.

Sobre si existe margen para esta pérdida de recaudación, la presidenta de AIReF ha recordado que el organismo no se pronuncia sobre las medidas que adopta el Gobierno, sino que le corresponde indicar el impacto que estas tendrán sobre las cuentas públicas.

Sin embargo, Herrero ha resaltado que se trata de una medida temporal y que "la temporalidad, en principio, no tiene por qué comprometer la sostenibilidad".

"Cuando uno habla de la sostenibilidad de las cuentas públicas, está hablando siempre de una medida a medio plazo y nos preocuparía más la entrada de un gasto de carácter estructural, que es el que siempre decimos que hay que vigilar: una medida de gasto estructural requeriría una medida de compensación", ha explicado la presidenta de AIReF.