Borrell defiende una política migratoria de la UE basada en España e Italia

El Alto Representante de la UE cree que Europa solo tendrá influencia en el mundo si demuestra que es un proyecto eficaz

El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, Josep Borrell, ha defendido este sábado que la experiencia común de España e Italia ante el problema migratorio sea la base para acordar una política común europea en relación con este asunto.

Borrell ha planteado esa propuesta en su intervención mediante un vídeo grabado en el 18 Foro de Diálogo España-Italia que se celebra en Barcelona y que inauguraron el viernes los jefes de Gobierno de los dos países, Pedro Sánchez y Mario Draghi, respectivamente.

El también vicepresidente de la Comisión Europea ha dedicado gran parte de sus palabras a analizar la situación en el Mediterráneo y ha lamentado que la esperanza de convergencia entre sus dos riberas no se haya materializado, la brecha económica haya crecido y a ella se haya sumado la brecha demográfica.

Eso ha asumido que va a impulsar corrientes migratorias a las que hay que hacer frente tanto económica como socialmente.

Borrell ha señalado que España e Italia tienen intereses comunes en el Mediterráneo y para afrontar esos retos parten de una posición común y los dos países son pioneros en la gestión de la inmigración y muchas veces en circunstancias difíciles.

Así, ha explicado que ambos han llegado a acuerdos con vecinos del Mediterráneo y por ello ha recalcado que su experiencia común debería servir de base a una política europea de migración.

"Una política que nos hace mucha falta y que durante muchos años hemos sido incapaces de construir", ha añadido antes de insistir en la necesidad de acordarla tanto por razones humanitarias como por el propio interés de la UE.

Al respecto, ha señalado que Europa necesita inmigrantes para cubrir su bache demográfico, mantener el estado del bienestar y lograr el desarrollo económico de todo el Mediterráneo para asegurar la estabilidad geopolítica de la región.

"Si la Unión Europea ha encontrado la fórmula para apoyar a su sur, a nivel Mediterráneo y mundial no hemos puesto en marcha mecanismos para que se ayude al sur global", ha lamentado.

Ante ello, ha considerado que España e Italia pueden tener un papel de liderazgo que impulse los objetivos de la Unión por el Mediterráneo.

Borrell ha elogiado también el papel de España e Italia para hacer posibles los fondos europeos frente a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

Unos fondos que ha reconocido que no fueron fáciles de acordar por parte de los líderes europeos ya que hubo que romper "tabúes" como que no se podía acudir a los mercados financieros de forma mancomunada o dar subvenciones que no hay que devolver.

"Si eso hoy está empezando a ser una realidad fue gracias a la actitud combativa de España e Italia. Si los fondos Next Generation han llegado a ser lo que son hoy -ha insistido- ha sido por la determinación del (ex primer ministro italiano) Giuseppe Conte y Pedro Sánchez en los debates del Consejo Europeo".

Sus "argumentos sólidos" ha insistido en que son los que llevaron al acuerdo.

El vicepresidente de la Comisión Europea se ha referido también a la importancia de avanzar en una solución entre Israel y Palestina tras la etapa de Benjamín Netanyahu como primer ministro israelí y en la que ha dicho que intentó afianzar su seguridad mediante un sofisticado aparato militar.

"Pero la seguridad no es la paz, y sin paz nunca habrá seguridad", ha advertido antes de considerar que quizás sea el momento ahora de comprometerse en otro proceso de negociación que evite que la situación siga deteriorándose y la desesperanza de los palestinos conduzca a otros estallido de violencia.