Lukashenko 'copia' a Marruecos y envía una ola de inmigrantes iraquíes a Lituania

Lituania abrió este viernes un campo de refugiados en Pabrade (este) para atender a los inmigrantes, principalmente de Irak, que están cruzando la frontera en crecientes números en los últimos días procedentes de Bielorrusia.

sehnSegún informaron medios locales, las primeras 73 personas (en su mayoría hombres) han sido alojadas ya en estas instalaciones, 27 de ellos en aislamiento ante la sospecha de que pudiesen estar infectados por COVID. El campo tiene 290 plazas (60 en aislamiento).

La llegada de inmigrantes repuntó a raíz de que Lituania pidiese a la Unión Europea (UE) la imposición de nuevas sanciones a Bielorrusia tras el desvío forzado a Minsk de un vuelo comercial a finales de abril para detener al periodista disidente Román Protasevich.

La acción culminó en una nueva ronda de sanciones comunitarias contra Bielorrusia, que ya fue castigada a finales del año pasado por la violenta represión política de los manifestantes democráticos que protestaban por el fraude electoral de las presidenciales del pasado agosto.

Este flujo migratorio se entiende en este pequeño país báltico miembro de la UE y la OTAN como una represalia del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, que amenazó explícitamente a su vecino con una avalancha de "migrantes ilegales y transportistas de droga".

Según la televisión pública lituana, un total de 405 migrantes han sido detenidos en la frontera del país con Bielorrusia en lo que va de año, frente a los 81 de todo 2020.

La ministra lituana de Interior, Agne Bilotaite, calificó esta situación de "guerra híbrida" contra su país y de una "política consciente" de Minsk.

Lituania, como los otros dos bálticos Estonia y Letonia, han dado la bienvenida en los últimos meses a los peticionarios de asilo procedentes de Bielorrusia, muchas veces por motivos políticos. No obstante, la llegada de inmigrantes de Siria, Irak, Afganistán y países africanos se percibe en general en los tres países con cierto escepticismo.

Medios lituanos explican que muchas personas procedentes de Oriente Medio y África reúnen en teoría los requisitos necesarios para solicitar asilo, lo que puede suponer una carga burocrática y legal para Lituania y Letonia.