La Fiscalía considera que la operación 'Kitchen' habría logrado sus objetivos

Los fiscales Anticorrupción César de Rivas y Miguel Serrano, adscritos a la pieza 'Kitchen' del 'caso Villarejo', señalan en un escrito obrante en el sumario de este asunto sobre el que se alzó el secreto este miércoles que el operativo 'Kitchen' "habría logrado sus objetivos" y que "alguno o algunos de los mandos policiales implicados" en este asunto tendría en su poder documentos sustraídos al ex tesorero del PP Luis Bárcenas o a su mujer Rosalía Iglesias.

Así se señala en un escrito fechado el pasado 17 de diciembre, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que ambos informaban a favor de que el hijo del extesorero, Guillermo 'Willy' Bárcenas, fuera admitido como acusación particular en este asunto.

Según los fiscales, la diferencia de esta pieza con otras del macrosumario estriba en que en este caso no se trataría de un encargo de clientes particulares al ex comisario investigado José Manuel Villarejo, sino que en esta ocasión el encargo habría sido asumido por "Órganos Superiores y/o Directivos de la Administración General del Estado", en cuyo ámbito se encomendó su ejecución a individuos ya investigados en la Pieza Principal y otras piezas separadas de la causa.

Ese proyecto, continúan los fiscales, se habría desarrollado bajo la denominación 'Kitchen', y habría tenido como objetivo la sustracción del procedimiento penal conocido como "caso Gurtel" documentación en poder de Bárcenas y su esposa "para así proteger a dirigentes del Partido Popular a los que su contenido podría llegar a involucrar penalmente en dicha causa".

"Las actuaciones hasta la fecha practicadas solamente han permitido encontrar todos los documentos que se buscaban y, por lo tanto, solo obran parcialmente en el presente procedimiento los materialmente encontrados", añaden en este punto, para afirmar que "aunque se han aportado indicios de que la operación policial Kitchen sí habría logrado sus objetivos, y que alguno o alguno de los mandos policiales implicados en su puesta en marcha y posterior ejecución tendría en su poder los citados documentos, después de haberlos sustraído a Luis Bárcenas o a su esposa Rosalía Iglesias".

Los fiscales recordaban en este punto que Willy Bárcenas ya fue declarado como perjudicado que juzgó la Audiencia Provincial de Madrid por el asalto a su vivienda en octubre 23 de octubre de 2013, algo que en la Audiencia Nacional investiga si "constituía también parte del operativo policía ilícito denominado Operación Kitchen".

Entre la actuaciones practicadas, según añaden figuran indicios de que además del conductor de la familia captado como colaborador Sergio RÍOS -"K2"- habría otros colaboradores, también designados como "K" en la notas informativas sobre este operativo intervenidas en el registro de la vivienda de Villarejo.

Además, según las comunicaciones de mensajería entre el ex secretario de Seguridad Francisco Martínez y el ex responsable de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional Eugenio Pino, este último informó al primeroque conocía al menos a cuatro de estos colaboradores, "escolta, preso, empresario, familia".

"Por lo tanto, debe tomarse en consideración que estos presuntos colaboradores bien pudieran haber afectado, por su proximidad, como partícipes en un operativo policial ilícito a los intereses de Willy Bárcenas", agregan, al convivir éste en sus padres y ser objeto de constantes vigilancias y movimientos durante los meses en que se ejecutó la operación parapolicial.