Aragonès no recibe al Rey pero le saluda en un encuentro de empresarios en la reunión del Círculo en Barcelona

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no han recibido este miércoles al Rey a su llegada a la reunión anual del Círculo de Economía, en el Hotel W de Barcelona, pero han conversado después con él junto al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in. Aunque el jefe del Ejecutivo catalán no ha participado en la recepción del Rey cuando el monarca ha llegado al hotel, pero minutos más tarde Aragonès ha salido a la terraza donde estaba Felipe VI junto a empresarios y otras personalidades políticas y han coincidido.

Aragonès, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el Rey, la vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno, Nadia Calviño, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, han mantenido una conversación grupal durante más de dos minutos.

Este gesto entre el Rey y Aragonès supone un acercamiento entre la Casa Real y la Generalitat, que había roto relaciones con Zarzuela tras el discurso de Felipe VI el 3 de octubre de 2017, dos días después del 1-O.

Aragonès da un vuelco a la política de relación institucional de la Generalitat con respecto a su predecesor, Quim Torra, que había decidido que el Govern no participaría en actos a los que asistiera el monarca.

El gesto de acercamiento institucional se enmarca dentro de la estrategia de Generalitat y Gobierno de rebajar tensiones y que tendrá su próximo capítulo en la reunión de Aragonès con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para la que éste quiere tener aprobados los indultos a los impulsores del 1-O encarcelados.

El Govern decidió el martes cambiar el criterio de los últimos años y acudir a cualquier acto que considerara importante aunque esté el Rey, porque considera que la agenda del Govern no debe estar "condicionada" por la del monarca.

Críticas de la CUP

Precisamente este cambio de postura respecto a la Casa Real ha sido criticado por la CUP. Aragonès ha defendido este miércoles que el Govern participe en actos en los que el Rey esté presente y con personas de las que el Ejecutivo catalán está alejado ideológicamente: "Defenderemos nuestras convicciones y no rebajaremos ni un gramo nuestro programa y nuestros planteamientos".

"Nosotros defenderemos nuestra posición siempre y en todas partes porque no tenemos ningún problema", ha afirmado en la sesión de control al presidente en el pleno del Parlamento catalán, después de que el diputado de la CUP Carles Riera haya dicho que es incompatible defender la amnistía y la autodeterminación e ir a actos con el Rey.

El martes se produjo una polémica entre los socios del Ejecutivo por esta asistencia a la cena, ya que en un inicio Aragonés la delegó en el vicepresidente del Gobierno catalán, Jordi Puigneró, que aceptó pero más tarde lo rechazó, y finalmente Vilagrà anunció que iría ella misma.

Riera ha recriminado al presidente que diga que quiere gobernar para la mayoría de la población y ayudar a las personas más desfavorecidas, y a la vez asistiera a un acto de Fomento del Trabajo y que ahora el Govern participe en actos en los que esté el Rey: "Con estas malas amistades y complicidades, se están equivocando de bando".

"No se puede defender el derecho a suministros básicos y encajar la mano a oligopolios energéticos con el precio de la electricidad en máximos históricos. Presidente, no se puede defender la amnistía y la autodeterminación y sentarse en la misma mesa con el Rey. No se puede romper el régimen y darle a la vez estabilidad al Estado. No se puede gobernar para la mayoría y hacerse con las élites y las oligarquías", ha razonado.

Aragonés ha contestado que en todos los actos el Govern ejerce sus funciones y defiende su proyecto, que asegura que es independentista, republicano y trabaja para impulsar transformaciones en la sociedad catalana.

"No tenemos ningún problema en ir con quien tenemos ideológicamente a las antípodas a defender nuestro proyecto", y ha garantizado que está seguro de sus convicciones y que esto no lo cambiará ir a actos en los que haya personas que están alejadas ideológicamente.

Carlos Carrizosa

El líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha preguntado al jefe del Ejecutivo catalán por el "clima irrespirable" que, a su juicio, viven los funcionarios de la cárcel de Lledoners (Barcelona), donde están los presos del 1-O, y ha advertido de que irán hasta el final de este asunto para que haya responsabilidades.

Aragonès ha manifestado su apoyo a los trabajadores de los servicios penitenciarios y le ha reprochado "sus amenazas", que cree que ya son habituales, y también ha apoyado al exconsejero de Interior Miquel Buch, al que la Fiscalía le pide seis años de cárcel por presuntamente haber facilitado un servicio de escolta al expresidente de la Generalitat Carels Puigdemont.

Rifirrafe entre Garriga y Borràs

El presidente de Vox en la Cámara, Ignacio Garriga, ha preguntado a Aragonés hasta donde está dispuesto a llegar para mantenerse en el poder, a lo que el jefe del Ejecutivo ha contestado: "Para conseguir la libertad del país y la justicia social por la vía democrática pacífica y con el apoyo de la ciudadanía, estamos dispuestos a llegar hasta el final".

El líder de Vox ha interpretado esto como que Aragonés está dispuesto a todo para seguir en el poder y le ha afeado que el Govern diga que representa a Cataluña: "Ningún delincuente representa a Cataluña. En cualquier caso, representa a lo que sí son ustedes, unos ladrones orgullosos de delinquir que cuentan con el beneplácito de un Gobierno de la nación ilegítimo con el que ustedes comparten el deseo de permanecer en el poder a costa de lo que sea".

Esta frase ha provocado que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, haya reprochado a Garriga haber tildado de ladrones a los miembros del Govern y le ha invitado a rectificar esta afirmación, que considera falsa e infundada, pero él se ha negado porque asegura que se refería a la "histórica actitud malversadora" de la Generalitat y que, por ejemplo, el exvicepresidente Oriol Junqueras está condenado por malversación.

Así, Borràs ha advertido de que la próxima vez lo llamará al orden y después Aragonés ha replicado a Garriga diciendo que es el presidente de Cataluña porque así lo han decidido los ciudadanos en las urnas: "Ante sus insultos, falsedades e intentos de coartar la libertad de este país, más libertad, más democracia y más negociación" para defender la amnistía y la autodeterminación.

Tras esta intervención, Carrizosa ha reclamado la palabra a Borràs por una cuestión de orden, pero al pedirle la presidenta que concretara por qué artículo del reglamento solicitaba hablar, el dirigente naranja ha dicho que no lo sabía pero que debía poder intervenir: "No nos haga aprender de memoria el reglamento". Sin embargo, Borràs ha insistido en que es necesario decir el número del artículo y se ha negado a darle la palabra, por lo que Carrizosa la ha acusado de actuar de forma parcial.