Laya sostiene que Sánchez y Biden "tuvieron ocasión de departir" unos minutos fuera de las cámaras

La ministra de Exteriores subraya que durante 30 minutos, no recogidos por los medios, el presidente habló también con Merkel y Macron

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha sostenido este martes que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de los Estados Unidos, Joe Biden, "tuvieron ocasión de departir" unos minutos antes del paseo ante los medios. En una entrevista en la Cadena SER, Laya ha explicado que antes del encuentro de medio minuto que supuso la primera foto entre Sánchez y Biden, sendos presidentes tuvieron 30 minutos en que todos los líderes estuvieron "solos y fuera de las cámaras".

Fue entonces, antes de acudir a la foto de familia, cuando el jefe del Ejecutivo español y el mandatario estadounidense habrían tenido "ocasión de departir". Un espacio, ha revelado la ministra, que también sirvió a Sánchez para hablar con la canciller alemana, Angela Merkel, o el presidente francés, Emmanuel Macron.

"La buena sintonía entre España y EEUU ha quedado de manifiesto en una conversación inicial, que ha sido la primera y no va a ser la ultima", ha defendido Laya, que ha insistido en que "más allá" de que finalmente fuese un "saludo puramente protocolario" y no una "reunión de 40 minutos sentados con banderas", ambos pudieron estar "solos sin ministros y asistentes".

Así las cosas, la jefa de la diplomacia española ha explicado que Sánchez trasladó a Biden su interés en los "vínculos en materia de seguridad y defensa", la situación en América Latina y también las políticas impositivas a las multinacionales, además del compromiso en acuerdos de cambio climático.

En cualquier caso, ha continuado la ministra de Exteriores, se trató de una "primera toma de contacto" en la que España espera "poder profundizar". Laya, que ha repetido las palabras de Sánchez asegurando que no le da "para ir con un cronómetro a las reuniones", ha querido destacar también la confianza depositada en España para albergar la próxima cumbre de la OTAN.

Así, y preguntada si el Gobierno explicó mal el tipo de encuentro que iban a mantener Sánchez y Biden, la ministra ha pedido no hacer "ruido", porque este "no hace bien". "Este es un caso clásico de ruido y de bien. El bien es que la Alianza Atlántica elige como sede a España, y ruido es contar milímetros, metros, segundos de cronómetro de un contacto entre otros muchos", ha criticado.

En este contexto, y después de que el líder del PP, Pablo Casado, acusase al Gobierno de haber hundido a España en la "irrelevancia internacional", Laya ha respondido: "Estamos tan acostumbrados a las hipérboles de Casado que ya ni las escuchamos".

"Eso es ruido", ha continuado la ministra, que ha vuelto a poner el acento en el "voto de confianza de 29 jefes de Estado" en España. "Quedémonos con eso y no con expresiones cansinas de irrelevancia e hipérboles que no hacen bien al país", ha zanjado.

El PP pide explicaciones en el Congreso

Pese a etas explicaciones, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha exigido este martes la comparecencia de Sánchez en el Pleno del Congreso para informar de su breve charla con Biden, una "fugaz" conversación de "30 segundos" que, a su entender, provocó "vergüenza ajena".

Gamarra ha justificado esa comparecencia ante el Parlamento asegurando que el propio jefe del Ejecutivo dijo que "trató asuntos de importancia para España". "Creemos que es conveniente que aquí en la sede da la soberanía nacional dé cuentas de en qué consistieron esas conversaciones y qué temas han abordado en relación a los mismos", ha manifestado.

A su entender, "no es de recibo" que los españoles vivan "sonrojados y pasando vergüenza ajena viendo el espectáculo de convertir lo que tiene que ser la relación normal" entre el presidente del Gobierno y el presidente de Estados Unidos en una" fugaz conversación" y que el Ejecutivo les quiera hacer ver que un encuentro "en un pasillo" es "la manera de relacionarse con socios estratégicos".

Gamarra ha indicado que "países amigos como Estonia, Letonia y Lituania" sí que mantenían reuniones con el presidente de Estados Unidos pero el encuentro con Sánchez "se quedó única y exclusivamente" en un "mero intercambio de pasos a lo largo de un pasillo", "lo quiera pintar como lo quiera pintar" el presidente del Gobierno.

"Por eso hemos solicitado la comparecencia de Sánchez en el Congreso, para que dé cuenta de esos asuntos que dijo ayer a través de los medios de comunicación que habían sido abordados en ese corto camino", ha manifestado.

Además, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso ha afirmado además que la "pérdida de peso en la política internacional" por parte de España desde que llegó a Moncloa Pedro Sánchez "debe ser sometida al control parlamentario".

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Javier Maroto, ha asegurado que "llamar cumbre bilateral a andar pegado a Biden es dejar a España en ridículo". A su entender, el presidente del Gobierno hizo el "ridículo histórico" porque fueron "22 pasos al lado de una persona".

"¿Cómo puede resumir en 22 pasos todos los temas de Estado? No nos podemos creer que haya tratado ningún tema con relevancia y con profundidad, como la crisis con Marruecos, las fronteras de Ceuta y Melilla, la política de colaboración en materia antiterrorista, del islamismo radical, el narcotráfico o la trata de personas", se ha preguntado.

Según Maroto, la hemeroteca de Sánchez va a ser recordada como el presidente que "quería parecerse a un piloto con gafas en el Falcon y un presidente que se pega a Biden en una escena" pero el presidente de EEUU "no sabe quién es el señor que se le ha pegado al lado".

"Con Sánchez hemos pasado del bienvenido Mr. Marshall al bienvenido Mr. Biden". El mismo ridículo, entonces en blanco y negro y hoy a todo color", ha declarado Maroto en una rueda de prensa en el Senado tras la Junta de Portavoces.