Ayuso dice que no rectificó y que Casado coincide con ella: Es una "trampa" al Rey

La presidenta de Madrid asegura sobre el Rey y los indultos: "Si firma, no firma, haga lo que haga, está en tela de juicio"

Dos días después de las polémicas palabras de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en las que involucraba a Felipe VI en el los indultos de los presos del procés, la líder madrileña ha reiterado su posición al respecto y lejos de afirmar que este lunes rectificó sus declaraciones ha asegurado que sigue pensando lo mismo. Ayuso además ha implicado al líder del PP, Pablo Casado, y ha asegurado que "piensa exactamente lo mismo" que lo que ella ha expresado y ha defendido que lo que se pretende hacer es "una trampa" al Rey haciéndole firmar los indultos.

"Es una vergüenza que al Rey de todos españoles, el enemigo a batir por los independentistas y los que quieren promover en España una ensoñada república, tenga que firmar semejante documento", en referencia a los indultos de los presos del 'procés'. En declaraciones a la prensa este martes, antes de asistir a un desayuno en el que participa el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, Ayuso ha dicho que el lunes no hizo "ninguna rectificación" y que sigue "pensando lo mismo".

Ayuso hizo el domingo pasado en Madrid unas declaraciones en las que se preguntaba si el Gobierno "va a hacer cómplice al Rey" de su acción "ilegal" de indultar a los presos del "procés" catalán, y el lunes matizó que Felipe VI "no es cómplice de nada" respecto a los indultos, pues "toda la culpa recae en el presidente del Gobierno, que está deteriorando gravemente las instituciones del Estado en su propio beneficio y la imagen internacional de España".

Este martes, antes de acudir al desayuno informativo de Almeida, al que también ha asistido el presidente del PP, Pablo Casado, Ayuso ha lamentado que el Rey Felipe VI deba firmar esos indultos, siendo él "precisamente la persona que simboliza la unidad y la igualdad de todos los españoles; la persona que lideró y que arrojó luz y verdad el 3 de octubre".

En esa fecha de 2017 Felipe VI pronunció un discurso en el que afirmó que ante la situación "de extrema gravedad" que vive Cataluña, los "legítimos poderes del Estado" deben asegurar "el orden constitucional", la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su estatuto de autonomía".

Este martes, la presidenta madrileña ha negado que rectificara las palabras pronunciadas el domingo y ha insistido en que el presidente del PP, Pablo Casado, piensa "lo mismo" que ella, "que es una humillación y una vergüenza que el Gobierno de España y los independentistas, que han llevado a Cataluña a una situación de conflicto civil", estén ahora "riéndose de todos los españoles".

"Celebran haberle puesto al Rey una trampa, porque si firma, no firma, haga lo que haga, está en tela de juicio. Por eso dije que le quieren hacer cómplice; por supuesto no es cómplice", ha dicho Ayuso, y ha agregado que utilizará "todas las palabras que hagan falta para defender la figura del Rey". Y ha añadido que "la responsabilidad y la humillación permanente a la que son sometidas las instituciones tiene un responsable que es (el presidente del Gobierno) Pedro Sánchez.

Tras esta tercera versión de Ayuso, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, se ha desmarcado de la presidenta madrileña. "Eso es lo que ha dicho ella, yo he dicho lo que he dicho y creo que hay una diferencia entre lo que yo he dicho y lo que planteo", ha afirmado Gamarra en rueda de prensa al ser preguntada sobre si es una "vergüenza" que el Rey deba firmar los indultos.

Y ha recalcado que "lo único importante" es quién promueve los indultos puesto que el "único responsable" y "la única persona que tiene capacidad de rectificar y de dar marcha atrás" es Sánchez que está dispuesto a conceder la medida de gracia en contra del criterio de la Justicia y de "los partidos constitucionalistas".

Además, al ser preguntada sobre si las declaraciones de Ayuso reavivan el debate sobre la propia monarquía, ha defendido que no es "comentarista" de lo que dicen otros miembros de su partido y ha pedido escuchar a Casado, que no dejó dudas sobre su postura.

Casado sostuvo el lunes que "no hay más cómplices" de los indultos que quien promueve y aplaude los indultos y que el rey ejerce "de forma impecable" su labor como jefe de Estado en una monarquía parlamentaria.

El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, ha apuntado por su parte que "no hay diferencia" de opiniones entre los dirigentes del PP al considerar que los indultos no deben concederse y que si Sánchez lo hace es para pagar un "precio político" a los independentistas. Y ha recalcado que todos piensan que el presidente es "el único culpable" al no cumplir con su promesa de "no indultar a golpistas", mientras que el rey tiene "perfecto conocimiento" de cuáles son sus obligaciones constitucionales, como ha demostrado en numerosas ocasiones.

Nueva avalancha de críticas de todos los partidos

Tras las últimas declaraciones de Ayuso, los grupos parlamentarios han renovado este martes en el Congreso sus críticas a la presidenta de Madrid. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha criticado que el PP haya ido a Colón "a rodearse de banderas para poner en cuestión las instituciones" e incluso a cuestionar "el papel institucional de las mas altas instituciones del estado" y cree que Ayuso mantiene sus palabras. Lastra ve "inaudito y una temeridad para un cargo institucional de un partido que se dice de Gobierno" que Ayuso no aclare que sus palabras son una "equivocación" y cuestione así, a su juicio, no solo las instituciones sino también la democracia.

El diputado de En Comú Podem Gerardo Pisarello ha señalado que Ayuso y Pablo Casado han visto que "su exabrupto" les colocaba a ellos y también a Felipe VI "fuera de la legalidad" y "han decidido matizar". "El hecho de que ayer hayan salido casi todos los partidos dinásticos de derechas a desautorizar a Ayuso es porque son conscientes de que Ayuso con su intervención ha contribuido a la causa republicana", ha sostenido Pisarello.

El diputado morado considera que es una muestra de que "ni el PP ni Vox creen en la monarquía parlamentaria", y que defienden una "partidista" y que en España son los republicanos los "únicos" que están pidiendo que la monarquía se comporte como una monarquía parlamentaria, es decir sometiéndose a la ley.

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz de Más País-Verdes Equo, Íñigo Errejón, que ha considerado que Ayuso "está haciendo un favor inesperado a los republicanos de este país", al colocar al monarca "en una posición muy difícil y muy incómoda". Errejón no sabe si Ayuso lo ha hecho por mero desconocimiento de la Constitución, por "voluntad de sobresalir" o porque quiso "poner en dificultades a alguien", y si este fuera el caso, "el primer damnificado ha sido su propio partido", el PP.

Joan Baldoví, diputado de Compromís, ha señalado que los republicanos como él están "encantados" con declaraciones como la de Ayuso, así como con la noticia de "un nuevo yacimiento de fondos ilegales" del rey emérito.

El independentismo catalán ha puesto el foco en el Rey y en sus seguidores. Gabriel Rufián, portavoz de ERC, ha señalado que si el Rey Felipe VI no quiere firmar los indultos de los condenados por el 'procés' debe abdicar y ha recordado "que sus antecesores han firmado cosas mucho peores". Además, a su juicio, Ayuso "la lía" cada vez que no lee lo que le escriben sus asesores.

La portavoz de JxCat, Miriam Nogueras, ha aprovechado para criticar a los asistentes a la concentración del domingo contra los indultos: "Ayuso y los que asistieron a la manifestación de Colón son los del rey, gente comida por el odio y la venganza" contra los catalanes, que solo han salido a la calle -ha afirmado- para reclamar sus derechos.

Para Edmundo Bal, portavoz de Ciudadanos, lo dicho por Ayuso supone una "metedura de pata inconmensurable" porque el Rey no puede elegir firmar o no firmar y le ha preguntado si "de verdad cuesta tanto retractarse de una descomunal metedura de pata, como seguro piensan muchos de su partido". Tras insistir en que la responsabilidad de los indultos siempre será del Gobierno, ha rechazado "categoricamente" que esa firma vaya a afectar a la imagen del Rey. "El despropósito es tan grande -ha continuado- y todo el mundo sabe  cuál es su perfil en una democracia parlamentaria; lo que se deteriora es la imagen de Ayuso diciendo estos disparates".

Por parte de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha dicho que Ayuso "ha rectificado" y que no tiene "nada más que añadir", pues "todo el mundo tiene derecho a equivocarse" y ha sostenido que lo que es "incuestionable" es que "el rey tiene la obligación constitucional de firmar los indultos", por lo que "el foco" no debe estar en el monarca.

RELACIONADO