Stoltenberg afirma que la OTAN abre un "nuevo capítulo" con Biden y señala que China "no es el enemigo"

La cumbre llega en un momento "esencial" que coincide con su adaptación ante los nuevos desafíos de seguridad y defensa como son el auge internacional de China y la mayor asertividad de Rusia

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado que la organización "abre un nuevo capítulo" con la cumbre de líderes de este lunes a la que asistirá el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, un mandatario "comprometido" con el vínculo trasatlántico, tras las turbulencias que marcaron la era de Donald Trump. A su llegada a la reunión, Stoltenberg ha afirmado que la cumbre llega en un momento "esencial" para la OTAN que coincide con su adaptación ante los nuevos desafíos de seguridad y defensa como son el auge internacional de China y la mayor asertividad de Rusia.

En este contexto, el jefe político de la OTAN espera que en torno a la nueva agenda y al renovado concepto estratégico, la cumbre sirva para "abrir un nuevo capítulo" en la Alianza y mandar un mensaje de fortaleza y unidad.

La cita está marcada por la asistencia de Biden, que se encuentra en Europa en su primera visita exterior desde que llegó a la Casa Blanca. "Doy la bienvenida a tener un presidente comprometido con la OTAN y con que Estados Unidos y Europa trabajen juntos en la OTAN. Biden ha mostrado un alto nivel de confianza en el lazo trasatlántico y es un buen mensaje a los aliados", ha asegurado Stoltenberg, al ser preguntado por el papel del líder norteamericano.

En este sentido, no ha escondido que, durante la etapa de Trump en la Casa Blanca, la organización vivió "debates desafiantes", pero, a su juicio, ha demostrado su utilidad y que está por encima de "líderes individuales". "La OTAN mostró que seguimos cumpliendo en nuestra tarea de defensa y disuasión. Tendremos siempre distintos líderes, pero con una organización fuerte podemos forjar una cooperación que va más allá de líderes individuales", ha recalcado a la entrada de la cumbre.

El ex primer ministro noruego también ha tenido buenas palabras para la canciller alemana, Angela Merkel, que encara su última cita de la OTAN antes de dejar el cargo en septiembre. "Es una líder que ha ayudado a fortalecer la Alianza y el lazo entre Estados Unidos y Europa", ha valorado.

Sobre los asuntos internacionales que marcarán la cumbre, Stoltenberg ha destacado el auge internacional de China, aunque ha evitado en todo momento situar a Pekín como un "enemigo" de la OTAN.

"No vamos a entrar en una nueva Guerra Fría y China no es nuestro enemigo, pero tenemos que abordar conjuntamente los desafíos que representa", ha indicado antes de reunirse con los 30 líderes aliados, al tiempo que ha apuntado que hay oportunidades de cooperación con Pekín en distintas áreas como el control de armas.

El secretario general ha explicado que en los últimos tiempos los aliados han aunado sus posición con respecto a China, puesto que hasta 2019 Pekín ni siquiera era mencionado entre las prioridades de la OTAN.

Sobre Rusia, Stoltenberg ha insistido en que las relaciones se encuentran en "el peor momento desde la Guerra Fría" y ha defendido un "enfoque dual" con Moscú, marcado por la defensa y la disuasión a la vez que el diálogo. En este punto, ha aplaudido que Biden se vaya a entrevistar con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Suiza esta semana, asegurando que el diálogo es una muestra de "fortaleza y no de debilidad".

"Estamos unidos y ese es el mensaje importante, Rusia no nos va a dividir. Estamos unidos en nuestra estrategia de defensa y disuasión, combinada con diálogo", ha reivindicado.