Bruselas inaugura con España y Portugal la luz verde al plan de recuperación

Von der Leyen aterriza en Madrid para entregar el resultado de la evaluación de la Comisión Europea, que todo indica que será positiva

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, iniciará el próximo miércoles con una visita a España y Portugal una gira que le llevará a varios países de la Unión Europea para anunciar su visto bueno a los planes de inversiones y reformas destinados a superar la crisis económica generada por la pandemia.

Grecia y Dinamarca serán los siguientes destinos, el jueves, mientras que el viernes la jefa del Ejecutivo comunitario estará en Luxemburgo, dónde ese día se celebra además un consejo de ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete.

"El plan es entregar el resultado de la evaluación y nuestra recomendación al Consejo de aprobar los respectivos planes de recuperación nacionales", explicó la portavoz comunitaria Dana Spinant sobre el propósito del viaje.

Aunque se da por hecho que las visitas a estos cinco países serán para comunicar el visto bueno de Bruselas, Spinant insistió en que la Comisión todavía tiene que concluir las evaluaciones y el colegio de comisarios debe aprobarlas.

El análisis de los planes "está en la recta final" pero "aún quedan algunos pasos", insistió la portavoz, quien explicó que el colegio de comisarios podrá adoptar las evaluaciones tanto en su reunión en persona, prevista el próximo martes, como con un procedimiento escrito que podría tener lugar cualquier día.

Si bien de momento se desconocen los detalles del viaje, está previsto que von der Leyen visite proyectos que serán financiados gracias a las ayudas del fondo de recuperación "Next Generation" en cada país, así como que atienda a la prensa local.

La presidenta del Ejecutivo comunitario traslada así al terreno nacional el pistoletazo de salida de la herramienta europea más contundente frente a la pandemia, en un momento en el que además la vacunación contra el COVID-19 ha cogido ritmo -el 50 % de los adultos europeos ya ha recibido una dosis- y los viajes intracomunitarios se van reanudando de cara al verano.

Varios planes en la pista de salida

De la aprobación de sus planes depende que los países puedan beneficiarse del fondo de recuperación de 800.000 millones de euros (en precios corrientes) acordado en julio pasado, en concreto de los 338.000 millones en subvenciones y 383.500 millones en préstamos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

A España le corresponden 69.500 millones en transferencias directas y 84.800 millones en créditos que, de momento, no ha solicitado, lo que la convierte en la segunda beneficiaria solo por detrás de Italia (con 191.600 millones en total).

El Gobierno español, como el portugués, danés, griego y luxemburgués, fueron de los primeros en enviar sus planes de recuperación formalmente a la Comisión, cuya idea es dar el visto bueno en junio a aquellos planes que llegaron dentro del plazo del 30 de abril que había fijado como orientación.

En este grupo entrarían también Francia, Alemania y Letonia, mientras que para aquellos que lo enviaron después el aprobado llegaría en julio.

Solo cuatro de los 27 Estados miembros - Malta, Bulgaria, Estonia y Países Bajos - no han entregado aún sus planes, mientras que cinco -Eslovenia, Polonia, Suecia, Croacia y Rumanía- han solicitado a la Comisión ampliar el plazo de dos meses que tiene para evaluar los documentos con el fin de retocar sus planes.

Segunda etapa: el 'ok' de los países

Una vez que la Comisión dé su visto bueno, la pelota pasa al Consejo (los Estados miembros), que tienen cuatro semanas para aprobar por mayoría cualificada las propuestas de sus socios.

Si el plan español recibe luz verde la semana próxima, la primera oportunidad que tendría el Consejo para avalarlo sería el viernes 18 de junio, en la reunión de ministros económicos en Luxemburgo.

Portugal, que este semestre preside la institución, quería que los primeros planes fuesen aprobados en ese encuentro y está dispuesta a convocar otra reunión ministerial extraordinaria a finales de junio para adoptar una segunda tanda, según dijo su primer ministro, António Costa.

Sin embargo, la decisión sobre cuándo abordar el tema no se tomará hasta la semana que viene y, de momento, el viernes en Luxemburgo solo está previsto que la Comisión informe a los ministros sobre la evaluación de los planes, según fuentes de la presidencia.

La próxima reunión formal está planificada para el 13 de julio.

En paralelo, el Ejecutivo comunitario iniciará en los próximos días sus emisiones de deuda para financiar el fondo -unos 80.000 millones de euros este año-, de modo que en julio pueda empezar a pagar los anticipos del 13 % de su asignación al que tendrán derecho los países cuando reciban el beneplácito del Consejo.

El hecho de que España vaya a estar, si nada se tuerce, en la primera tanda de aprobados de la Comisión, supone un buen punto de partida para ser de las primeras en recibir esta financiación, de unos 9.000 millones de euros en su caso.