La Cámara de Representantes de Marruecos señala a Ceuta como una ciudad marroquí 'ocupada'

Denuncia "segundas intenciones" en la moción del PE mientras que España estudia incluir a Ceuta y Melilla en el espacio Schengen

La Cámara de Representantes de Marruecos ha señalado este jueves a Ceuta como una ciudad marroquí ocupada y ha denunciado "segundas intenciones" y "falsedades" en la moción aprobada por el Parlamento Europeo con la que ponen de manifiesto el rechazo a la estrategia de Rabat y afean que pusiera en riesgo las vidas de miles de menores para responder al gesto de España de atender al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

En un comunicado emitido tras una reunión de urgencia, la Cámara Baja marroquí ha rechazado "las numerosas disposiciones inapropiadas contenidas en el texto" del Parlamento Europeo, así como ha apuntado que "es evidente que se trata de una maniobra para desviar a atención de una crisis política entre Marruecos y España".

"Es un intento inútil de europeizar una crisis bilateral cuya génesis es conocida y cuyas responsabilidades están bien definidas", ha apuntado en un mensaje similar al lanzado por el ministro de Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, quien ha aclarado este miércoles que la crisis política abierta con España "persiste".

"La crisis marroquí-española está ligada a la actitud y actuación de España sobre la cuestión del Sáhara, causa sagrada de la nación de Marruecos", ha incidido.

Asimismo, ha lamentado que "el Parlamento Europeo sea instrumentalizado por unos pocos eurodiputados que ignoran la importante asociación entre Marruecos y la Unión Europea" y ha querido "saludar" a los "numerosos eurodiputados que no apoyaron este enfoque conflictivo". En realidad, la moción ha sido aprobada por 397 votos a favor, 85 en contra y 196 abstenciones.

Por otro lado, ha resaltado que Naciones Unidas no ha "comentado sobre el tema", así como que la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior han acogido con satisfacción las decisiones migratorias de Marruecos.

La moción conjunta del Parlamento Europeo de populares, socialistas, liberales y verdes lamenta el empeoramiento de la crisis diplomática y política que "socava la estrategia multidimensional y las relaciones de vecindad privilegiadas entre Marruecos, la Unión Europea y sus Estados miembros" y han defendido la vía diplomática para abordar el asunto.

Asimismo, la resolución ha insistido en el mensaje de que Ceuta es una frontera exterior de la UE, así como también han valorado positivamente el anuncio del reino alauí de facilitar la vuelta de todos los menores no acompañados identificados que hayan cruzado a territorio europeo de forma ilegal.

Eso sí, con respecto al conflicto del Sáhara Occidental, detonante de la crisis entre Marruecos y España, el Parlamento Europeo reitera la posición "consolidada" de la UE, recalcando que está en línea con el Derecho Internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. Y pone el foco en que solo un proceso político liderado por Naciones Unidas puede lograr una solución duradera, pacífica y mutuamente aceptable al problema.

Espacio Schengen

El Gobierno está estudiando la posibilidad de suprimir el régimen especial de Ceuta y Melilla e incluir a las ciudades autónomas en el espacio Schengen y la unión aduanera de la UE, con lo que el control fronterizo en ambas ciudades estaría en la frontera con Marruecos y se exigiría visado para entrar. Así lo ha asegurado el secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, en declaraciones tras mantener una reunión con el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas.

El régimen especial de las ciudades autónomas se dispuso en 1986 cuando España entró a formar parte del espacio Schengen y supone que los residentes de Tetuán pueden acceder sin visado a Ceuta y los de la provincia de Nador a Melilla, y que los controles aduaneros se realizan en el puerto.

Se trata de una medida que el Gobierno de Ceuta ya había planteado, a principios de pasado año 2020, por la conveniencia de revisar la actual excepción al Tratado de Schengen con el propósito de reducir la presión migratoria y su impacto sobre determinados servicios y ámbitos.

Con este paso se lograría además mejorar la eficacia en la contención de dicha inmigración y lograr que sean las autoridades españolas y no las marroquíes las que decidan quién entra en Ceuta.

González-Barba ha visitado Ceuta acompañado por el secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, Víctor Francos, para interesarse por las consecuencias de lo ocurrido los pasados días 17 y 18 de mayo, cuando miles de inmigrantes irregulares entraron en tromba desde Marruecos.

Para Vivas, la visita de los dos representantes del Gobierno central supone reiterar, una vez más, el "compromiso, implicación y el interés" para afrontar la "insostenible" situación que atraviesa Ceuta y que precisa, tal y como ha expuesto el presidente, "de una acción decidida bajo las claves de la unidad, la lealtad institucional y la responsabilidad".

Por medio de un comunicado, el Ministerio de Exteriores ha subrayado que el objetivo de la visita ha sido reiterar el compromiso del Gobierno con la ciudad autónoma y “explorar las opciones que brinda el marco europeo para impulsar el desarrollo local pospandemia”.

Así, González-Barba ha destacado la disponibilidad del Ejecutivo de “colaborar con la máxima lealtad institucional” para asegurar una “atención preferencial” a la ciudad y buscar una amplia participación de Ceuta en las políticas europeas.

Por su parte, Francos ha subrayado la implicación del Ministerio de Política Territorial en un impulso a la coordinación de las actuaciones de la Administración General del Estado en la ciudad, y un “refuerzo específico de una asesoría que ya trabaja al máximo nivel ministerial para desarrollar esta importante tarea”.