La Eurocámara reprocha a Marruecos el uso de menores no acompañados para presionar a España

El Parlamento Europeo ha cargado este jueves contra Marruecos por la escalada migratoria registrada en Ceuta, en particular por usar a menores para presionar políticamente a España por desavenencias en política exterior y ha reclamado fondos de emergencia para asistir a la ciudad autónoma. En una moción aprobada por 397 votos a favor, con 85 en contra y 196 abstenciones, los eurodiputados ponen de manifiesto el rechazo a la estrategia de Rabat y afean que pusiera en riesgo las vidas de miles de menores para responder al gesto de España de atender al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

"A los niños no se les lanza al mar para hacer política", dijo durante el debate el eurodiputado español Jordi Cañas (Ciudadanos), promotor de la iniciativa en el Parlamento, y añadió que la resolución "lanza un mensaje claro, firme pero constructivo", consistente en "rechazar el uso por parte de Marruecos del control fronterizo y de los menores para hacer presión política".

"Esta resolución tiene términos constructivos. El interés de la UE es superar una situación anómala, dijo por su parte el eurodiputado socialista español Ignacio Sánchez Amor, que subrayó que la UE quiere "volver cuanto antes a la magnífica relación con Marruecos".

El diputado popular Francismo Millán Mon señaló, por su parte, que "se debe reemprender el camino del diálogo" y que "es la hora de la diplomacia, no del silencio ni del megáfono".

Juan Ignacio Zoido, también del PPE, opinó que el ingreso hospitalario en España del líder del Frente Polisario Brahim Gali "debería quizás haberse gestionado por las autoridades españolas teniendo en cuenta todas las circunstancias del caso", pero dejó claro que "ello no justifica la respuesta por parte de Marruecos".

La eurodiputada Izaskun Bilbao (PNV) indicó, por su parte, que "Marruecos no se ha portado como un socio estratégico, pero para arreglar esta crisis es más útil buscar soluciones que intercambiar reproches".

El eurodiputado de la Izquierda Miguel Urbán criticó que en la UE importen poco "los derechos en el Sahara ocupado" y pidió un cambio en la política migratoria de la Unión, creando vías de entrada legales.

El diputado de Vox, Jordi Buxadé, se desmarcó del apoyo a la resolución pactada por los grupos políticos mayoritarios, al discrepar con la manera en que la UE gestiona la inmigración.

"Marruecos, como Turquía, han podido chantajear a Europa por la debilidad de los estados miembros en la lucha contra la inmigración ilegal", señaló Buxadé.

Los cuatro grupos principales del Parlamento Europeo PE acordaron el miércoles una resolución sobre el uso de menores por parte de Marruecos en la reciente crisis migratoria que condena "el uso de los controles fronterizos, la migración y los menores no acompañados" como "presión política" contra un país europeo, en referencia a España.

El texto deplora "la participación de niños, menores no acompañados y familias" en la entrada en masa desde Marruecos a Ceuta, poniendo "sus vidas y seguridad en riesgo" y a la vez lamenta la crisis política y diplomática entre el país norteafricano y España.

Esta crisis, apuntan los grupos en el texto consensuado, no debe socavar ni las relaciones "estratégicas, multidimensionales y privilegiadas" entre Marruecos y la Unión Europea ni la cooperación en áreas como la lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y de seres humanos o la migración.

La resolución pide que los "desacuerdos bilaterales" entre España y Marruecos se aborden a través del diálogo diplomático. Además, urge a Marruecos a que respete su compromiso de una cooperación reforzada en la gestión fronteriza y la movilidad migratoria "en un espíritu de diálogo".

Los eurodiputados también piden a España y a Marruecos que trabajen juntos para permitir la repatriación de los menores a sus familias tras la entrada de miles de personas de manera inesperada en territorio español el pasado mes de mayo.

Asimismo, la Eurocámara subraya que Ceuta "es una frontera exterior de la Unión cuya protección y seguridad concierne a toda la Unión", aplaude la reacción de Frontex al ofrecer recursos a España para gestionar la crisis y pide a la Comisión Europea que otorgue al Gobierno financiación adicional de emergencia para abordar la crisis, a través de mayor capacidad de alojamiento para los menores no acompañados.

No todo son críticas a Rabat, los eurodiputados tambien valoran positivamente el anuncio del reino alauí de facilitar la vuelta de todos los menores no acompañados identificados que hayan cruzado a territorio europeo de forma ilegal. En este sentido, demandan cooperación a España y Marruecos para lograr la repatriación de los niños y devolverlos a sus familias, siguiendo los estándares internacionales en beneficio de los menores.

Eso sí, con respecto al conflicto del Sáhara Occidental, detonante de la crisis entre Marruecos y España, el Parlamento Europeo reitera la posición "consolidada" de la UE, recalcando que está en línea con el Derecho Internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. Y pone el foco en que solo un proceso político liderado por Naciones Unidas puede lograr una solución duradera, pacífica y mutuamente aceptable al problema.

Rabat advierte

Tras conocer la noticia del pacto en el seno de la Eurocámara y antes de que se aprobara la resolución, el ministro de Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, aclaró que la crisis política abierta con España "persiste" pese a la salida del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, y advirtió a las autoridades españolas de que "europeizarla" es "contraproducente".

La diplomacia marroquí reconoció a finales de mayo que la crisis con España tenía como trasfondo la soberanía del Sáhara Occidental, más que la acogida en sí de Ghali, algo en lo que Bourita ha vuelto a incidir este miércoles durante una rueda de prensa junto a su homólogo húngaro, de visita oficial en Rabat.

"La crisis persiste porque las causas profundas todavía están ahí", ha señalado el jefe de la diplomacia marroquí, quien ha acusado a España de parapetarse tras la Unión Europea, según el portal de noticias 'Le360'. "La europeización es una huída hacia adelante, una manera de eludir la realidad", ha añadido.

En este sentido, ha apuntado que se trata de una "crisis bilateral", "de confianza", y ha advertido en contra de que se pueda centrar en temas tales como la migración, en el que Marruecos se sigue reivindicando como un socio clave para la Unión Europea.

Bourita ha recalcado que "el origen y las responsabilidades están bien claros y definidos" y ha vuelto a sugerir un doble rasero de las autoridades españolas en materia independentista. "No es posible condenar el separatismo en casa y alentarlo en la del vecino", ha apostillado, en una equiparación velada entre Cataluña y el Sáhara Occidental.

Se trata de la primera declaración de un miembro del Gobierno marroquí desde que Ghali abandonó España rumbo a Argelia el 1 de junio. El líder del Polisario permanece ingresado en un hospital de la capital argelina, recuperándose del cuadro grave de COVID-19 que motivó en abril su traslado de urgencia a territorio español.