Sánchez pide "magnanimidad" a los ciudadanos ante los indultos y da la "bienvenida" a la carta de Junqueras

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió este miércoles a la sociedad española "confianza, comprensión y magnanimidad" ante la posibilidad de que se concedan los indultos a los líderes independentistas ya que cree que "el objetivo merece la pena". Sánchez ha hecho esa petición en su comparecencia en Buenos Aires junto al presidente de Argentina, Alberto Fernández, donde se ha referido por vez primera públicamente a la carta del líder de ERC, Oriol Junqueras, en la que éste cuestionó la vía unilateral del independentismo y consideró que los indultos alivian el conflicto en Cataluña. Ante esa carta ha subrayado que "cualquier paso a favor de la distensión es bienvenido".

A renglón seguido ha asegurado que puede comprender que haya ciudadanos que en Cataluña y en el resto de España tengan reparos ante la posibilidad de que el Gobierno pueda conceder los indultos a los dirigentes independentistas que protagonizaron los hechos de 2017 que llevaron a la suspensión de la autonomía catalana.

"Entiendo, comprendo que pueda haber compatriotas, ciudadanos en Cataluña y el resto de país que sientan reparos respecto a la posibilidad de dar indultos a los presos catalanes, pero les pido que tengan confianza porque tenemos que hacer una apuesta por la convivencia", ha añadido. Una apuesta, según ha precisado, para reparar los errores que se cometieron en 2017, ya que cree que la sociedad española ha de transitar "de un mal pasado a un futuro mejor".

"Y eso implica también magnanimidad. Nosotros -ha agregado- vamos a construir con nuestras decisiones convivencia porque gracias a ella vamos a permitir que la sociedad catalana vuelva a reencontrarse consigo misma y con el resto de España".

Sánchez ha señalado que él ha heredado la fractura de esa sociedad y ha insistido en pedir "comprensión y magnanimidad" porque ha asegurado que el desafío que hay por delante merece la pena y consiste en "sembrar convivencia" .

El presidente del Gobierno ha evitado vetar la posible presencia de Oriol Junqueras en la mesa de diálogo entre el Ejecutivo central y el de Cataluña y ha recalcado que lo importante es el mensaje político de abrir un nuevo periodo en Cataluña que ha de estar fundamentado en el diálogo, la negociación y el acuerdo dentro de los márgenes de la Constitución.

"No me gusta vetar a nadie desde el punto de vista de la declaración pública. Creo que todos somos muy conscientes de que estamos hablando de una mesa entre gobiernos y, por tanto, es una mesa entre gobiernos, pero no empezamos bien si ahora digo si esta persona tiene que estar o no", ha subrayado. Para Sánchez, hay que ir más allá aunque reconoce que esos debates tienen su importancia para los medios de comunicación.

Tampoco ha querido precisar cuándo puede producirse la primera reunión de esa mesa de diálogo porque, ha insistido en que primero tiene que recibir en Moncloa al recién elegido presidente de la Generalitat "como mandan los cánones". "Posteriormente veremos cuándo se celebra la mesa", ha recalcado Sánchez, quien, en cualquier caso ha insistido en que lo importante es trasladar el mensaje político de que la vocación del Gobierno es la de abrir un "nuevo periodo en Cataluña" que tiene que estar fundamentado en el diálogo, la negociación y el acuerdo y "siempre respetando los márgenes" de la "Constitución, la normalidad democrática y la seguridad jurídica".

Lo importante, ha insistido, es dar pasos en el camino de la distensión, de la convivencia y en la superación de una crisis que, ha admitido, fue "muy importante para el conjunto de la sociedad española y catalana en 2017".

También, Sánchez ha asegurado que él y su Ejecutivo están centrados ahora en dos objetivos fundamentales, la vacunación y la recuperación económica, y no forma parte de esas cuestiones una hipotética remodelación de su gabinete. Ante el primero de esos retos, ha recordado que España está a 70 días de lograr la inmunidad de grupo y ha de seguir centrándose en eso. "Nuestras prioridades son claras, la vacunación y la recuperación económica, y lo demás no es prioritario", ha insistido.

Liberación de patentes

Por otro lado, Alberto Fernández y Pedro Sánchez abogaron para que se liberalicen las patentes de las vacunas contra el COVID-19 al considerarlas un "bien publico global", lo que permitiría agilizar su distribución en todo el mundo. "Desde el punto de vista multilateral, Argentina y España estamos defendiendo la liberalización de las vacunas, que sean consideradas un bien publico global y que en consecuencia se agilicen la distribución de las mismas", remarcó Sánchez.

El presidente del Gobierno también llamó a que se aumente la capacidad de producción de dosis en el conjunto de la humanidad "para poder vacunar lo más rápido posible" a todas las sociedades y con ello superar definitivamente la pandemia. "Nosotros vemos con mucha preocupación que el 90 % de las vacunas que se han producido esté en manos del 10 % de países y eso nos parece una gran inequidad", agregó por su parte Fernández.

El jefe de Estado argentino valoró el "enorme esfuerzo" de Argentina en empezar a producir localmente la vacuna rusa Sputnik-V y avanzar también con la posibilidad de hacer lo mismo con la china Sinopharm, como ya se hizo -en conjunto con México- con la vacuna de AstraZeneca. Con esa producción local, Fernández destacó que se pueda colaborar con que América Latina "pueda acceder lo antes posible a las vacunas que hoy le están faltando" y adelantó que habló con Sánchez de la opción de buscar productores europeos que acerquen la posibilidad de contratar vacunas.

"Lo que necesitamos es un compromiso para que la vacuna sea un bien global y la tecnología pueda ser transferida a diferentes países para que la producción escale y se acelere y pueda llegar a cada habitante del planeta", agregó, tras valorar que Europa haya donado el 50 % de sus vacunas al mecanismo COVAX de la ONU.

Sánchez explicó que España ya anunció la donación de mas de 20 millones de vacunas en 2021 y que "en particular" quiere hacerlas llegar al "continente hermano" latinoamericano.

El presidente del Gobierno también subrayó la "hermandad y amistad" y el "respaldo político" entre ambos Gobiernos, que han debido aplicar, para enfrentar la pandemia, "medidas que son muy difíciles", como restricciones de movilidad y confinamientos. "Pero que son imprescindibles y necesarias para mantener a raya el COVID-19", especificó.

Consultado por el hecho de que no se permita aún entrar a Europa a los vacunados con la Sputnik-V -que es la principal vacuna que se da en Argentina-, Sánchez dijo que, "aunque no sean vacunas homologadas en el continente europeo", son "vacunas" y por ello "no tendrían que ser un obstáculo para la movilidad entre continentes".

En la conferencia de prensa se hizo hincapié en la buena relación bilateral y el interés de las empresas españolas en invertir en Argentina, poco después de que ambos presidentes participaran en un Foro Empresarial al que también asistieron representantes empresariales de los dos países. "Es un momento magnífico para pensar en Argentina, porque tenemos dos Gobiernos que sintonizan perfectamente, remarcó el presidente del país sudamericano, que tiene a España como segundo inversor.

"Para nosotros Latinoamérica es una zona de absoluta preferencia y en particular naciones como Argentina", agregó Sánchez, quien durante la visita volvió a insistir en el apoyo de España a las negociaciones de Argentina para resolver sus problemas de deuda externa.

Los dos mandatarios también se refirieron al acuerdo de libre comercio entre el Mercosur, bloque que integra Argentina, y la Unión Europea (UE), que ya fue firmado pero aún no entró en vigor. "A nosotros nos gustaría que se pudiera materializar cuanto antes ese acuerdo comercial. Entendemos los reparos y objeciones que pueda tener en este caso el Gobierno argentino y algunos gobiernos de la UE, pero si salvamos esos escollos y creo que tenemos todos voluntad de poder salvarlos, creo que podríamos estrechar lazos y aumentar posibilidades de desarrollo de nuestros países", valoró Sánchez. "Todos tenemos vocación de encontrar un acuerdo, el secreto es ir resolviendo las asimetrías que existen", añadió Fernández.