Las polémicas medidas de Sanidad para la hostelería y el ocio nocturno vuelven a enfrentar a Ayuso y Sánchez

La presidenta madrileña no acata "imposiciones políticas" y acusa al presidente de querer "tapar los indultos y la subida de impuestos"

El documento de 'nueva normalidad' aprobado por Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas este miércoles sin unanimidad y que recoge las medidas a aplicar por las regiones en el sector de la hostelería y el ocio nocturno hasta que el 70% de la población esté vacunada ha vuelto a enfrentar por enésima vez al Gobierno central con la Comunidad de Madrid o, lo que es lo mismo, a Pedro Sánchez con Isabel Díaz Ayuso. Y es que, el texto, que permite abrir los locales de ocio nocturno hasta las 03.00 horas en aquellos territorios que no tengan riesgo o estén en nivel 1 del 'semáforo' de Sanidad e impone nuevas restricciones para la hostelería en los territorios más afectados provoca, entre otras cosas, que Madrid, en nivel 3 de riesgo alto, no pueda dar luz verde a la apertura de pubs y discotecas por la noche y tenga que cerrar el interior de bares y restaurantes que llevan meses abiertos, reduciendo además aforos, con lo que supone eso para la economía regional. El Gobierno central alega que las medidas son de obligado cumplimiento, mientras que Ayuso subraya que no lo son y que Sánchez "se las tendrá que apañar" para imponerlas, ya que intentan tapar a su juicio la subida de impuestos y los indultos a los presos catalanes. En esta ocasión, eso sí, la presidenta madrileña no está sola contra el Ejecutivo. Los Gobiernos autonómicos de Cataluña, Galicia, Andalucía y Murcia también han votado en contra de las propuestas de Sanidad, y el País Vasco ha decidido ni siquiera votar para mostrar su enfado, argumentando que ya han desarrollado sus normativas tras el estado de alarma.

Ayuso ha reiterado este jueves que su Gobierno no acatará las medidas contra el coronavirus acordadas en el seno del Consejo Interterritorial, que ha tildado de "imposición política" y "no sanitaria".

"Mientras no sea obligatorio lo que no vamos a ir es contra los intereses de los ciudadanos. Este Gobierno se las tendrá que apañar, como sabe hacer, para apañar y arrollar", ha manifestado, ante los periodistas, en su visita a las obras de la estación de Metro de Gran Vía.

Ayuso ha defendido que no se trata de una cuestión de "rebeldía" por su parte porque "rebeldía significa ir contra las normas establecidas y esta norma no es de obligado cumplimiento y no se puede imponer por varios motivos".

Así, ha hecho hincapié en que Sánchez "está utilizando la pandemia para ocultar la subida de impuestos, la subida de la luz y sobre todo para conseguir dinero de manera vergonzosa". A su parecer, "todo lo que está haciendo ahora mismo sobre todo trata de tapar lo que está ocurriendo realmente" como "los indultos" o que está "destrozando España".

"Estamos hablando de una imposición política que no es sanitaria, y que es arbitraria. Quiero dejar claro que todo lo que hace este Gobierno siempre es o por imposición o con mentiras", ha lanzado.

La dirigente madrileña ha subrayado que para que sea obligatoria debería haberse aprobado "por unanimidad" y ni se está "en estado de alarma ni ha habido unanimidad". En este sentido, ha indicado que este organismo "no tiene capacidad de hacer ley algo que no es".

"Las comunidades autónomas que estamos en contra de esta norma, que viene tarde y no se basa en ningún informe sanitario, representamos a más de 30 millones de españoles. Díganme que unidad es esa a la hora de imponer una norma de esas características. Eso se hace en un parlamento", ha remarcado.

Además, ha censurado que las decisiones adoptadas se ceban "con la hostelería" y ha insistido en que con ella no cuenten para "arruinar a más ciudadanos, ni hosteleros ni comerciantes".

Para Ayuso, no tiene sentido que "a estas alturas, después no haber hecho absolutamente nada durante toda la pandemia, ahora que por fin las cifras ya son para toda España mucho mejor intenten imponer estas normas que directamente atentan contra la normalidad de un encuentro como puede ser la EBAU, las ferias de Ifema o las propias bodas". "Creo que los ciudadanos ya lo han pasado francamente mal todo este tiempo como para empezar a innovar e imponer de esta manera arbitraria", ha remachado.

Darias dice que son de obligado cumplimiento

Por su parte, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha apostado este jueves por trabajar con las autonomías en actuaciones coordinadas contra el COVID y respecto a la decisión de Madrid de aplicar su propia normativa, ha asegurado que la "judicialización no es una medida que se plantea en este momento".

Aunque subraya que las medidas son de obligado cumplimiento en todo el territorio, la titular de Sanidad ha insistido, también en una entrevista en RNE, en que "la judicialización es el último paso en la política" y ha invitado a las comunidades a establecer "marcos de actuaciones comunes".

Darias ha insistido en que el documento de actuaciones coordinadas aprobado se basa en "medidas que hay que contextualizar en cada autonomía".

Respecto a la Comunidad de Madrid, la titular de Sanidad ha recordado que está "en nivel 3 caminando hacia nivel 2" y, por tanto, se podría considerar aplicar las restricciones del nivel de riesgo 2.

La ministra ha recordado que algunas comunidades pidieron flexibilizar el ocio nocturno y de hecho se ha modificado el texto y se podrá reabrir hasta las tres de la madrugada, una hora más, pero "ninguna pidió ampliar el tema de la hostelería más allá de la una".

RELACIONADO