La comisión Kitchen prorrogará sus trabajos y pide aplazar las comparecencias de Rajoy y Fernández Díaz

La previsión es que se prolongue hasta diciembre y que se pueda ampliar la lista de comparecientes

La Mesa de la comisión de investigación del Congreso sobre la 'operación Kitchen' ha acordado este jueves solicitar una prórroga del mandato de la comisión, que inicialmente acaba el 30 de junio. Su intención es extenderse al último trimestre del año ya que, entre otras cosas, debe buscar otra fecha para interrogar a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, al exministro Jorge Fernández Díaz, y al expresidente Mariano Rajoy.

El reajuste del calendario es consecuencia de la decisión de suspender la comparecencia de Cospedal, que tenía que haber sido interrogada este miércoles pero a última hora se pospuso tras ser imputada por el juez que investiga la presunta trama de espionaje al extesorero Luis Bárcenas.

Según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias, ese cambio obliga a buscar una nueva fecha para la ex secretaria general y deja sin efecto el plan de cerrar la próxima semana las comparecencias con el ex ministro del Interior y el ex presidente Rajoy, que iban a ser interrogados el día 10 de junio.

La decisión se ha adoptado por la mayoría que PSOE y Unidas Podemos suman en la mesa de la comisión, donde hay dos socialistas, una representante del grupo confederal y dos del PP, que han votado en contra de los cambios en el calendario inicialmente acordado.

Se constituyó antes de Navidad

Todas estas modificaciones se analizarán en la sesión del plenario de la comisión que tendrá lugar el próximo martes, día 8, donde se prevé desconvocar oficialmente las citaciones a Rajoy y Fernández y votar la solicitud de prórroga, que tendrá que ser después ratificada por el Pleno de la Cámara.

El Congreso acordó abrir esta investigación el pasado mes de octubre, pero la comisión no se constituyó hasta finales de diciembre. Su plazo inicial era de tres meses, por lo que tuvo que solicitar una primera ampliación de otros tres, que vence el 30 de junio.

Dado que julio y agosto son inhábiles a afectos parlamentarios, la nueva prorroga permitirá a la comisión continuar sus trabajos durante el próximo periodo de sesiones, que arrancará en septiembre y se prolongará hasta diciembre.

Por otro lado, el PP ha aprovechado la reunión de la mesa de este jueves para protestar ante la presidenta de la comisión de investigación, la socialista Isaura Leal, por los problemas para comunicar la suspensión de la comparecencia de Cospedal, que llegó a presentarse en el Congreso.

Tras conocerse su imputación, y a propuesta del PSOE, la comisión decidió desconvocar su comparecencia, que estaba fijada para las tres y media de la tarde. La decisión se tomó a última hora y la ex secretaria general del PP se personó en el Congreso, alegando que no le habían comunicado aplazamiento alguno y puso una queja en la institución.

Por contra, desde la Presidencia de la comisión argumentan que se siguió el procedimiento habitual en estos casos y que los servicios de la Cámara sí tuvieron tiempo de avisar a la compareciente.

Queja del PP ante el trato a Cospedal

"Fue penoso, el respeto institucional que se está perdiendo en el Congreso es brutal", ha denunciando, por su parte, la secretaria segunda de la comisión, la 'popular' Ana Belén Vázquez, quien ha recalcado que ella misma, como los demás diputados, fue informada de la desconvocatoria con sólo media hora de antelación y que, para entonces, Cospedal ya estaba en la Cámara.

Además, según han informado a Europa Press fuentes 'populares', la portavoz parlamentaria del partido, Cuca Gamarra, ha telefoneado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para quejarse por la situación en la que se puso a Cospedal.

En declaraciones a los medios antes de acudir a la reunión de la Mesa de la comisión, Vázquez ha acusado al PSOE de "usar el Congreso como si fuera su cortijo". Además, se ha mostrado en contra de la posibilidad de ampliar la lista de comparecientes para citar, por ejemplo, al líder del PP, Pablo Casado. En este contexto, ha alertado contra el intento del PSOE y Unidas Podemos de "retorcer y vulnerar" la norma que regula las comisiones de investigación.

Nuevas comparecencias

Aunque la comisión tenía facultad para pedir nuevas comparecencias, antes de la imputación a Cospedal los grupos tenían asumido que no habría más después de escuchar a Rajoy y Fernández Díaz. Sin embargo, todo ha cambiado tras la citación como investigada a la ex secretaria general del PP y la posibilidad de que ocurra lo mismo con otros exdirigentes.

Precisamente este miércoles se conoció que en la parte del sumario que sigue siendo secreta se recogen declaraciones que señalan la implicación de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que dependía de su departamento. Por lo pronto, Vox ya ha pedido este jueves que la comisión recabe el testimonio de la que fuera 'número dos' del Gobierno de Mariano Rajoy y del entonces director del CNI, el general Félix Sanz Roldán.

El nombre de Soraya Sáenz de Santamaría ya fue incluido en las peticiones de comparecencia de Unidas Podemos, ERC y Junts, pero quedó fuera del listado inicial acordado por la comisión, Ahora puede volver a estar encima de la mesa, al igual que el propio Pablo Casado, cuya presencia fue solicitada en su día por ERC y a quien el PSOE pide ahora explicaciones tras la imputación de Cospedal.