Israel prioriza la vuelta de los retenidos para afianzar la tregua con Hamas

El retorno de los rehenes es el principal escollo en las negociaciones para consolidar el alto el fuego

Israel puso este domingo como principal prioridad en sendos encuentros con representantes egipcios, que median en las negociaciones para consolidar la tregua alcanzada la semana pasada con Hamas el retorno de sus ciudadanos retenidos por este grupo islamista palestino que gobierna Gaza de facto desde 2007.

El ministro de Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi, destacó este asunto entre delegaciones de su país y de Egipto en El Cairo, mientras que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, hizo esta misma demanda al recibir en Jerusalén a una misión egipcias encabezada por el jefe de los servicios de inteligencia de ese país, Abás Kamel.

"Por encima de todas las consideraciones, Israel está completamente comprometido con el retorno de nuestros soldados y ciudadanos que están arrestados por Hamás", dijo en su cuenta de Twitter Ashkenazi nada más llegar por la mañana a El Cairo al frente de una delegación negociadora.

Volvió a poner el acento sobre esta cuestión cuando concluyó su visita, la primera de un jefe de la diplomacia israelí a Egipto en 13 años, tanto en la red social como en un comunicado del Ministerio israelí de Exteriores.

"No permitiremos una situación en la que la reconstrucción de la Franja de Gaza permita a Hamás reconstruir sus capacidades terroristas y no resolver el problema del retorno de los prisioneros y las personas desaparecidas" en su poder, dijo el ministro, según el documento.

Mientras su ministro de Exteriores llevaba a cabo las negociaciones oficiales en El Cairo, Netanyahu le planteaba al jefe de la Inteligencia egipcia "la demanda de Israel del pronto regreso" de sus soldados (dos militares muertos en una operación en Gaza en 2014 cuyo cadáveres siguen retenidos allí) y civiles detenidos en la Franja.

En declaraciones a Efe una fuente cercana a Hamas, que pidió el anonimato, indicó que este tema va a ser precisamente el principal escollo en las negociaciones para consolidar la tregua, puesto que el grupo islamista no quiere mezclar ese asunto en estas conversaciones.

Dicha fuente señaló que una delegación de la milicia palestina, encabezada por su jefe político, Ismail Haniyeh, llegará a El Cairo este lunes por la mañana para conversar con los mediadores egipcios sobre la estabilización de la tregua en la Franja de Gaza.

En una reunión entre Ashkenazi y su homólogo egipcio, Sameh Shukri, este le destacó la importancia de "poner fin a todas las acciones que conducen a tensiones y a la escalada de enfrentamientos" particularmente en "Jerusalén Este, la mezquita de Al Aqsa y todos los lugares sagrados islámicos y cristianos", según un comunicado del Ministerio de Exteriores egipcio.

La irrupción de la Policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, donde está la de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para el islam, y el desalojo de unas familias palestinas de los barrios de Sheij Yarrah y Silwan, en Jerusalén Este, en favor de colonos judíos son algunos de los detonantes de la última escalada de violencia entre israelíes y palestinos.

Shukri expresó también la importancia de "estabilizar el periodo de calma" y "crear un ambiente propicio" para "iniciar negociaciones serias y constructivas entre ambas partes de forma urgente", según la nota de su Ministerio.

El comunicado egipcio sostuvo que los dos ministros "abordaron formas de facilitar la reconstrucción urgente de la Franja de Gaza durante la próxima etapa" y "acordaron continuar las consultas entre los dos países y la Autoridad Nacional Palestina para buscar cómo salir del bloqueo actual en el proceso de paz" palestino-israelí.

En este sentido, Shukri insistió en la postura egipcia a favor del derecho de los palestino a la autodeterminación y a tener su propio Estado con capital en Jerusalén Este.

Tras su reunión, ambos ministros encabezaron sus respectivas delegaciones en una reunión ampliada para tratar los siguientes pasos en la consolidación de la tregua en Gaza.

En la otra vertiente de la intensa jornada de negociaciones, el jefe de la Inteligencia egipcia trató con Netanyahu "los mecanismos y procesos para evitar el fortalecimiento de Hamás y su uso de los recursos que será dirigidos a la población civil", una de las principales exigencias israelíes para la reconstrucción de Gaza.

Tras su encuentro con el primer ministro israelí en su residencia, Kamel se dirigió a la ciudad cisjordana de Ramala, donde fue recibido por el presidente palestino, Mahmud Abás, en el palacio presidencial.

Ambos conversaron sobre los mecanismos para consolidar la tregua, la reconstrucción de Gaza y el proceso de reconciliación para acabar con la división entre Hamás el partido nacionalista Fatah de Abás, que domina el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania ocupada, y Hamás.