Unidas Podemos desdeña el informe del TS: "El tiempo de los jueces como guionistas de la política ha terminado"

Unidas Podemos ha reivindicado la concesión de los indultos a los líderes del 'procés' en prisión al proclamar que "el tiempo de los jueces" como "guionistas de la política" ha terminado y ahora le toca al Ejecutivo dar este "primer paso" para poder solucionar el conflicto catalán.

De esta forma ha desdeñado el informe del Tribunal Supremo contrario a otorgar esos indultos y reivindica esta prerrogativa del Gobierno al concurrir, en el caso de los dirigentes independentistas, razones de "equidad", de "justicia" y de "utilidad pública" que aconsejan este mecanismos para lograr la "concordia" en Cataluña.

Así lo ha trasladado el presidente del grupo parlamentario en el Congreso, Jaume Asens, para detallar que los ministros de Unidas Podemos defenderán, cuando toque evaluar esta petición en el seno del Consejo de Ministros, otorgar esta medida de gracia.

De hecho, ha subrayado que las declaraciones del lunes del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, revelan que "hay buena voluntad" a la hora de examinar los indultos y, en consecuencia, confían en que se concederán.

"Quienes fueron parte del problema sabíamos que no serían parte de la solución y los jueces dejan de ser ya los guionistas de la política, para que la política vuelva a recuperar el terreno del diálogo y no de la venganza. Ahora empieza el tiempo de la política, el tiempo de los jueces ha terminado", ha apuntado tras comparecer ante los medios en el Congreso para valorar la resolución del alto tribunal.

Y es que Asens ha explicado que no les ha sorprendido el informe del Supremo, pues sus anteriores soluciones ya avanzaban su criterio de oponerse al indulto de los condenados en el 'procés', y ha reprochado su "tardanza" en evacuar este trámite, que ve "intencionada".

A su vez, ha subrayado que no es necesario el requisito del arrepentimiento para dar los indultos, pues no es una "anomalía" que se otorguen pese informe en contra del tribunal sentenciador, algo que suele ser frecuente. Es más, ha sentenciado que España "no es una democracia militante" y "no se le puede exigir a nadie que renuncie a sus ideas" políticas.

De todas formas, el también dirigente de En Comú Podem ha insistido en que ahora es el turno "de los actores políticos", pues la solución al conflicto catalán pasa por la "libertad de los presos" independentistas.