Campo pide ver los indultos a los presos catalanes con "naturalidad" y reclama al Govern que rebaje la tensión política

El ministro de Justicia insiste en que los indultos se valorarán de forma individual, lo que abre la puerta a decisiones dispares

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha pedido este lunes que los indultos de los condenados por el 'procés' se vean con "naturalidad", tanto si son favorables como si no los son o si son "totales o parciales". Además, ha insistido en que éstos se valorarán de forma individual, analizando el expediente concreto de cada penado, lo que abre la puerta a que pueda haber decisiones dispares. Son varios los medios, como 'El País' o 'El Español', que aseguran que el Gobierno ultima los indultos, aunque la decisión no está tomada. Según estas informaciones, desde el Ejecutivo se inclinan por conceder esos indultos para buscar un nuevo tiempo de diálogo en Cataluña que no esté condicionado por la prisión de sus principales dirigentes, entre ellos Jordi Sànchez, de Junts, y Oriol Junqueras, de ERC. La idea de Moncloa, eso sí, es desvincularlo del apoyo de ERC al PSOE durante la legislatura y a los PGE, algo que parece más bien complicado.

El Ejecutivo recibirá en los próximos días el expediente del Tribunal Supremo y probablemente informará de que ninguno de los presos ha mostrado arrepentimiento, por lo que su informe será desfavorable. La Fiscalía ya se ha manifestado en contra de estos indultos.

"Son instrumentos que están previstos en la ley desde 1870 y por tanto hay que verlos con naturalidad, sea favorable o desfavorable, parcial o total, no hay que asustarse", ha aclarado Campo, en un encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum (NEF).

"Parece que los indultos del 'procès' son todo uno. No, el indulto es una cosa que se pide para una persona y, por tanto, cada expediente tendrá vida propia", ha señalado, En todo caso, ha pedido "serenidad", recordando que la tramitación se encuentra aún en el Tribunal Supremo, que debe recabar todos los informes requeridos y, una vez acumulados, enviar cada expediente al Ministerio de Justicia, que hará su propuesta al Consejo de Ministros.

"Ahí habrá un debate y se verá la posición del Gobierno", ha indicado, enfatizando que los indultos son "instrumentos previstos en la ley y, por tanto, hay que verlos con naturalidad, sea favorable, desfavorable, total o parcial".

Por otro lado, Campo ha instado al líder de ERC, Pere Aragones, que en las próximas horas tomará posesión como presidente catalán, a que se mantenga dentro del marco constitucional en la persecución de los objetivos independentistas plasmados en la 'hoja de ruta' del futuro Govern.

"Los deseos en democracia tienen articulación pero hay que hacerlo a través del ordenamiento jurídico. Por tanto (...) hay que hacer una llamada al orden constitucional. Solo dentro de las leyes podremos tener convivencia, esas fueron las normas que nos dimos en el año 78 y el marco de juego está ahí", ha dicho.

Así, ha reclamado a Aragonès "visión de Estado" para que "su gestión permita bajar la tensión política, que ya perdura demasiados años, y nos preocupemos verdaderamente de los problemas de España".

Además, ha aprovechado para felicitar al líder de ERC por su futuro cargo, a pesar de que el acuerdo forjado para conseguirlo cierra la vía al candidato socialista y ex ministro de Sanidad. "Me hubiera gustado más que fuera Salvador Illa, pero qué le vamos a hacer", ha asumido.

Defiende el traslado de presos etarras

En otro orden de temas, al ser interrogado sobre los traslados de presos 'etarras' a cárceles del País Vasco, Campo ha defendido igualmente la actuación del Gobierno al afirmar que se está actuando conforme a "todos los parámetros de legalidad".

El ministro se ha amparado para ello en la Ley de Vigilancia Penitenciaria y en que "las penas, según nuestra Constitución, tienen que estar reorientadas a la socialización de los delincuentes, de todos los delincuentes".

"Y en estos, que han hecho tanto daño a España y, sobre todo, a víctimas concretas que perdieron a sus familiares y sus seres más queridos, pues evidentemente han tenido otro, pero que nadie desconfíe de que eso se está haciendo milimétricamente, atendiendo a todos los parámetros de legalidad", ha aseverado.

El ministro ha considerado que "nadie" puede acusar al Gobierno de no atender a las víctimas del delito, haciendo hincapié en que con las víctimas del terrorismo "se siguen investigando crímenes todavía no esclarecidos" y dando apoyo a las víctimas.

Falta de acuerdo para renovar el CGPJ

Finalmente, ha vuelto a aludir a la no renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pendiente desde hace más de dos años, para apelar otra vez al PP incidiendo en que "no hay alternativa" al acuerdo porque el mandato constitucional es "claro".

"Efectivamente, creo -y no voy a descubrir nada nuevo- que hemos tenido un acuerdo cerca de la mano y al final no se ha conseguido, por tanto, no hay acuerdo", ha admitido sobre las negociaciones entre el PSOE y el PP para elegir a los nuevos vocales del CGPJ.

Campo, que ha entonado el "mea culpa" -"No tengo ningún problema en hacerlo"-, ha aludido asimismo a su "buen amigo" Enrique López, su homólogo 'popular' en estas conversaciones que también estaba presente en el encuentro informativo.

El ministro se ha mostrado consciente de que en estos años se han vivido situaciones "complicadas" por la sucesión de elecciones y la pandemia, si bien ha sostenido que no es posible seguir postergando el acuerdo, ahora paralizado por la exigencia del PP de reformar el sistema de elección de los miembros del CGPJ.

En este sentido, el titular de Justicia ha indicado que "las leyes se pueden modificar si se alcanza el consenso necesario", si bien al mismo tiempo ha subrayado que ahora hay que poner "toda la energía" en renovar las instituciones.