Junts recuerda que tienen un acuerdo de legislatura con ERC pero no una estrategia

Sánchez asegura que el apoyo al pacto con ERC dentro del partido ha sido incontestable con un 83% de aceptación

El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, ha defendido este domingo el fichaje de Jaume Giró como nuevo conseller de Economía y ha considerado que este hecho sitúa a Junts "en el epicentro del mundo económico", a la vez que aclara que ahora tienen "un acuerdo de legislatura, no sobre la estrategia".

En una entrevista con el diario Ara, Sànchez se pronuncia en estos términos sobre Giró y no rehuye que no hay una estrategia independentista consensuada, aunque ya tienen "un espacio compartido para discutirla".

"Lo que no podíamos pretender era que en el marco de un acuerdo de legislatura se resolviera un debate, el de la estrategia, que hace tres años que está bloqueado", ha añadido.

A la vez, reconoce que "no se han generado grandes expectativas" por parte de la ciudadanía sobre el pacto firmado con ERC y sobre el nuevo gobierno. "No hay palabras grandilocuentes. Y la gente tiene que saber que el pacto tiene que servir para cuatro años", precisa.

Cree que es "indiscutible" que el nuevo gobierno catalán supondrá un relevo en los liderazgos "para un nuevo momento político, empezando por Junts".

No obvia que la manera en cómo se supo que Elsa Artadi o Josep Rius no estarían en el Govern puede haber perjudicado a Junts, aunque recalca que en "ningún momento" anunciaron "ningún nombre".

A la pregunta de si ve una señal de oposición interna al acuerdo con ERC, responde que no. "Sé que en Junts hay gente a la que no le gusta el acuerdo, pero el apoyo ha sido incontestable, del 83 %. Por suerte, no somos una iglesia dogmática en la que el 100 % piensa lo mismo. Por cierto, ya me gustaría saber qué apoyo hubiera tenido el acuerdo entre las bases de ERC...".

Incidiendo, de nuevo en Giró, considera que aportará "solvencia en la gestión", recuerda que fue el único directivo de la Fundación La Caixa que se opuso al traslado de la sede, una decisión que "le acabó costando un trabajo muy bien pagado", y que también tiene "sensibilidad social".

En cuanto a si prevé dificultades con la CUP, responde Sànchez que "no más que con otros nombres que se habían dicho. Si alguien tiene que estar nervioso no es la CUP, es el Ibex-35, que pensaba que el independentismo no tenía penetración en este mundo".