Infantino se defiende de las acusaciones: "Escuchar a los clubes no significa estar detrás de la Superliga"

El presidente de la FIFA insiste en que el proyecto europeo es "lo peor para el fútbol"

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se refirió este viernes a la idea de la Superliga y quiso dejar claro que su cargo implica "escuchar" y aceptar el "debate" del mundo del fútbol y, como "todo el mundo", conocía este proyecto de algunos grandes clubes europeos que insistió sería "lo peor para el fútbol".

"Se habla mucho de la pirámide del fútbol y se ha dicho mucho sobre la Superliga, una especie de competición aparte de las estructuras del fútbol. Ya lo dije antes y lo diré de nuevo, la FIFA está en contra de ese tipo de proyectos", afirmó Infantino durante el 71º Congreso de la FIFA.

El máximo dirigente del fútbol mundial se refirió en varias ocasiones al proyecto que hace un mes vio la luz, pero que de momento quedó bloqueado por la respuesta en contra de UEFA, FIFA, aficionados e incluso 9 de los 12 clubes fundadores. "Queremos que el resto del mundo y el resto de Europa crezca también a un ritmo mayor que hasta ahora. Queremos que el fútbol sea mundial", dijo.

"Estamos convencidos de que el fútbol no debería buscar avanzar fuera de nuestras estructuras y no deberíamos perder fe en los principios básicos de solidaridad. El modelo existente del fútbol tampoco es perfecto. Tenemos una situación en la que no hay un equilibrio suficiente, no hay igualdad de oportunidades", añadió.

Además, el presidente de la FIFA respondió a la pregunta sobre que Javier Tebas, presidente de LaLiga, estaba convencido de que el propio Infantino estaba detrás de la Superliga. "Hay que ver los hechos y no los rumores. Hablo con los clubes desde hace mucho tiempo y al hablar con ellos el tema de la Superliga es un tema de debate, todo el mundo en el mundo del fútbol lo sabe", apuntó.

"Todo el mundo en el fútbol sabe que durante años ciertos clubes están preparando un proyecto como este o similar. En los años que estuve en la UEFA conseguimos gestionarlo y hubo proyectos que avanzaron más que este y siempre se encuentra una solución. En la FIFA también es mi responsabilidad reunirme con ellos y oír a ciertos clubes y hablar con ellos, no significa que la FIFA estaba detrás de un complot para el proyecto de la Superliga", añadió.

"Lo peor para el fútbol sería una Liga fuera de las estructuras. Los que quieran criticar que sigan criticando si no quieren hacer otra cosa. Tenemos que dejar espacio y margen a los clubes para debatir, pero no vamos a matar el sueño de aquellos clubes que pueden escalar y llegar a ganar un gran trofeo. Esta Superliga es diferente y además fuera de la estructura va en contra de los estatutos de la FIFA. Tenemos que mantener el vínculo entre la base y la cúspide de la pirámide", insistió.

Infantino dejó claro que la FIFA vela por los intereses de todos, en busca del equilibrio con cooperación y diálogo. "No queremos que unos pocos concentran la riqueza y capacidad para competir por los grandes trofeos. ¿Quién va a dar un paso adelante? Los únicos que hablan defienden su propio interés, pero en la FIFA defendemos el interés de todos y por eso no cierro las puertas a un debate con nadie", terminó.