La sorprendente revelación del 'New York Times': la FIFA estaba al corriente de la Superliga

Infantino, que públicamente criticó el proyecto, dio su apoyo en privado a los clubes fundadores a cambio de su participación en el Mundial de Clubes

La FIFA y su presidente, Gianni Infantino, habrían dado un importante impulso a los clubes fundadores de la Superliga a dar el paso de anunciar la fallida competición el pasado mes de abril. Pese a que el máximo organismo del fútbol se mostró públicamente en contra del proyecto, su posición sería totalmente opuesta, según ha informado este jueves The New Yor Times. 

El prestigioso rotativo estadounidense cita fuentes y documentos en los que se detalla que el proyecto debía contar, como "requisito esencial", con el apoyo de la FIFA, cuyo sobrenombre sería "W01".

Infantino conocía perfectamente el proyecto y lo apoyó en privado, acudiendo incluso a varias reuniones con alguno de los clubes fundadores. Según The New York Times, los primeros contactos habrían tenido lugar en el año 2019, en los cuales la FIFA habría dado su visto bueno a la Superliga a cambio de que los clubes más poderosos del mundo participaran posteriormente en el nuevo proyecto del Mundial de Clubes que Infantino quiere promover.

La posición de la FIFA queda en entredicho de ser ciertas estas revelaciones, ya que el propio Infantino advirtió a los clubes fundadores de de tendrían que "asumir las consecuencias" de su decisión, recordando que "o estás dentro o fuera", ya que la creación de esta nueva competición, que desaprueba "enérgicamente", supone "una ruptura con las ligas, las federaciones, la UEFA y la FIFA".

Investigación de la UEFA

La UEFA inició hace una semana una investigación disciplinaria por una posible violación de su marco legal por parte del Real Madrid, el Barcelona y el Juventus en relación con el llamado proyecto de la Superliga.

Arsenal, Milan, Chelsea, Atlético de Madrid, Inter de Milán, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham Hotspur son los clubes cubiertos por las medidas de integración que aceptaron, después de reconocer que el proyecto de la Superliga fue un error y pedir disculpas a los aficionados, las federaciones y ligas nacionales, el resto de clubes europeos y la UEFA.