Los turistas españoles vacunados no tendrán que presentar test de COVID-19 a su llegada a Baleares

Tampoco tendrán que presentar test quienes provengan de CCAA con incidencia menor a 60, aunque no estén vacunados

Baleares no exigirá a partir del próximo domingo ningún test de COVID-19 a los turistas españoles vacunados que entren en el archipiélago a través de sus puertos y aeropuertos ni a los procedentes de comunidades autónomas con una incidencia inferior a 60 casos en 14 días, según ha anunciado la presidenta autonómica, Francina Armengol.

Los españoles vacunados tendrán que haber recibido, al menos, la primera dosis 15 días antes de su llegada a las islas para poder entrar sin necesidad de presentar alguna prueba, ha detallado Armengol en la feria de turismo Fitur, que este miércoles han inaugurado los reyes en Madrid.

Tampoco tendrán que presentar test negativos en puertos y aeropuertos los turistas nacionales que provengan de comunidades donde la incidencia de los casos por cada 100.000 habitantes se sitúe por debajo de los 60 casos en 14 días, aunque no estén vacunados.

El conseller de Turismo, Iago Negueruela, ha afirmado en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a la presidenta regional que Baleares, con un nivel por debajo de los 50 casos por 100.000 habitantes, está "preparada" para recibir al mayor número de turistas "posibles", tanto nacionales como internacionales.

Invitación "especial"

Con estos cambios, ha señalado Armengol, Baleares quiere realizar una invitación "especial" a los españoles para que visiten Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera en la nueva temporada turística con el objetivo de reactivar la economía de las islas y ante la incertidumbre del turismo internacional.

Armengol ha augurado que este año la presencia de turistas españoles será "relevante" para las islas, cuyos dos principales mercados son Alemania y el Reino Unido.

Baleares está en el "semáforo verde" de Alemania de lugares seguros, mientras que el Reino Unido recomienda no viajar a España de vacaciones.

La presidenta balear y el conseller han presentado en Fitur la estrategia de las Islas Baleares de reactivación turística como destino seguro.

Armengol ha insistido mucho en que la política de Baleares ha sido, desde que se desató la pandemia, "primar la seguridad" de sus ciudadanos y sus turistas.

En este contexto, el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) acaba de respaldar las medidas sanitarias aprobadas por el Govern tras el levantamiento del estado de alarma: el toque de queda, los controles sanitarios de pasajeros nacionales e internacionales, y la limitación de personas en reuniones familiares, sociales y lugares de culto.

Baleares quiere "garantizar seguridad, tranquilidad, rigor, compromiso y la belleza inigualable de cada isla", ha expuesto Armengol, que ha invitado a los españoles a disfrutar de la comunidad autónoma.

"Las Islas Baleares son el destino turístico más seguro del Mediterráneo", ha aseverado Armengol, que ha garantizado también que se mantendrán los "hoteles puente", por si algún turista fuera contacto estrecho de algún contagiado, y un seguro de retorno que facilitará el Ejecutivo autónomo ante cualquier incidencia.

El conseller de Turismo ha dicho que Baleares es probablemente el destino turístico "más abierto" de la Unión Europea y que la "prioridad" es arrancar con seguridad la temporada, la reapertura de miles de hoteles y la incorporación al mercado laboral de más de 200.000 empleados del sector turístico.

A partir de ahora, el Govern trabajará con las compañías aéreas para aumentar la conectividad y el número de vuelos con la Península y con toda Europa.

"Nuestra estrategia es abrirnos, recuperar nuestra economía y que los empresarios y empleados vuelvan a sus puestos de trabajo, este es nuestro compromiso", ha afirmado Negueruela.