España entrega 30 millones de euros a Marruecos para frenar la inmigración irregular en plena crisis miratoria

Marlaska enmarca la ayuda en la política de "cooperación y coordinación" del Ejecutivo con diversos países africanos para controlar la presión migratoria y luchar contra el crimen organizado

El Gobierno español ha aprobado este martes en el Consejo de Ministros la concesión de una ayuda de 30 millones de euros a Marruecos para cooperación y coordinación con Marruecos y otros países en la lucha conjunta contra la inmigración ilegal, las organizaciones criminales y el terrorismo en el Sahel. Esta partida, según ha explicado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya estaba contemplada en los Presupuestos y pendiente de aprobación, aunque finalmente ha salido adelante en plena crisis por la presión que sufre Ceuta, donde han llegado más de 8.000 personas a nado desde Marruecos.

Así lo ha afirmado durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y ante la crisis migratoria que ha abierto Marruecos al dejar pasar por la frontera a mas de 8.000 inmigrantes que desde ayer han entrado en Ceuta de manera ilegal.

Marlaska ha explicado que le gustaría dar un día las cifras de desmantelamiento de organizaciones criminales que se dedican al tráfico de personas y que son desarticulados por la cooperación efectiva con Marruecos y los países de origen y tránsito. Según ha dicho, esta cooperación cuesta un dinero y ha precisado que son 30 millones de euros los presupuestados en el Ministerio del Interior para tal fin.

Ha precisado que esta ayuda no es solo para la cooperación con Marruecos, sino también para todos los países de origen y tránsito con los que, ha dicho, España tiene equipos conjuntos de investigación. "Tenemos policías y guardias civiles destinados y con los que cooperamos y nos coordinamos en los términos anteriormente indicados", ha remachado el ministro del Interior.

En este sentido, ha alegado que "todo eso tiene un presupuesto y unos gastos necesarios y precisos y obedece a eso y no obedece a ninguna otra circunstancia concreta, sino que es consecuencia palmaria de la cooperación y coordinación necesaria y precisa, lo mismo que acontece en los distintos programas que vienen desarrollados en le marco de la UE y no solo en la lucha contra la inmigración ilegal, sino contra las organizaciones criminales, contra el terrorismo en la zona del Sahel".

El ministro ha insistido que España tiene en esos países un despliegue importante, por lo que esas ayudas son consecuencia de la cooperación y coordinación en "proyectos objetivos, concretos y sólidos para luchar contra la criminalidad organizada como contra la inmigración ilegal".