Interior cifra en 4.000 las devoluciones de inmigrantes llegados a Ceuta

"Ceuta es tan España como Madrid, Sevilla o Barcelona", asegura y subraya que el Ejecutivo "no va a cejar ni un minuto" para revertir la situación

El Ministerio del Interior ha informado este martes a media tarde que ha tramitado ya la devolución de unos 4.000 inmigrantes, la mitad de los cerca de 8.000 que han accedido a Ceuta de forma irregular desde el lunes. Además, ha habilitado un sistema de gestión de 24 horas para agilizar estos trámites y un nuevo aumento de efectivos policiales en la zona.

Según informan fuentes del Ministerio del Interior, a las 18.00 horas de este martes se habían contabilizado "cerca de 8.000 llegadas y en torno a 4.000 devoluciones".

El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, que se ha desplazado a Ceuta, al igual que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que se va a reforzar "aún más los medios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado" en esta ciudad española.

En concreto, además del refuerzo ya señalado de 200 efectivos --150 agentes de Policía Nacional y 50 de Guardia Civil-- se van a desplegar otros 50 del Instituto Armado. En la zona se han desplegado desde anoche militares del Ejército de Tierra.

Interior ha señalado que, además, otros 150 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, los conocidos como 'antidisturbios', "están en alerta por si fuese necesario su traslado y despliegue en Ceuta".

Por último, los equipos conjuntos de Extranjería y Científica de Policía Nacional que están procediendo a las devoluciones han establecido "un sistema de trabajo para operar las 24 horas del día para agilizar los trámites", según las citadas fuentes.

Tras comparecer en rueda de prensa en el Consejo de Ministros, Grande-Marlaska ha mantenido una primera reunión de coordinación en Ceuta con la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos, los directores adjuntos operativos de Policía y Guardia Civil y los máximos mandos de ambos cuerpos en la ciudad autónoma.

Horas antes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Marlaska ha asegurado que el Gobierno está poniendo desde el primer momento todos los medios necesarios para proteger a la ciudadanía de Ceuta y devolver "por los cauces establecidos" a quien están entrando de forma ilegal en la ciudad autónoma.

"Ceuta es tan España como Madrid, Sevilla o Barcelona", ha aseverado el ministro, que ha subrayado que el Ejecutivo "no va a cejar ni un minuto" para revertir la situación y seguirá "siendo contundente en la defensa de las fronteras".

El ministro ha tildado la situación de "extraordinaria y excepcional" y, por ello, ha sostenido que la respuesta que el Ejecutivo está dando es también "extraordinaria", con los medios "precisos y necesarios para defender la integridad de nuestras fronteras". "Son tres años de política migratoria, con el reto de flujos migratorios a los que se enfrenta Europa en los que, como en otras ocasiones, se ha sabido dar respuesta", ha garantizado.

Antes de trasladarse a Ceuta y conocer de primera mano la situación, el titular de Interior ha insistido en las devoluciones se están haciendo acorde "a los protocolos establecidos", por lo que no se ha entregado a Marruecos a "ningún menor de edad". Ha detallado que en los casos en los que se alberga duda sobre la edad del migrante, "en los próximos días se empezarán a hacer estudios para determinar su edad".

Tras insistir en que la política migratoria es una "política europea", Marlaska ha asegurado que no se va a pedir a Bruselas la cláusula de solidaridad, ya que se van a practicar las devoluciones: "Estamos trabajando en este sentido y desde el minuto cero la UE está con nosotros".

Precisamente, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha confirmado que durante toda la mañana el presidente Pedro Sánchez lleva "una ronda de llamadas" con diferentes autoridades marroquíes para pedir colaboración en la resolución de esta crisis, si bien ha indicado que es "la alta diplomacia" del Ejecutivo la encargada de estos contactos.

Montero ha lanzado un mensaje de "tranquilidad, confianza y solidaridad" con los ciudadanos españoles de Ceuta, Melilla y las localidades del sur de la Península, al tiempo que ha condenado de forma "clara y rotunda" los mensajes xenófobos que buscan criminalizar a los migrantes. "Lo último que necesita una crisis es que dirigentes políticos utilicen el odio y el miedo", ha advertido Montero antes de pedir "responsabilidad, prudencia y sentido de Estado".

Escrivá explica que la situación vivida en las últimas horas "no se esperaba"

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha asegurado este martes que se están haciendo devoluciones a Marruecos "a ritmo importante" de los 8.000 inmigrantes marroquíes que en las últimas horas han alcanzado a nado la costa de Ceuta, pues los acuerdos con el país alauita en materia migratoria "son muy claros".

En declaraciones a la cadena Cope, Escrivá ha coincidido con la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, en que la llegada masiva de forma irregular de inmigrantes a Ceuta no tiene nada que ver con la decisión de España de permitir que se atienda en un hospital de Logroño al jefe del Frente Polisario, Brahim Gali.

"Las autoridades marroquíes dicen que no tienen relación y yo me tengo que creer lo que dicen", ha aseverado el ministro de Migraciones, antes de destacar que "hay que fijarse en los hechos" y que estos nos dicen que "Marruecos está aplicando los acuerdos" y que hay "devoluciones a ritmo importante" de los inmigrantes llegados ayer. Además, ha explicado que las autoridades marroquíes han colaborado para impedir el salto de la valla de Melilla de decenas de inmigrantes.

A juicio del ministro, la situación vivida en las últimas horas "no se esperaba", si bien ha explicado que hay que vincular el fenómeno a la pandemia y la pobreza adicional sobrevenida en estos países.