El PP recorta a menos de la mitad su desventaja respecto al PSOE, que cae con fuerza tras el 4-M

Los socialistas lograrían un 27,9% de los votos y perderían 3,6 puntos y el partido de Casado conseguiría el 23,4%, 2,8 puntos más; Vox alcanzaría el 13,7%, UP el 10,4%, Cs el 5,3% y Más País el 3,8%

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), elaborado entre el 4 y el 13 de mayo, justo después de las elecciones madrileñas, augura una subida en la expectativa de voto del PP que le permitiría acortar a 4,5 puntos la distancia que le separa del PSOE, el partido más votado.

Los socialistas, con un voto estimado del 27,9 por ciento, perderían por vez primera el umbral del 30 por ciento de los votos y bajarían 3,6 puntos respecto a la anterior encuesta, previa a los comicios madrileños, al tiempo que los populares ganarían 2,8 puntos y alcanzarían el 23,4 por ciento, lo que les permitiría aproximarse como nunca al PSOE.

De hecho, la distancia entre las dos fuerzas políticas mayoritarias pasaría de 10,9 puntos antes del 4 de mayo a 4,5, menos de la mitad, confirmando así el empuje en toda España de la victoria alcanzada por Isabel Díaz Ayuso en esas elecciones.

De igual modo, el barómetro de abril certifica la caída ya anunciada de Ciudadanos, que pierde 1,4 puntos y pasa del 6,7 por ciento de los sufragios estimados al 5,3 por ciento.

Vox también experimenta una pérdida de 1,7 puntos y continúa como tercera fuerza con el 13,7 por ciento del voto estimado, seguido de Unidas Podemos, que prácticamente repite con el 10,4 por ciento, tres décimas menos que no obstante le mantienen en la cuarta posición.

La encuesta certifica igualmente el alza de Más País/Compromís después de la gran subida que su marca madrileña, Más Madrid, logró en las elecciones del 4 de mayo: duplica sus expectativas electorales al pasar del 1,9 por ciento de los votos al 3,8 por ciento y la sexta posición después de Ciudadanos.

Este panorama afianza el reparto por bloques electorales con clara ventaja para el del espectro del centro-derecha debido a la fuerte bajada pronosticada para los socialistas.

Y ello porque la suma de PP, Vox y Ciudadanos reuniría el 42,4 por ciento de los votos (tres décimas menos que en abril) mientras el PSOE y Unidas Podemos -socios del Gobierno de coalición- se desplomarían al 38,3 por ciento, cuando en el anterior barómetro estaban en el 42,2 por ciento.

Para las restantes formaciones políticas, el CIS sitúa a ERC, con una mejora de dos décimas y el 3 por ciento del voto estimado, en la séptima posición debido al empuje de Más País, que le adelanta.

JxCat también sube ligeramente, del 1,5 al 1,6 por ciento, en tanto que el PNV, pese a continuar en la misma posición, justo detrás de los independentistas catalanes, se deja cuatro décimas y pasa de un 1,5 por ciento al 1,1 por ciento, el mismo respaldo que EH-Bildu, que antes tenía el 0,9 por ciento.

La CUP repite con su 0,6 por ciento, seguido del BNG, (0,5 por ciento), de Na+ (0,4 por ciento), Coalición Canaria (0,3), PRC (0,2), Teruel Existe (0,1) y el PACMA, que no tiene representación parlamentaria pero sube ligeramente y con una décima más alcanza el 1,3 por ciento en voto estimado.

Ayuso, Yolanda Diaz y Errejón

El CIS ha preguntado por Íñigo Errejón (Más País), Yolanda Díaz (Unidas Podemos) e Isabel Díaz Ayuso (PP) como posibles presidentes del Gobierno y el líder de Más País ha salido ganador, por encima incluso de otros líderes nacionales como Santiago Abascal o Pablo Iglesias.

El instituto que dirige José Félix Tezanos viene incluyendo una pregunta en sus barómetros sobre el político preferido para presidir el Gobierno, una tabla que siempre ha encabezado el actual jefe de Ejecutivo, Pedro Sánchez. Se trata de una pregunta en la que el CIS pone una serie de nombres sobre la mesa, sin dejar que sean los entrevistados los que mencionen espontáneamente a políticos. En la lista siempre se incluye a los líderes de los principales partidos de ámbito nacional, pero el CIS también puede mencionar a otros.

En el Barómetro de Mayo, celebrado inmediatamente después de las elecciones autonómicas de Madrid, el CIS no sólo ha vuelto a incluir al portavoz de Más País, Íñigo Errejón, sino que también ha metido a la ganadora de esos comicios, la 'popular' Isabel Díaz Ayuso, y a la vicepresidenta Yolanda Díez, a quien Pablo Iglesias ha señalado como su sucesora como cartel electoral de Unidas Podemos.

Y, detrás de Pedro Sánchez y Pablo Casado, el mejor clasificado es precisamente Errejón, preferido como presidente por el 6,8% de los encuestados, por delante de Santiago Abascal (Vox), que se queda en el 5,7%, y de Pablo Iglesias (Podemos) e Inés Arrimadas, ambos con 4,3 y 4,4%, respectivamente.

En cuanto a Isabel Díaz Ayuso, la presidenta madrileña se queda en el 2,4% y supera a Yolanda Díaz, que sólo es citada por el 1,7% de los encuestados.

Es más, entre los votantes de Unidas Podemos, Errejón es el segundo candidato preferido, por detrás de Iglesias y muy por delante de Alberto Garzón (IU) y de Díaz, y también es la segunda opción preferida entre los electores socialistas (un 8,9% frente al 0,9% de Iglesias y Díaz), según los datos cruzados en función del recuerdo de voto, recogidos por Europa Press.

En esa valoración política, los encuestados también entran, una vez más, a poner nota a sus líderes. A Pedro Sánchez, los encuestados le dan 4,3 puntos lo que le coloca como el líder más valorado, aunque una décima menos y con peores indicadores de la confianza que suscita respecto a la anterior encuesta del CIS. Tras Sánchez, el presidente del PP, Pablo Casado, se posiciona al alza y sube una décima, obteniendo una nota media de 3,6 puntos.

Preocupaciones ciudadanas

El barómetro de mayo no sólo aborda la estimación de voto y la valoración de los lideres, también pregunta por los problemas que más preocupan a los ciudadanos. Un mes más, la crisis económica es el principal problema para el 46,3 por ciento de los españoles por encima del coronavirus, que preocupa al 41,6 por ciento. En el mes de abril ya se observaba la misma tendencia si bien la incertidumbre ante la crisis económica era un poco más alta, del 48 por ciento y los peligros que se pueden derivar del COVID suponían el 45,1 por ciento.

El paro, una vez más, es el tercer problema que ocupa a los españoles, según admite el 39,3 por ciento de los encuestados.

Aunque el COVID pase a un segundo lugar, la encuesta confirma que el 91,7 por ciento de los españoles está preocupado "mucho o bastante" por la pandemia aunque para un 62 por ciento "lo peor ya ha pasado".

El sondeo, realizado entre el 4 y el 13 de mayo abarca cinco días sin estado de alarma (se levantó el domingo 9), por lo que resulta relevante la opinión de los ciudadanos ante las aglomeraciones y botellones que se registraron tras concluir los cierres perimetrales, los toques de queda y las medidas, en definitiva, que afectaban a derechos fundamentales.

En ese marco, seis de cada diez españoles (59,7 por ciento) percibe que las medidas contra la pandemia se están afrontando con "civismo y solidaridad" frente a un 32 por ciento que cree que las conductas están siendo indisciplinadas. En ese velado optimismo, un 41 por ciento se decanta por "seguir como estamos" mientras que un 37 por ciento ve necesario implantar más medidas de control.

Y para afrontar esa lucha, el 69,5 por ciento es partidario de que Gobierno y autonomías se hagan cargo de la pandemia "en colaboración".

 

RELACIONADO