ERC y JxCat anuncian un acuerdo para desencallar la investidura y formar Govern de coalición

Los republicanos asumirán la Conselleria de Interior, mientras que sus socios asumirán la vicepresidencia, Salud o Economía, entre otras

El vicepresidente del Govern y candidato de ERC a la presidencia, Pere Aragonès, ha afirmado este lunes que el acuerdo alcanzado entre ERC y JxCat se basa "en la lealtad mutua" para afrontar la crisis de la covid-19 y avanzar hacia la independencia mediante la formación de un Govern fuerte.

En una rueda de prensa conjunta con el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, en los jardines del Palau Robert de Barcelona, Aragonès ha afirmado que ambos partidos han alcanzado "un acuerdo para gobernar conjuntamente en coalición" que permitirá "poner en marcha la nueva Generalitat republicana".

El candidato republicano ha pedido disculpas a la ciudadanía porque el acuerdo ha requerido "probablemente demasiado tiempo", algo que ha atribuido a que "tenemos un país un país plural y diverso" y "no era fácil" superar las discrepancias. "Hemos superado las dificultades y hemos sido capaces de entendernos para evitar una repetición electoral que nadie deseaba", ha subrayado, y esto permitirá formar "un gobierno fuerte para encarar los grandes retos que tenemos como país".

Según Aragonès, "queda mucho trabajo por hacer y tenemos muchas ganas de hacerlo, empezando una nueva etapa de un Govern que estará comprometido con las políticas de progreso", y que tendrá "unas prioridades claras e inequívocas a fin de impulsar una agenda transformadora en los ámbitos económico y social, a fin de salir de la crisis generada por la covid-19".

El candidato de ERC ha expresado también el compromiso de "hacer compatible" la gobernabilidad con "los objetivos de amnistía y autodeterminación", y ha explicado que a partir del acuerdo previo entre ERC y la CUP, se ha conseguido "poner las bases del consenso estratégico del independentismo para hacer avanzar el país hacia la república". El acuerdo, ha concretado, incluye "órganos de decisión colegiada y estratégica en los que todos nos podamos sentirnos cómodos" desde "la lealtad" entre las diversas formaciones independentistas.

Aragonès ha dicho querer presidir un Govern que impulse "una nueva etapa radicalmente inconformista y transformadora desde el minuto cero de la legislatura" con objetivos sociales, feministas, de procurar una revolución verde y también para garantizar los derechos democráticos.

Ha expresado, asimismo, su compromiso de trabajar "para recuperar la confianza de la ciudadanía, que está agotada por la crisis de la covid-19, pero también por la falta de entendimiento que ha habido hasta ahora" y ha subrayado que su gobierno funcionará "en base a la lealtad mutua" de ambos socios.

Por su parte, el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, ha celebrado el acuerdo en el que ha asegurado que los negociadores de Junts se sienten "reflejados". "Los que nos quieren ver divididos, se equivocan", ha dicho ante los medios, donde ha mostrado satisfacción por el acuerdo y ha afirmado que hará posible que Cataluña pueda ejercer la autodeterminación.

Ha pedido también disculpas a la ciudadanía por la dilación de las negociaciones y ha destacado que gobernarán sin dejar a nadie al margen, para toda la ciudadanía, pero "no defraudarán al 52% del independentismo".

Ambas formaciones han cerrado un principio de acuerdo para desencallar la investidura de Pere Aragonès, formar un gobierno de coalición y evitar así la repetición de las elecciones en Cataluña. Según ha informado ERC, los dos partidos han intensificado los contactos este fin de semana y han llegado a un pacto provisional tras dos nuevas reuniones entre el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, y el coordinador nacional de Esquerra y candidato a la investidura, Pere Aragonès.

Un Govern con 14 departamentos repartido al 50%

El principio de acuerdo que han alcanzado incluye que los republicanos se quedarán por primera vez la Conselleria de Interior y mantendrán Educación, mientras que el partido de Carles Puigdemont asumirá Vicepresidencia y Economía, Salud y Acción Exterior, hasta ahora en manos de ERC, han explicado fuentes conocedoras .

El nuevo Govern tendrá 14 departamentos --que se repartirán siete a siete cada formación--, uno más que el de la última legislatura, y algunas de las carteras se intercambiarán entre ERC y Junts respecto a la distribución actual, mientras que mantendrán algunas de las que ya gestionan.

Vicepresidencia, Economía y Hacienda, que en las dos últimas legislaturas había estado en manos de ERC, pasará a estar en posesión de Junts y estará encabezada por la vicepresidenta de la formación, Elsa Artadi. Además, esta Conselleria asumirá la gestión de los fondos europeos, una de las principales disputas entre ambos partidos porque ERC quería crear un comisionado vinculado a Presidencia y Junts quería que estuviera vinculado al departamento de Economía, que es lo que finalmente ha ocurrido.

Junts también pasará a tener Acción Exterior, Salud y Justicia, hasta ahora en manos de ERC, y mantendrá Territorio, que perdería las competencias de sostenibilidad, pero asumiría las de Políticas Digitales.

En estas conselleries, Junts situará al diputado de Junts en el Parlament Josep Rius al frente de la cartera de Acción Exterior, mientras que visualizan una conselleria de Justicia encabezada por el exvidepresidente primero del Parlament, el jurista Josep Costa, o por el actual conseller de Interior, Miquel Sàmper.

Vialagrá, portavoz

Por su parte, ERC mantienen Educación y Agricultura y Acción Climática --los republicanos querían crear un nuevo departamento sobre la lucha contra el cambio climático y las competencias sobre el medio ambiente estarán en esta Conselleria y no en Territorio como hasta ahora--, y también asumirán Presidencia, Interior y Cultura, hasta ahora en manos de Junts, y Trabajo y Empresa --dos departamentos hasta ahora separados que ahora se unirán--.

Asimismo, los republicanos liderarán la nueva cartera de Feminismos e Igualdad; una de las promesas de la formación durante la campaña electoral.

El puesto de portavoz del Govern recaerá en la figura de la que fue número dos de la lista de ERC a las elecciones del 14 de febrero, Laura Vilagrà.

La consellería de Asuntos Sociales se llamará a partir de ahora conselleria de Derechos Sociales, pasará de ERC a Junts y la liderará la diputada de los de Puigdemont en el Parlament, Teresa Pallarès; e Investigación y Universidades, que es un departamento de nueva creación, podría liberarlo el actual conseller de Empresa, Ramon Tremosa, según otras fuentes consultadas.

Junts consultará a sus bases

Las bases de JxCat decidirán entre este martes por la tarde y hasta el miércoles al mediodía si avalan el acuerdo de Govern alcanzado con ERC para formar una coalición: en caso de que las bases voten 'no', las "consecuencias" serían que se facilitaría la investidura y un gobierno de ERC en solitario.

"La pregunta será si se acepta el acuerdo que ponemos a consideración, y en el caso poco probable de que no se acepte, las consecuencias serían que JxCat facilitaría la investidura de Aragonès sin entrar a formar parte del Govern. Por tanto, no contemplamos el escenario de las elecciones", ha explicado Sànchez.

Sànchez ha descartado un escenario electoral: "En el caso, poco probable, de que no se aceptase el acuerdo, la consecuencia sería facilitar la investidura sin entrar a formar parte del Govern. No contemplamos el escenario de las elecciones".

Ha destacado que este acuerdo ha servido para "rehacer una fortaleza estratégica que había quedado debilitada", y consideran que supone dar una oportunidad al diálogo y a la negociación, pero también prepararse desde el primer día por si el Estado no da una respuesta positiva a lo que el independentismo plantea, en sus palabras.

Piden disculpas por la tardanza

Los dos partidos "piden disculpas" por haber alargado tanto el cierre del acuerdo y se comprometen a "construir un govern que busque reconstruir la confianza con la ciudadanía de Cataluña, la máxima confianza entre socios y con la colaboración y trabajo conjunto con la CUP", indica la nota de ERC.

"El objetivo no es otro que servir al país y su gente de la mejor manera posible, gobernar para todos y a la vez poder avanzar hacia el objetivo común de la independencia en forma de República Catalana", subraya la formación que preside Oriol Junqueras.

Ahora deberá ser la presidenta del Parlament, Laura Borràs, quien abra la preceptiva ronda de consultas con los líderes parlamentarios para confirmar que Aragonès dispone de apoyos suficientes para ser investido.

Con los 33 votos de ERC y los 32 de JxCat, solo quedaría por confirmar que los 9 de la CUP -que ya votaron a favor de Aragonès en sus dos investiduras fallidas a finales de marzo- mantienen su apoyo al candidato republicano y garantizan una mayoría absoluta de 74 diputados para permitir una investidura en primera vuelta.