Los periodistas afectados por el bombardeo israelí serán realojados en otras instalaciones

La agencia de noticias AFP ha puesto a disposición de los periodistas que ocupaban el edificio Al Yalá sus oficinas en Gaza

Los periodistas internacionales afectados por el bombardeo israelí del sábado sobre el edificio Al Yalá, donde se encontraban las oficinas de la agencia de noticias Associated Press y la cadena panárabe Al Jazeera serán realojados en otras instalaciones para que sigan desempeñando su labor profesional.

En este sentido, la agencia de noticias AFP ha puesto sus instalaciones a disposición de los periodistas afectados, según ha anunciado el director de la agencia para el Norte de África y Oriente Próximo, Sylvain Estibal.

"AFP ha decidido dar la bienvenida a los equipos de Associated Press y Al Jazeera, cuyas instalaciones fueron destruidas ayer por el Ejército israelí", ha hecho saber en su cuenta de Twitter.

El Ejército israelí justificó su decisión de destruir el edificio al asegurar que la torre albergaba "activos militares" utilizados por el ala de inteligencia militar del movimiento islamista Hamás.

Así pues, el Ejército israelí acusa a Hamás de "esconderse detrás" de las oficinas de los medios de prensa en la torre de Al Yalá y "utilizar a sus inquilinos como escudos humanos".

"El grupo terrorista Hamás ubica intencionalmente sus activos militares en los corazones de la población civil en la Franja de Gaza", ha añadido en un comunicado recogido por 'The Times of Israel' en el que recuerda que advirtió a los que estaban en el edificio antes del ataque y dice que les dio tiempo suficiente para evacuar.

El presidente de AP, Gary Pruitt, se ha declarado "conmocionado y horrorizado" por el ataque israelí. "Sabían desde hace mucho tiempo dónde estaba nuestra oficina y sabían que había periodistas allí. Hemos recibido una advertencia de que el edificio sería atacado", ha explicado Pruitt en un comunicado.

Además, ha indicado que han pedido "explicaciones" al Gobierno israelí y se han puesto en contacto con el Departamento de Estado norteamericano para obtener más información.

"Es un hecho absolutamente perturbador. Hemos evitado por muy poco una pérdida de vidas terrorífica. Una docena de periodistas de AP y periodistas autónomos estaban dentro del edificio y afortunadamente pudimos evacuarlos a tiempo", ha relatado. "El mundo ahora sabrá menos de lo que está ocurriendo en Gaza debido a lo que ha acontecido hoy", ha remachado.