Millones de musulmanes de todo el mundo celebran el final del Ramadán pese a la pandemia

La OMS apela al "autocontrol" de los ciudadanos de los países musulmanes para la festividad de Aíd al Fitr, que pone fin al mes sagrado

Los musulmanes de Oriente Medio han celebrado este miércoles el último día de Ramadán y se preparan para la festividad de Aíd al Fitr, que pone fin al mes sagrado, y que un año más harán en sus casas ante las restricciones de movilidad por el notable aumento de casos de covid-19 en las últimas semanas. No obstante, algunos países de la región, como Jordania o Emiratos Árabes Unidos, han mantenido relativamente la pandemia bajo control en sus fronteras por el buen ritmo de vacunación y sí han podido celebrar el Ramadán con algo más de normalidad.

"No podremos salir de casa, ni visitar a nuestra familia y amigos, como solíamos hacer antes", dijo a Efe Saad al Samarrai, un funcionario gubernamental de 52 años y vive en el barrio de Al Yamaa, en el oeste de Bagdad, y añadió que este Aíd va a ser "como una cárcel dentro de las casas, ya que todo estará cerrado".

Irak, al igual que otros países de la región como Egipto, Kuwait u Omán, han impuesto diversas medidas que van desde el confinamiento, toque de queda o un horario reducido de apertura de los comercios para el Aíd al Fitr, que dura tres días, después de que una nueva ola azote esos países.

Medidas insuficientes

Un aumento de las infecciones de la covid-19 y el lento ritmo de vacunación en muchas de las naciones de la región han provocado que la curva aumente cada día.

La semana pasada, el Gobierno egipcio impuso hasta el próximo 21 de mayo un toque de queda para todas las tiendas, centros comerciales, restaurantes, cafeterías, cines y teatros a partir de las nueve de la noche y se prohibirá cualquier evento o celebración para evitar aglomeraciones.

Además, durante las festividades del Aíd se cerrarán al público los parques y las playas, uno de los principales activos turísticos del país, siendo estas las medidas más duras que se toman en el país desde el año pasado.

"Tenía planeado viajar a Alejandría con mi mujer y dos hijas, pero he cancelado el viaje porque no tiene sentido viajar para estar encerrados en la habitación. Probablemente vaya a pasarlo en casa, o como máximo visitar a mi gran familia, a mi padre y hermanos", señala a Efe Mohamed, de 36 años, que trabaja en atención al cliente de una empresa.

Aseveró que estas restricciones son "un buen paso porque minimiza el contacto entre la gente, que sigue saliendo a la calle como si nada".

Pero, por otra parte, subrayó que las medidas gubernamentales "no son lo suficientemente duras" como para evitar la propagación y añadió que es difícil que "se imponga un cierre total teniendo en cuenta la situación económica" del país.

Alivio en países con el COVID bajo control

Por otro lado, algunos países de la región, pese a seguir imponiendo restricciones, han conseguido mantener relativamente la pandemia bajo control en sus fronteras por el buen ritmo de vacunación, así como por su estricta política ante la covid, como es el caso de Jordania o Emiratos Árabes Unidos (EAU).

"Suspiramos aliviados porque podremos celebrar el Aíd con más libertad y ver a nuestros seres queridos a quienes no hemos visitado durante mucho tiempo como medida de precaución por la covid", afirmó la jordana Fatima Khairy, ama de casa, a Efe.

"Estamos hartos de las restricciones que duraron más de lo que pensábamos", agregó después de conocer que Jordania cancelaba su estricto confinamiento ya que la curva epidemiológica ha mejorado notablemente en las últimas semanas.

En el caso de EAU, uno de los países con más porcentaje de vacunados en el mundo, se permitirán los rezos de Aíd en las mezquitas, aunque igualmente llamaron a las personas a que eviten darse la mano al felicitarse por el final del Ramadán y a que se reúnan virtualmente.

La OMS apela al autocontrol

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Mediterráneo Oriental, Ahmed Al Mandhari, apeló al "autocontrol" de los ciudadanos de los países musulmanes para el Aíd al Fitr.

"Asegurémonos de que este Aíd al Fitr nadie se infecte o muera como resultado de su propio comportamiento o por el de los demás. Hagamos que el próximo período sea de alegría y no de luto", dijo en un comunicado Al Mandhari, cuya zona incluye 22 países desde Marruecos hasta Pakistán y Afganistán.

Asimismo, recordó que "en pocas semanas" la región alcanzará la cifra de 10 millones de contagios desde el inicio de la pandemia.

"Esto apunta a una sola razón, que no estamos haciendo todo lo posible para contener y controlar este virus", remachó.