Casado traslada a los transportistas su rechazo a los peajes en las autovías

El presidente del PP, Pablo Casado, ha traslado este jueves al sector del transporte por carretera su rechazo a los posibles peajes en las autovías, que el Gobierno ha incluido en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado a Bruselas.

El líder de la oposición ha mantenido este jueves un encuentro con representantes del Comité Nacional del Transporte por Carretera, a los que el PP ha recibido en el espacio de su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Por parte del sector del transporte han acudido el presidente de la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebus), Rafael Barbadillo López, y el secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (Cetm), José María Quijano Riestra.

También, los presientes de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic) y de la Asociación Nacional de Empresarios de Transportes en Autocares (Anetra), Marcos Basante Fernández y Luis Ángel Pedrero García, respectivamente, y el secretario general de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), Juan José Gil Panizo.

Tras la reunión, el líder de los populares ha calificado de "ataque" esta propuesta del Gobierno, a través de un mensaje en su cuenta oficial de Twitter. "No a los peajes de Sánchez en las carreteras. Los trabajadores y empresas de transporte, turismo y comercio no puede soportar más ataques de este Gobierno", ha escrito. Y ha expresado el compromiso del PP "con las asociaciones del sector que ya sufren la subida del diésel, matriculación y circulación".

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha señalado en declaraciones a los periodistas, que los peajes perjudicarían a las clases medias y trabajadoras y, además, lastrarían sectores "muy competitivos" de la economía. "Si queremos un transporte competitivo con el resto de los países europeos, es importante que no se grave al transporte", ha sostenido Gamarra.

Y, pese a que el PP estudió en 2018 esta posibilidad, ha asegurado que ésta es una medida que el PP "ni ha apoyado, ni apoya, ni apoyará" y que nunca "ha aplicado, ni aprobado". Además, ha defendido como modelo alternativo reducir la estructura del Gobierno y el gasto superfluo.

Casado y los populares han denunciado en los últimos días las subidas fiscales que el Ejecutivo ha incluido en el plan enviado a Bruselas, que tachan de un "hachazo fiscal" "oculto" y de "timo de tocomocho” porque, aseguran, los impuestos se subirán en 80.000 millones para recibir 70.000 millones de euros en ayudas.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda y Urbana, José Luis Ábalos, aseguró este miércoles que el peaje no se impondrá sin consenso, puso en duda la postura de Casado y aludió a los estudios que pidió el Gobierno de Mariano Rajoy, el último en febrero de 2018, sobre el pago por el uso de carreteras a partir de 2021.