Conflicto árabe-israelí

La escalada bélica entre Israel y Hamas se intensifica: la última ofensiva deja más de 65 muertos

Israel asegura que está actuando bajo las mismas pautas que en la guerra de 2014 y que "no se prepara para un alto el fuego"

Israel y las milicias palestinas no mostraron hoy ninguna contención, pese a la muerte de civiles y las llamadas internacionales, e intensificaron durante este tercer día los ataques que encaminan este nuevo enfrentamiento a una cuarta guerra. Los cohetes desde el enclave -más de un millar, la mayoría interceptados o fallidos- mataron hoy, según el servicio de emergencias israelí United Hatzalá, a un niño de seis años, elevando a siete las víctimas en Israel. En Gaza, 65 palestinos han muerto desde el lunes, entre ellos 16 niños, y más de 300 heridos.

Los cohetes desde el enclave -más de un millar, la mayoría interceptados o fallidos- mataron hoy, según el servicio de emergencias israelí United Hatzalá, a un niño de seis años, elevando a siete las víctimas en Israel. En Gaza, 65 palestinos han muerto desde el lunes, entre ellos 16 niños.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, habría confirmado hoy a su gabinete que rechazó una propuesta de alto el fuego, según informó el digital Ynet, mientras que el movimiento islamista Hamas aseguró que no aceptará una tregua hasta que paren los bombardeos.

Los bombardeos israelíes, que incluyeron una operación de inteligencia contra "el mando militar supremo" de las Brigadas al Qasam, el brazo armado de Hamas, costaron la vida al comandante de la ciudad de Gaza, Bassem Issa.

Los recuerdos son hoy las tres guerras de 2008, 2012 y 2014, esta última la más sangrienta, con más de 2.200 víctimas fatales palestinas y 73 israelíes. Miles resultaron heridos.

El brazo armado de Hamas disparó hoy un misil antitanque -el segundo después del lanzado por la Yihad Islámica el lunes- contra un vehículo blindado militar y mató a un soldado israelí de 21 años.

De madrugada, las milicias lanzaron una nueva ráfaga que hizo sonar las alarmas en el área de Tel Aviv y que mató a un hombre y su hija de 16 años, árabes israelíes, en la ciudad de Lod.

Durante el día, 15 proyectiles fueron disparados hacia la ciudad israelí de Dimona, donde se ubica una planta nuclear, mientras subía la retórica de la guerra con amenazas y plazos de nuevos ataques.

Por la tarde, las milicias lanzaron 130 cohetes más contra las ciudades israelíes de Netivot, Sderot y Ashkelón, esta última especialmente castigada en la jornada de ayer.

Los bombardeos israelíes en el bloqueado y superpoblado enclave palestino fueron especialmente intensos durante cuatro horas esta mañana en la ciudad de Gaza y continuaron intermitentemente durante el día, causando la muerte de tres menores.

Además, una cuarta torre de 14 plantas, Al Shuruq, se derrumbó hoy tras ser bombardeada, después de haber recibido una orden de evacuación. En total, 500 edificios residenciales y 52 instalaciones gubernamentales, principalmente estaciones de policía y asociaciones de Hamas, han sido bombardeados en esta escalada.

El Ejército israelí llevó a cabo una operación junto a los servicios de inteligencia que mató simultáneamente a 10 comandantes militares, de los cuales cuatro eran encargados de investigación y desarrollo y producción.

Según el portavoz militar israelí Jonathan Conricus, desde el lunes al menos 25 milicianos "de diversos rangos y antigüedad, pertenecientes a Hamas y la Yihad Islámica" han muerto en ataques selectivos.

Israel rechaza un alto el fuego

Israel habría rechazado, por otra parte, la propuesta planteada por Naciones Unidas y Egipto de un alto el fuego con Hamas, según la agencia estatal turca de noticias, Anatolia, y recogen medios israelíes. Presuntamente, Egipto y Naciones Unidas estarían trabajando para lograr detener los enfrentamientos.

En este sentido, el ministro de Defensa israelí, Benjamin Gantz, ha incidido en que las operaciones continuarán y que el país "no se prepara para un alto el fuego". "Ahora mismo no hay fecha de finalización para la operación", ha dicho, tal y como ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

"Únicamente cuando logremos una calma total podremos hablar sobre calma", ha sostenido, en el marco de una visita a la ciudad de Ascalón. "No escucharemos discursos moralistas contra nuestro deber de proteger a los ciudadanos de Israel", ha zanjado Gantz, quien era jefe del Ejército israelí durante la operación 'Margen Protector' de 2014.

Los enfrentamientos son los de mayor envergadura desde la operación 'Margen Protector', que se saldó con la muerte de 66 soldados y cinco soldados israelíes, así como más de 2.000 palestinos, la mayoría de ellos civiles, según los datos recogidos por Naciones Unidas, y que concluyó con un acuerdo de alto el fuego pactado con la mediación de Egipto.

El Ejército de Israel ha destacado además que ha llevado a cabo un bombardeo contra un equipo de Hamas que se preparaba para lanza un dron contra territorio israelí, así como contra un lanzacohetes controlado por el grupo, considerado como una organización terrorista por las autoridades israelíes.

Asimismo, ha asegurado haber "neutralizado" al jefe de Inteligencia Militar de Hamas, Hasán Kaogi, y a su 'número dos', Uail Isa, quien era además jefe del Departamento de Contraespionaje e Inteligencia Militar. "Parece que nuestra información de Inteligencia era mejor", ha añadido.

Las autoridades de Gaza han detallado durante la jornada que entre los últimos objetivos bombardeados por Israel figuran decenas de edificios gubernamentales, incluidas comisarías, edificios de Interior y Seguridad y otras instalaciones, según la agencia Maan.

Los nuevos enfrentamientos han estallado después del aumento de las tensiones en Jerusalén, al alza por las órdenes de desahucio de familias palestinas en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este, que se recrudecieron durante los últimos días para protestar contra la represión por parte de las fuerzas de seguridad israelíes, que dejaron cientos de palestinos heridos.

Las tensiones aumentaron el domingo, cuando las fuerzas israelíes irrumpieron nuevamente en la Explanada de las Mezquitas --lugar conocido como Monte del Templo por los judíos-- y lanzaron gases lacrimógenos incluso en el interior de la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes.

En respuesta, Hamas lanzó varios proyectiles contra Jerusalén y sus alrededores, tras varias advertencias a Israel sobre la represión policial, lo que llevó a Israel a responder con una campaña de bombardeos contra el enclave, a la que las facciones palestinas han respondido incrementando sus disparo de cohetes.

RELACIONADO