Sánchez recupera el discurso triunfal en economía y las vacunas tras su importante derrota en Madrid

El presidente asegura que la economía está repuntando y que a mediados de agosto en España se alcanzará la inmunidad de grupo

El presidente Sánchez ha regresado a su discurso triunfal del pasado 14 de abril tras la severa derrota del pasado 4 de mayo en Madrid que tan alto impacto ha causado en el PSOE y en el Gobierno del que se acaba de ir Pablo Iglesias.

Así que, después de estar seis días desaparecido, Sánchez ha recuperado su optimismo proverbial y nos anuncia que la economía está repuntando y que en 100 días (a mediados de agosto) España habrá logrado ‘la inmunidad de grupo’ como consecuencia del proceso de vacunación.

Fue con ese triunfalismo del pasado 14 de abril, que motivó una dura crítica de Felipe González -‘todo está mal y llega un tío y dice que todo está bien’- con lo que Sánchez espera sacudirse de encima la derrota electoral del 4-M y su proyección nacional.

La que Sánchez niega y que según últimas encuestas anuncia una posible victoria del PP frente al PSOE si se celebrarán elecciones generales, lo que Sánchez ahora descarta presumiendo que le quedan más de dos años de legislatura.

Es por todo ello y por causa de la inseguridad jurídica creada por la ausencia del ‘estado de alarma’, para prevenir un repunte de la pandemia, por lo que se espera un duro discurso y tenso enfrentamiento entre Sánchez y Casado este miércoles en la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

En la que también aparecerá la crisis económica y la lista de los impuestos y reformas estructurales que el Gobierno ha enviado a la UE para poder recibir los primeros fondos europeos de recuperación. Un Plan de Sánchez muy poco preciso en las reformas y calendarios con el que espera contentar a la Comisión de Bruselas y a sus socios de gobierno de UP, sin decirle a unos y otros las verdaderas intenciones y planes del Presidente.

En los que de momento se han destapado una larga lista de impuestos -de IRPF, Sociedades, autovías, carreteras, IVA, luz, gasóleo, sucesiones y patrimonio, etc, que van a dañar las economías familiares de la gran mayoría de ciudadanos y las clases medias del país.

Y lo que se convertirá, como ocurrió en las elecciones de Madrid, en un asunto de gran tensión política entre PSOE y PP. Y ello por más que el Gobierno diga que, mientras no se consolide el crecimiento y no crezca el PIB, no se subirán los impuestos.

De lo que, absurdamente, se podría deducir que a la gran mayoría de los españoles, a los que nadie les va a subir el sueldo, no les conviene que remonte la economía porque Sánchez los freirá a impuestos y empeorará su ya muy difícil economía familiar.

La entrega de la competencia de prisiones al gobierno vasco, la salida de la Guardia Civil de Navarra y los anunciados indultos al golpismo catalán, van a estar presentes en el debate del Congreso en el que por primera vez se va a presentar Yolanda Díaz como vicepresidenta tercera en sustitución de Pablo Iglesias que ya está fuera de la Cámara y pronto de la política nacional.

RELACIONADO