ERC se siente "estafada" por JxCat: rompe negociaciones y solo negociará un Govern en solitario

Las deterioradas relaciones entre ERC y JxCat están tocando fondo en las últimas horas, con acusaciones cruzadas de dinamitar las negociaciones para formar gobierno, lo que puede arrastrar a Cataluña a una repetición electoral en julio. Tanto ERC como JxCat aseguran que lo último que desean son unas nuevas elecciones, pero ahora mismo sus posiciones están tan enrocadas que, si nada cambia en los próximos 16 días, el 26 de mayo expirará el plazo límite para investir a un nuevo president y habrá repetición electoral, hipótesis de la que ya se culpan mutuamente.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha afirmado que su partido se siente "estafado" por JxCat, por lo que ahora se abre "una nueva fase", hasta la fecha límite del 26 de mayo, en la que solo negociará la investidura de Pere Aragonès para poder empezar a gobernar en solitario, y no en coalición.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección de ERC, Vilalta ha explicado que Esquerra considera "imposible" ahora mismo un gobierno de coalición con Junts, puesto que la negociación estaba bloqueada después de más de 80 días de conversaciones, pero no descarta renegociarlo 'a posteriori' después de la investidura.

"El compromiso por un gobierno en solitario es un paso firme -ha afirmado-, no es ninguna jugada táctica, es una decisión tomada por responsabilidad ante la gente de nuestro país con el objetivo de poder salvar un tesoro enorme, que es el de que el independentismo haya superado por primera vez el 50 % de los votos".

Según Vilalta, sobre la mesa de ERC figura ahora mismo sólo una opción: "Un gobierno republicano con un apoyo amplio como mejor opción para evitar una repetición electoral que no queremos y que el país no se puede permitir", ha afirmado.

La portavoz de ERC ha precisado que este pasado fin de semana "ya ha empezado una nueva fase de negociación" que se traduce con los contactos "ya iniciados con la CUP, los comunes y con JxCat".

"Iniciamos una nueva fase pero aquí no se acaba nada -ha aclarado-, porque siguen abiertos los contactos, las puertas seguirán abiertas para todas las formaciones que nos den apoyo en la investidura", pero ahora "hay que desencallar la situación facilitando la investidura y luego ya seguiremos hablando".

Sobre las declaraciones realizadas en las últimas horas desde JxCat, Vilalta ha indicado que ERC espera que esta formación "cumplirá su palabra y facilitará un gobierno en solitario de ERC".

El compromiso es este, ha puntualizado, y un gobierno en solitario no lo es con los comunes, con los cuales ERC ya negocia su apoyo a la investidura pero no su entrada en el Ejecutivo.

"Desde JxCat siempre han dicho que no querían especular con nuevas elecciones, pues bien, que cumplan con su palabra", ha exigido antes de recriminar "sus contradicciones constantes".

"Tiempo atrás -ha recordado- JxCat decía que no apoyaría ningún gobierno de ERC que incluyese a los comunes, y ahora dice todo lo contrario".

Nuevas condiciones de JxCat

Pero no está nada claro que JxCat ceda sus votos para investir a Aragonès si no hay acuerdo de gobierno: de hecho, el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, ha urgido a ERC a "reconducir" la negociación, para hacer posible un nuevo Govern de coalición, y ha descartado "regalarle" votos para permitir su investidura.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Sànchez ha calificado de "inaudita" la decisión de ERC de dar por finiquitadas las opciones de acuerdo con JxCat: "No es razonable que, cuando faltan 16 días para llegar a la fecha límite, haya un volantazo tan brusco, que pone clarísimamente en riesgo todo el trabajo hecho hasta ahora".

Sànchez se ha ofrecido a reunirse con Aragonès, en la cárcel de Lledoners (Barcelona) o fuera de ella -para lo que tendría que pedir un permiso penitenciario-, para retomar así las negociaciones, y ha diluido -con nuevas condiciones no especificadas hasta ahora- su predisposición a facilitar un Govern en solitario de ERC.

Este lunes, Sànchez ha introducido nuevas condiciones que no había verbalizado antes: solo estaría dispuesto a cederle votos si Aragonès cierra un acuerdo de gobierno con En Comú Podem que implique que los comunes "aceptan la independencia". "ERC debe decidir si quiere hacer un acuerdo con los comunes, y por lo tanto renunciar al independentismo, o si consigue que los comunes se incorporen al independentismo. Lo que no haremos será regalar una legislatura con una ambigüedad de ERC", ha avisado Sànchez, que ha amenazado con "haremos públicos los documentos" de la negociación si fracasa el acuerdo con JxCat.

La portavoz parlamentaria de los socialistas catalanes, Alícia Romero, ha descartado, en declaraciones a La 2 y Ràdio 4, que su grupo vaya a facilitar la investidura de Aragonès sin haber negociado previamente para evitar elecciones: "Si ERC quiere nuestros votos, que nos llame y hablaremos", ha dicho.

Por su parte, ERC ya ha iniciado contactos con los comunes, que han marcado sus objetivos programáticos en unas negociaciones que esperan que terminen en un "Govern progresista" y una investidura de Aragonès que sea facilitada, a poder ser, por el PSC, ha explicado el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena.

El presidente de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha dicho que le parecería "indignante" que hubiera nuevas elecciones, si bien ha apuntado que tal escenario sería otra "oportunidad" para el constitucionalismo.

Principales escollos

Sobre si el compromiso de "facilitar" un gobierno en solitario se debe materializar con el apoyo de los 32 diputados de JxCat o sólo de 4, Vilalta ha apuntado que ERC espera que sean "todos", porque "fueron todos los diputados republicanos los que votaron a Laura Borràs como presidenta del Parlament".

"Quién habla de gratuidad es JxCat, nosotros preferimos hablar de compromisos, y resulta -ha dicho- que ERC siempre ha votado en primera vuelta a todos los candidatos del espacio convergente: Artur Mas, Carles Puigdemont, Jordi Turull y Quim Torra".

"ERC siempre ha puesto todos sus votos en favor de Mas, Puigdemont o Torra, no sólo una parte", ha insistido Vilalta, para indicar que su partido espera reciprocidad.

Con respecto al principal escollo que ha impedido reeditar un gobierno de coalición, que es el de la coordinación estratégica y el papel del Consell per la República (CxR), ha explicado: "Las negociaciones estaban encalladas y no podíamos seguir así, porque dábamos un paso adelante, y al día siguiente otro atrás".

ERC, ha subrayado, no puede aceptar "que el Govern y su presidente queden tutelados por nada que no sea el Parlament" y, en consecuencia, resultaba imposible avanzar, puesto que no estaba dispuesta a permitir que un organismo pudiera "interferir".

El CxR, ha matizado, "no es en sí mismo un problema, pero en cambio sí que lo es el uso partidista que hace de él JxCat", y ha apuntado que "aquí nadie ha roto las negociaciones, nosotros no nos levantamos de ninguna mesa, lo que hacemos es cambiar de fase".

Reunión con los comunes

Ya por la tarde, los equipos negociadores de ERC y de los comunes se han reunido en el Parlament y han abordado diversos ámbitos del programa del Govern para buscar un posible acuerdo que desencalle la investidura de Aragonès, aunque discrepan de momento sobre la entrada de los comunes en el futuro Govern, han explicado fuentes conocedoras del encuentro.

Las fuentes ya citadas han explicado que el encuentro ha sido positivo y que los contactos seguirán este martes, y que han empezado por tratar la cuestión del programa para intentar cerrar acuerdos en aspectos como la acción climática y transición ecológica, salud, feminismo, reactivación económica y el compromiso de libertad para los presos del 1-O.

Ambos comparten que la negociación debe ir "lo más rápido posible", y aunque los comunes han trasladado a ERC su voluntad de entrar en el Govern, los republicanos insisten en su voluntad de gobernar en solitario, pero mantienen la puerta abierta a seguir hablando de ello.

Desde los comunes han dejado claro que la "línea roja" es que Junts no forme parte del Govern, han dejado claro que no se imaginan ningún acuerdo de gobierno en el que estén con ellos y han asegurado que sus votos no serán gratis pero que se tendrán que ver en qué márgenes se pueden mover.

"En función de los márgenes veremos si da para hacer un acuerdo de gobierno o un acuerdo de investidura con ERC. Nosotros intentaremos que la investidura tire adelante. Entiendo que ERC intenta buscar que los votos de Junts sean gratis, pero con nosotros se abre una etapa de cambio", han apuntado fuentes de los comunes.

Aunque no han entrado a hablar de la carpeta sobre el proceso independentista, fuentes republicanas han recordado a los comunes que tienen un acuerdo con la CUP "que se debe respetar".

Las fuentes del partido de Jéssica Albiach han sostenido que el acuerdo con la CUP puede ser un punto de partida en lo social y ambiental, pero que en la parte nacional quieren "poner lo que representa el ADN" de los comunes y apostar por el diálogo, que creen que en el plazo de dos años puede dar frutos, en sus palabras.