El Partido Popular responde al Gobierno: "En 15 días se puede tener una ley de pandemias y acabar con este caos"

El PNV insiste en que se debería aplicar el estado de alarma en todo el país y Cs apuesta por que sea la AN la que convalide las medidas

El Partido Popular ha salido este lunes al paso de las declaraciones del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en las que asegura que el Gobierno está abierto a cambiar la ley para suplir el estado de alarma. El primero en responder a Campo ha sido el secretario general del PP, Teodoro García Egea, mostrando la disposición del PP para hablar con el Gobierno para cambiar la ley y dar seguridad a las comunidades autónomas tras el fin del estado de alarma, asegurando que en 15 días podría entrar en vigor la ley de pandemias gracias a la proposición de ley de los populares. A última hora de la mañana, el propio Pablo Casado exigía al Gobierno negociar el plan B jurídico que los populares reclaman desde 2020, porque al no existir se ha pasado al "plan C", el del caos, del que responsabiliza al presidente Pedro Sánchez.

"Nos produce mucha pena ver las escenas de aglomeraciones en las calles y el único responsable es Pedro Sánchez porque no ha querido aprobar una ley de pandemias como le hemos pedido durante un año", ha afirmado este lunes Casado en la clausura de un acto del PP sobre el Día de Europa, junto a los exministros de Exteriores Ana de Palacio y José Manuel García-Margallo.

Casado ha responsabilizado a Sánchez de las vidas y contagios que se produzcan en aglomeraciones que las comunidades autónomas no puedan evitar ante la falta de reformas legislativas, y ha reclamado de nuevo sentarse a negociar para modificar en 15 días la Ley de Salud Pública de 1986.

"Volvemos a pedir desesperadamente que volvamos a una negociación para cambiar la legislación de pandemias", ha recalcado Casado. "No podemos seguir así", ha insistido y ha reclamado un marco que permita limitar la movilidad y hacer seguimiento de contactos.

Considera Casado que tiene a la hemeroteca de su lado porque pide un plan alternativo a la alarma desde abril de 2020, pues él defiende que no se puede gobernar en la excepcionalidad.

El PP, dispuesto a ceder su 'plan'

Casado ha reiterado la oferta de negociación lanzada este lunes por su número dos, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que sostenido que el PP estaría dispuesto a ceder al Gobierno "la autoría de la solución" con tal de que la situación de caos se resuelva.

Los populares recuerdan que ya han registrado en el Congreso una segunda proposición de ley para reformar la Ley de Salud Pública.

Este lunes, tras el fin del estado de alarma y los botellones y aglomeraciones del fin de semana, el Gobierno se ha abierto a estudiar cambios legales si se estiman necesarios cuando el Supremo resuelva los recursos de las autonomías que han visto tumbadas sus restricciones en sus tribunales superiores de justicia.

Así lo afirma el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en una tribuna publicada en El País, en la que recuerda también que los gobiernos autonómicos "siempre tienen la posibilidad de solicitar" que se declare en su territorio el estado de alarma, "con el alcance que consideren".

Las propuestas de Cs y PNV

Por su parte, el portavoz de Cs, Edmundo Bal, ha planteado que sea la Audiencia Nacional la que convalide las restricciones de movilidad como medida para combatir el COVID,evitando así "la situación caótica" tras decaer el estado de alarma, y ve sorprendente que el Gobierno haya vuelto a cambiar de opinión.

"Yo a este Gobierno he dejado de entenderle", ha dicho Bal en una rueda de prensa telemática tras la reunión del comité permanente al criticar que antes de ayer el Ejecutivo afirmara que las comunidades tenían medidas jurídicas suficientes para afrontar la pandemia y que ya no era necesario el estado de alarma y hoy recuerde a éstas que pueden solicitar el estado de alarma si quieren.

Bal ha insistido en que no ve posible el toque de queda sin un estado de alarma y por eso ha vuelto a defender que sea la Audiencia Nacional la que "con un criterio único para toda España" sea el órgano competente para convalidar o no las medidas restrictivas de movilidad que adopten las comunidades. "Tendríamos seguridad y no esta situación caótica que se produce cuando Sánchez no asume su responsabilidad" porque le son "incómodas" adoptar ciertas medidas que restringen el movimiento de las personas -ha subrayado el también vicesecretario general del partido naranja- y entonces pasa la pelota a las comunidades y a los jueces.

En la misma línea, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, se ha mostrado "atónito" ante el "giro" en el posicionamiento mantenido hasta ahora por el Gobierno en relación al fin del estado de alarma, ya que “no admite que ha metido la pata”.

El nuevo posicionamiento de Campo "ha generado sorpresa" en el PNV, ha afirmado el portavoz, que ha achacado al turismo y a la campaña de verano la decisión de no prorrogar el estado de alarma, y ha añadido que el Gobierno “no ha sido hábil” al tomar la decisión de dejar a las comunidades autónomas sin un "paraguas jurídico" en contra de lo que reclamaba el Gobierno Vasco.

"No tiene sentido mantener el estado de alarma solo en algunas comunidades autónomas. En este año y medio de pandemia hemos comprobado lo rápido que cambian los números. Lo suyo sería mantenerlo en todo el Estado, que está totalmente justificado, y que cada comunidad decida si aplica o no las medidas en función de sus necesidades”, ha indicado.