Sánchez vuela en picado tras perder en Madrid y se teme que Iglesias y UP rompan el gobierno

La estabilidad del gobierno está amenazada por la marcha de Iglesias y la crisis de Podemos y puede conducir a elecciones generales anticipadas

El Falcón del poder absoluto y personal que pilota el Presidente Sánchez ha sufrido serios daños en la tormenta perfecta de Madrid y vuela en picado en una zona de turbulencias con el riesgo de estrellarse.

Sobre todo si Sánchez sufre una rebelión a bordo del gobierno por culpa de Iglesias o de la crisis de liderazgo en UP donde Belarre, Díaz y Montero se disputan el poder. Lo que de romper el gobierno de coalición permitiría decir que Iglesias quiere llevarse a Sánchez a su tumba política y descabalando al PSOE ante el riesgo de unas elecciones anticipadas, e intentando Iglesias que UP se aleje del precipicio por donde se acaba de despeñar Cs.

El mismo Iglesias que dinamitó la campaña electoral madrileña cuando vio el ascenso imparable de Más Madrid para buscar el hundimiento del PSOE con su bronca impostada en la cadena SER. La que abrió el escenario de la crispación que reforzó al PP y salvó a Vox.

Crispación que destrozó la aparente moderación de un Gabilondo que dijo que él no pactaría con Iglesias ni subiría los impuestos. Y que poco después acabó, empujado por los estrategas de Sánchez, pidiendo ‘cordón sanitario’ contra Vox y subido al bronco carromato crispado de Iglesias que lo llevó al gran desastre electoral el 4-M.

La que no fue una simple derrota cualquiera del PSOE sino un batacazo en el que el PP logró el 44,7 % de votos ante al 16,9 % de Más Madrid, el 16,8 % del PSOE, el 9,1 % de Vox, el 7,2 % de UP y el 3,5 % de Cs. Diferencias espectaculares para el PP y dramáticas para el PSOE.

Y, finalmente, hundiendo a Gabilondo en las urnas lo que a punto estuvo de producirle un infarto, que afortunadamente quedó en arritmia ya superada. A Gabilondo lo ha manipulado Sánchez como a una marioneta pero la culpa es suya por dejarse manipular, haberse presentado a estas elecciones y por no haber dimitido la noche electoral.

Y en los errores de Sánchez se inscriben: no haber descubierto la verdadera intención de Iglesias (de hundir a Sánchez) desde que anunció su salida del Gobierno. Ni haber entendido los ‘disparos’ de crispación con las balas de fogueo que Iglesias exhibió en la bronca de la SER, y entre las que estaba la ‘bala de plata’ que Iglesias reserva, políticamente hablando, para abatir a su ‘adversario -el desprecio y la animadversión son mutuas- que es Sánchez.

Y también por haber creído Sánchez y sus asesores (cuyas cabezas ya se piden en el PSOE), la encuesta del CIS que Tezanos les adelantó en La Moncloa en pleno debate de Telemadrid, en el que obligaron a Gabilondo cambiar su discurso y ponerse a las órdenes de Iglesias. Quien, disfrazado de Flautista de Hamelín, se llevó a los estrategas del PSOE como si fueran ratones al río de su perdición.

Las tres ‘reinas’ de Iglesias

Como ahora pretende Iglesias romper el Gobierno de coalición y provocar el adelanto electoral que, en este momento no quiere Sánchez, para lo que el maquiavélico Iglesias utilizará su particular ‘Juego de Tronos’ de cartón entre sus tres ‘reinas’ Díaz, Belarra y Montero en el seno del Gobierno y en UP.

Tres candidatas que pugnan por el control de Podemos y que en realidad pueden ser las encargadas de denunciar las reformas fiscales, laborales y de pensiones del Plan de Recuperación que Sánchez ha enviado a Bruselas -a ver si así le adelantan algo de dinero-, y que se convertirán por parte de UP en la excusa de la ruptura del Gobierno y facilitar el adelanto electoral.

Está claro que para Iglesias su mayor adversario no es Casado, Abascal o Errejón sino Sánchez. Y además cree Iglesias, y puede que sea verdad, que el hundimiento de Sánchez puede salvar a Podemos de su desaparición en la escena nacional, haciendo compañía a Cs. Lo que pondría fin a los 7 años de paréntesis de ‘los nuevos partidos’ y poco a poco favorecería el regreso del bipartidismo PP-PSOE.

Pero ahora hay que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Aunque de momento se ha demostrado en Madrid, que más de 300.000 de los votantes habituales del PSOE se pasaron al PP. Y le han perdido miedo a votar un PP más centrado, una vez que descubrieron el verdadero rostro del ‘sanchismo’, su mala gestión sanitaria y económica y sus costosos pactos anti democráticos con UP, Bildu y ERC.

Los que se van a ver alterados en Cataluña con el nuevo Govern en solitario de Pere Aragonés, y con el renacer de otro desafío separatista al Estado, cuando están pendientes los indultos a los golpistas presos y condenados por el procés. Los que, sí Sánchez pone ahora en marcha, se convertirán en un revuelo nacional y en otra nueva decepción entre los votantes del PSOE.

Pero cree el piloto Sánchez que con las vacunas y los Fondos UE puede levantar el vuelo y el morro de su Falcón del poder. Aunque eso no es tan fácil ni será tan rápido y el tiempo no juega a su favor. Por lo que Sánchez necesita otra estrategia y sus brujos de La Moncloa ahora son incapaces de encontrar la solución. Que solo es una y que no vamos a desvelar aquí ni en esta ocasión.

RELACIONADO