Nueve partidos marroquíes firman un comunicado calificando de provocadora a España

Partidos de la mayoría y de la oposición critican que España mantenga ingresado al líder del Frente Polisario en Logroño

Nueve partidos políticos marroquíes, de la mayoría y de la oposición, firmaron hoy un comunicado conjunto criticando a España, en el que calificaron de acto "inaceptable y provocador" la hospitalización en la ciudad de Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, aquejado de covid-19.

Esta hospitalización, que tuvo lugar el 18 de abril, ya ha suscitado hoy las críticas del ministerio marroquí de Exteriores, que hoy advirtió de que España debe "extraer las consecuencias" de su actitud "premeditada" con su recepción a Brahim Ghali en suelo español, y añadió que el gobierno de Madrid no debeminimizar "el impacto grave" del caso en las relaciones bilaterales.

"Esa recepción -dicen los nueve partidos- es un acto inaceptable y condenable, y supone una provocación explicita al Reino de Marruecos, en contradicción flagrante con la calidad de las relaciones bilaterales entre los dos pueblos y países", precisa el texto firmado por las nueve formaciones, que muy raramente se coordinan en posturas comunes.

El comunicado ha sido rubricado por el gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (PJD) y sus aliados en la coalición gubernamental: Reagrupación Nacional de Independientes (RNI), Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), Movimiento Popular (MP) y Unión Constitucional (UC).

Asimismo, lo firman el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), que lidera la oposición parlamentaria, Istiqlal (PI), Progreso y Socialismo (PPS) y la formación izquierdista minoritaria del Partido Socialista Unido (PSU), lo que significa la práctica totalidad del arco parlamentario en Marruecos.

El comunicado recuerda que España "ha sufrido y sufre del separatismo y sus nefastas consecuencias para su estabilidad y unidad, y ningún partido marroquí ha registrado posiciones o acciones en apoyo de las tesis de secesión" en España.

Asimismo, llama a "las fuerzas vivas" en España a imponer la "voz de la sabiduría" y a dar prioridad a los intereses comunes de los dos países para corregir la situación y reparar el daño causado a las relaciones bilaterales.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aseguró el pasado martes que España ya ha dado "las explicaciones oportunas a Marruecos sobre las circunstancias las razones que nos llevaron a acoger por razones puramente humanitarias al señor Ghali y, cuando esas razones concluyan, el señor Ghali se marchará de España".

González Laya añadió que, si la justicia española entiende que Ghali debe comparecer, "no va a ser el Gobierno el que se interponga".

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha programado para el 1 de junio la comparecencia de Ghali para ser interrogado por denuncias de genocidio, asesinato y torturas, pero fuentes jurídicas españolas dudan de que pueda llevar a cabo el interrogatorio por el delicado estado de salud del dirigente saharaui, que ha pasado al menos dos semanas en cuidados intensivos.