Tensión entre Francia y Reino Unido por un conflicto pesquero en la isla de Jersey

Reino Unido y Francia desplegaron este jueves durante horas patrullas militares en el Canal de la Mancha ante la escalada de tensiones por los derechos de pesca en aguas de la isla británica de Jersey, situada a unos veinte kilómetros de las costas francesas. París denuncia que el territorio ha impuesto limitaciones a pescadores franceses incumpliendo los acuerdos del Brexit, acusación que desmiente Londres. Mientras, Francia ya ha amenazado con cortar la electricidad a la isla, cuyo suministro depende del país galo.

Unos sesenta barcos de pesca franceses se concentraron este jueves a la salida del puerto de Saint Hélier, en Jersey, para "manifestarse de forma pacífica" contra lo que consideran una "provocación", dijo a Efe una portavoz del Comité Regional de Pesca Marítima de Normandía.

La disputa surgió después de que el Gobierno de la isla publicara el pasado 30 de abril una lista con 41 barcos franceses a los que ha autorizado a pescar en sus aguas hasta finales de año, si bien con limitaciones de tiempo, especies y artes que pueden utilizar.

Tras finalizar la protesta de las embarcaciones francesas, el Gobierno del Reino Unido anunció que retirará las dos patrulleras militares que envió a las aguas cercanas a la isla de Jersey, medida que fue respondida por Francia que envió otras dos patrullas militares.

El Gobierno británico esgrime que el Acuerdo de Comercio y Cooperación que regula las relaciones entre Londres y Bruselas tras el Brexit "trajo cambios a los arreglos pesqueros entre el Reino Unido y la Unión Europea".

Las autoridades de Jersey, una dependencia de la Corona británica con gobierno autónomo, "tienen derecho a regular la pesca en sus aguas bajo este acuerdo y nosotros les respaldamos en el ejercicio de esos derechos", afirmó el portavoz gubernamental. "Trabajaremos con Jersey para ayudar en el diálogo que se ha puesto en marcha con la Comisión Europea", agregó.

La ministra francesa del Mar, Annick Girardin, hizo notar esta semana que París dispone de mecanismos de presión contra Jersey, como por ejemplo el corte del suministro de electricidad a la isla a través de un cable submarino que llega desde Francia.