Reino Unido vota en un 'super jueves' electoral crucial para los independentistas escoceses

Millones de personas, entre ellos los principales líderes británicos, han acudido a las urnas en el 'superjueves' electoral en el que están en juego desde la Alcaldía y la Asamblea de Londres, hasta los parlamentos de Gales y Escocia, con especial atención a lo que pueda suceder en Holyrood, con las encuestas colocando a los independentistas cerca de lograr la mayoría y con ello una eventual demanda para un nuevo referéndum.

Se trata de las primeras elecciones en Reino Unido desde que estalló la crisis sanitaria, que ya obligó a aplazarlas el año pasado. Aunque la Comisión Electoral previó un aumento significativo del voto por correo, las últimas encuestas no han reflejado tal fenómeno y este jueves se ha visto a algunos líderes acudir a su cita con las urnas, como el primer ministro británico, Boris Johnson; o el líder de la oposición laborista, Keir Starmer.

Johnson, quien acudió junto a su compañera Carrie Symonds a votar a un cetro metodista cercano al Parlamento de Westminster, en Londres, ha animado a los británicos a acudir a las urnas y ha vuelto a pedir el voto para el actual alcalde de la región de West Midlands, Andy Street, con quien estuvo montando en bicicleta un día antes y tomándose una pinta. "Ha hecho un trabajo extraordinario a lo largo de estos años. Ha sido absolutamente brillante consiguiendo inversiones West Midlands. El tiene una idea para esta parte del país como uno de los grandes motores de toda la economía de Reino Unido", ha destacado.

Unas 48 millones de personas podrán votar este jueves hasta las 22.00, hora local, cuando está previsto que cierren los centros de votación, para elegir, entre otros cargos, a representantes de 143 gobiernos locales, trece alcaldías, incluida la de Londres, y los parlamentos escocés y galés.

Se espera que los resultados de las asambleas y gobiernos locales de Inglaterra se conozcan a partir de la medianoche de este jueves, aunque en el caso de Londres no se prevé que sea hasta el viernes cuando se conozca a los ganadores.

En cuanto a Escocia, el recuento comenzará este viernes y se espera que se conozcan los resultados bien entrada la noche, sin descartar incluso el sábado, al igual que el tanteo del Senedd galés, en el que se espera que se vuelva a imponer el laborismo, al frente desde la primeras elecciones celebradas en 1999.

Escocia, rumbo a la mayoría independentista

Las elecciones en Escocia se consideran cruciales para el futuro cercano de Reino Unido, con las encuestas vaticinando que el Partido Nacional Escocés (SNP) podría alcanzar la mayoría en el Parlamento, o al menos rozarla, con otras dos fuerzas soberanistas en la disputa --Los Verdes y el Alba de Alex Salmond--, que cederían su apoyo para impulsar una segunda consulta de independencia.

Se espera una alta participación en estos comicios, con más de un millón de personas registradas además para votar por correo, entre ellas la líder del SNP, Nicola Sturgeon, que este jueves se encontraba visitando un colegio electoral en Glasgow. Las fuertes nevadas que han caído, sobre todo la zona norte del país, han provocado algunos problemas para los votantes, en especial en las Tierras Altas.

"Las elecciones de hoy son tal vez las más importantes que cualquiera de nosotros pueda recordar (...). Estoy pidiendo a todos que emitan sus dos votos para el SNP para asegurarnos de que tendremos un liderazgo fuerte frente a la crisis de la COVID-19 y entonces construir un mejor futuro para Escocia", ha expresado Sturgeon.

El sistema electoral escocés es de carácter mixto, por lo que los electores cuentan con dos votos, uno para el representante único de su circunscripción, en los hay 73 escaños en juego, y otro para el partido político, con 56 plazas en disputa, y de esta forma compensar a las formaciones que cuentan con un voto regional fuerte, pero no así en los distritos electorales.

Sadiq Khan aspira a su último mandato en Londres

Los alcaldes son elegidos en Inglaterra por el voto preferencial, con el que los electores eligen una primera y segunda opción. El candidato elegido es aquel que logra más del 50 por ciento de los apoyos en primera instancia, pero si ninguno logra ese porcentaje, los dos más votados disputan una segunda vuelta automática en las que se contabilizan las segundas preferencias.

En el caso de Londres, se prevé que el laborista Sadiq Khan gane su segundo y último mandato y continúe siendo el alcalde de Londres durante tres años más, con las encuestas dándole un 48 por ciento, muy por delante del conservador Shaun Bailey, con el 29 por ciento de los votos de primera preferencia.

Khan aseguraría la victoria con el 63 por ciento de los primeros y segundos votos acumulados después de una segunda vuelta, en contraste con el 37 por ciento que obtendría Bailey, según el último sondeo de Opinium para el diario 'Evening Standard'.