Montero justifica los peajes en las carreteras para 2024 porque "la recuperación será una realidad"

La ministra de Hacienda habla de un proyecto "integral" para alcanzar "una movilidad sostenible que combata la agresión al medio ambiente"

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha situado la implantación de peajes en las autovías españolas, iniciativa que forma parte del paquete de reformas estructurales que el Gobierno traslada a la Unión Europea para la recepción de fondos comunitarios asociados al Plan de Recuperación y Resiliencia, "cuando la recuperación sea una realidad", por lo que ha reconocido el año 2024 como "una fecha tentativa" para la ejecución de la medida.

En declaraciones a los medios de comunicación tras presidir la presentación del Plan Industrial de Alcalá de Guadaíra 2021-2023, Montero ha precisado que la presencia de peajes en las autovías "se está estudiando", de manera que ha desechado que "se ponga en marcha ahora" y ha esgrimido que "el ministro Ábalos lleva tiempo comentándolo".

La ministra de Hacienda ha justificado la iniciativa que el Gobierno español ha planteado a las autoridades comunitarias en la búsqueda de "un modelo para homologar el mantenimiento de las carreteras con los países vecinos de la Unión Europea".

Montero ha admitido, a preguntas de los periodistas, que 2024 podría ser una fecha para poner en marcha los peajes con el deseo de que para entonces "ojalá el crecimiento del PIB sea el previo a la pandemia".

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno ha argumentado que el Gobierno trabaja en "el impulso definitivo de iniciativas estratégicas de movilidad sostenible", pretensión que ha concretado en destinar "10.000 millones en tres años para puntos de recarga de vehículos", así como al impulso del transporte urbano o las cercanías, dentro de la aspiración de contar con "alternativas al vehículo particular" de manera que "los ciudadanos puedan olvidarse del uso del vehículo" y alcanzar un transporte que está a la altura del siglo XXI".

Montero, tras presentar el proyecto como "integral" para alcanzar "una movilidad sostenible que combata la agresión al medio ambiente", ha aseverado que "ahí se registra esa reforma", que incluye la implantación de peajes, aunque ha trasladado que se ejecutará con "diálogo y consenso", atributos que ha descrito como "la seña de identidad de mi Gobierno".

En el mismo sentido, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido este jueves en el Congreso que el modelo de pago por uso con peajes en las carreteras "es el modelo europeo y el más justo desde el punto de vista de la distribución en el territorio".

La vicepresidenta segunda ha señalado la necesidad de "aumentar progresivamente la inversión en infraestructuras" y, para ello, "encontrar vías de financiación". En este sentido, ha explicado que actualmente el mantenimiento de estas infraestructuras se sufraga a través de los Presupuestos pero que el sistema de peajes para "unos pocos" en determinadas vías genera "enormes desigualdades". "Parece razonable que paguen algo también los 100.000 vehículos que entran todos los días en el país, la mitad de ellos extranjeros", ha aseverado la ministra de Asuntos Económicos, llamando a encontrar "un sistema mucho más eficaz" para mantener las autopistas "que sea igual para el resto".

Unidas Podemos, en contra de los peajes

Por su parte, Unidas Podemos ha mostrado su oposición a los planes que baraja el Gobierno de fijar 2024 como fecha en la que se podrían implantar el sistema de pago por uso de las carreteras de red del estado, al entender que es un "impuesto a las clases medias", según han trasladado fuentes de la formación.

Además, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha detallado en redes sociales que la propuesta impositiva de su espacio es "bien conocida": reforma fiscal para que "paguen más los que más tienen". Por tanto, su formación apuesta por "la fiscalidad verde pero siempre y cuando no penalice a la gente trabajadora y no tenga un carácter regresivo". "La propuesta de los peajes no cumple estos criterios", ha zanjado.

Mientras, el diputado de Unidas Podemos en el Congreso Antón Gómez-Reino, ha asegurado que "no es el mejor momento" para plantear el debate de cara a extender peajes a la red viaria estatal.

En declaraciones a los medios de tras interponer una denuncia por amenazas en la comisaría de Policía de la Cámara Baja, Gómez-Reino ha detallado que su formación política ha sido en diversas ocasiones "clara" en su posicionamiento sobre este tipo de medidas. Por ejemplo, ha subrayado que, antes de hablar del futuro, hay que "solventar el pasado" para señalar que, en el caso de Galicia, está el caso de la AP-9, cuyo peaje es el "más caro del estado español" con el modelo de concesión que impulsó el PP en los tiempos del Gobierno de José María Aznar.

"Es evidente que el marco europeo está sugiriendo medidas y directivas al respecto. Nosotros creemos que no es probablemente el mejor momento para abrir este tipo de cuestión y, en todo caso, entendemos que lo que se manda en el documento, en principio, es la apertura del debate público y ese debate público se tendrá que dar en el Gobierno y también en la sociedad y en la cámara (en alusión al Congreso), ha apostillado.