Los impuestos del Gobierno en autovías y carreteras van a empeorar el deterioro de Sánchez y del PSOE

En el Gobierno siguen desconcertados y no saben cuánto hay de éxito de Ayuso en el 4-M y cuánto de rechazo a Sánchez y al PSOE

Si escándalo y revuelo que provocó, en vísperas del cierre de la campaña del 4-M, la noticia de que el Gobierno va a retirar el descuento fiscal en la declaración conjunta matrimonial del IRPF, lo que obligó a una confusa rectificación, la nueva noticia de impuestos a todos los españoles por uso de autovías y carreteras nacionales y regionales va a provocar una gran revuelta popular en toda España.

Y todavía falta por conocerse el resto de impuestos que el Gobierno envió a la Comisión de Bruselas en su Plan de Recuperación para poder recibir los Fondos de la UE. Y especialmente las reformas relativas a las pensiones, seguridad social y normativa laboral, lo que a buen seguro provocará más protestas en marco de la acción sindical y en la patronal.

Un Plan de Sánchez oculto que empieza a salir a flote y demuestra que el Estado español está prácticamente en quiebra. Con un déficit del 8,5 % para 2021 y una deuda del 120 % del PIB, y sin unos recursos financieros suficientes para abordar los efectos demoledores de la pandemia en la economía y el empleo.

Y ello por más que España tendrá un buen arranque de crecimiento si el turismo empieza a recusarse en agosto y llegan los Fondos de la UE. Pero los obligados ajustes sociales que impone Bruselas pueden acabar rompiendo por parte de Podemos el gobierno de coalición de Sánchez y provocando, en pleno ascenso del PP, unas elecciones generales anticipadas.

Con lo que Iglesias, que desprecia a Sánchez y lo acusa de su deterioro personal en la política, ‘morirá matando’ y arrastrando a Sánchez a los infiernos. Sobre todo una vez que el líder de Podemos, ahora en fuga, entendió que tocar el cielo del poder no sirve de gran cosa para su proyecto revolucionario y ambición política personal.

Lo del impuesto en todas las autovías, carreteras nacionales y regionales es otro disparate monumental de las ocurrentes ministras de Sánchez, Calviño, MJ Montero y Ribera, que no saben de dónde sacar dinero para apagar el enorme incendio del déficit y la tardanza de la llegada de los Fondos UE.

Y que, por el momento, prejuzga que una trabajadora que viva fuera de una capital como Madrid si debe circular todos los días 50 kilómetros para ir al trabajo deberá pagar un impuesto diario de carretera y autovía tanto a la ida como a la vuelta, en muchos casos. Y todavía falta por conocerse como será el nuevo IRPF y el impuesto de Sociedades y las llamadas reformas estructurales sociales.

Toda estas negativas sorpresas ocurren porque Sánchez ha ocultado a los españoles la verdad sobre el alcance de la crisis económica con su discurso triunfal del 14 de abril en el Congreso de los Diputados. Y ahora, cuando se descubra al completo el Plan de Sánchez presentado a la UE, se organizará una gran revuelta política y social.

Y se pondrá a prueba el liderazgo de Yolanda Díaz en el Gobierno y en el nombre de UP para ver si, cuál ‘esquirola’ de la izquierda, traga los ajustes sociales y laborales o sigue la estela de Iglesias y derrumba el gobierno de coalición provocando el adelanto electoral.

Lo que puede ocurrir por la vía de la ruptura de UP, o por la vía de la ruptura con ERC si una vez concluida la opereta de ERC y JxC para la formación del Gobierno catalán, ERC le exige a Sánchez indultos inmediatos y la reunión urgente de la ‘Mesa de Diálogo’. De lo contrario ERC retirará su apoyo a Sánchez en el Congreso y bloqueará su capacidad legislativa y de gestión.

Los tremendos resultados para Sánchez del 4-M en Madrid, con el 44,7 % de los votos para el PP frente al 16,8 % del PSOE son mucho más que un aviso a Sánchez y su régimen autocrático de poder, el ‘sanchismo’. Son una amenaza para la permanencia de Sánchez en el Gobierno y también en el liderazgo del PSOE, que celebrará su Congreso en el otoño próximo.

Y puede que el penoso resultado de Podemos en Madrid con el 7,2 % de los votos, muy por detrás de PSOE y MM ambos en el 16 %, les lleve a UP a la conclusión de que una vez marchado el líder y fundador Iglesias, la única manera de que no se hunda UP -como se hunde Cs- es salir del Gobierno y marcar una larga distancia con el PSOE.

Desde luego al igual que Errejón se opuso a la eliminación de la declaración conjunta familiar del IRPF, la izquierda de MP y UP se opondrá al impuesto de carreteras y autovías por su enorme impacto social.

RELACIONADO