Hosteleros increpan en un vídeo a Revilla tras 'cazarle' comiendo en el interior de un restaurante

Un grupo de hosteleros ha difundido un vídeo por las redes sociales en el que acusan al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, de estar comiendo en el interior de un restaurante de Santander pese a las restricciones sanitarias que mantienen cerrados los locales de hostelería en la comunidad autónoma, algo que éste ha negado, asegurando que se trataba de un "espacio abierto".

En el vídeo, grabado a la salida de un restaurante de la calle Castelar de la capital cántabra, los hosteleros increpan a Revilla y le reprochan que estuviera "comiendo en el interior" del restaurante, lo que él niega, asegurando que el lugar "está autorizado".

Posteriormente, en sus redes sociales, el presidente regional ha aclarado que había comido "en un lugar abierto y ventilado, no en un espacio cerrado, invitado por una importante empresa de Cantabria, que fue la que eligió el lugar y realizó la reserva".

Tras difundirse la grabación, los grupos parlamentarios de la oposición (Ciudadanos, Partido Popular y Vox) han pedido la comparecencia del presidente en el Parlamento regional para que explique lo ocurrido.

Así, el PP, que ha registrado su petición a las 17.26 horas, cree que los hechos que se han denunciado mediante vídeos y fotos en redes sociales en relación a la comida de Revilla "merecen una explicación clara". "Que comparezca en rueda de prensa o comparezca en el Parlamento, pero que dé una explicación", ha reclamado el portavoz parlamentario del PP, Iñigo Fernández.

"No vamos a adelantar acontecimientos hasta escuchar al protagonista, pero sería muy grave que quien ha cerrado el interior de los locales de hostelería esté incumpliendo su propia norma", ha afirmado Fernández, quien recuerda que "ya sucedió en diciembre cuando Pablo Zuloaga y Miguel Rodríguez organizaron una comida para once personas en las instalaciones de la Filmoteca regional".

Según Fernández, los hosteleros de la región están "muy sensibilizados" con la "dureza" de las restricciones sanitarias impuestas por el Gobierno de Cantabria y, precisamente por ello, "los responsables políticos estamos obligados a comportarnos con ejemplaridad", ha apostillado.

También la presidenta del partido, María José Saénz de Buruaga, se ha pronunciado en sus redes sociales sobre este asunto, señalando que "quien dicta las normas es el primero que debe cumplirlas". "Debe explicaciones a todos los cántabros y, muy especialmente a los hosteleros que están pagando las consecuencias de sus decisiones políticas", ha afirmado.

Por su parte, el coordinador de Cs, Félix Álvarez, ha acusado a Revilla de "reírse a la cara de todos los cántabros y saltarse la ley, no solo ya al comer en un espacio cerrado, sino que además ha sido grabado fumando un puro en el restaurante". Y ha advertido que pedirá la dimisión del presidente en caso de confirmarse que "vulneró la legalidad". "Revilla es el claro ejemplo de que de una cosa es lo que dice y otra, muy distinta, lo que hace, ha señalado Álvarez, quien ha lamentado que "la persona que más debe dar ejemplo en este momento sea precisamente la que se salte a la torera las normas".

También Vox ha señalado que, de confirmarse los hechos, debería dimitir "por respeto a la ciudadanía de Cantabria, y recuerda que este suceso se ha producido un día después de que el Gobierno de Cantabria haya prorrogado 14 días más las limitaciones a la hostelería, "agravadas" con el cierre de todos los negocios a las 22.30 horas una vez se levante el toque de queda el próximo 9 de mayo.

Por ello, ha denunciado "el desprecio del presidente de Cantabria a todo el sector de la hostelería, especialmente cuando ha llevado a la ruina a centenares de familias por las medidas restrictivas aplicadas a este colectivo desde el pasado mes de octubre, cuando se cerraron todos los interiores de restauración".

Para el portavoz de Vox en el Parlamento, Cristóbal Palacio, Revilla "no ha respetado" a los ciudadanos de Cantabria ni a los hosteleros, "a los que está llevando a la ruina con decisiones incoherentes, y no ha mostrado el más mínimo respeto al cargo que ostenta, ya que debería dar ejemplo en estos momentos difíciles", pero "parece que le importa más una buena sobremesa con puro que dirigir el futuro de nuestra tierra".