Vox votará a favor en la investidura de Ayuso y avisa: "Seremos decisivos en políticas de libertad en Madrid"

La candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha vaticinado que el resultado de las elecciones autonómicas en Madrid es "el comienzo de un cambio de rumbo para toda España" tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso (PP), que necesitará -ha subrayado- de los votos de la formación de Santiago Abascal para gobernar. "Este es el comienzo de un cambio de rumbo para toda España. Hemos cumplido con lo que dijimos de parar la izquierda", ha dicho Monasterio, quien ha defendido que Vox será "clave" y sus votos "serán decisivos para absolutamente todo".

Monasterio, desde la sede de Vox en Madrid donde ha comparecido junto a Santiago Abascal, ha dejado claro también que en los próximos días facilitarán "la investidura como presidente" de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid.

Igualmente, Abascal también ha extrapolado el resultado de las elecciones en Madrid al resto de España y ha recordado que Vox exigió "elecciones generales hace mucho al Parlamento nacional" porque "no representa al conjunto de los españoles". Ha considerado estas elecciones como un "fracaso personalísimo" de Pedro Sánchez y de un PSOE "devorado por el extremismo", y ha atribuido este resultado socialista al hecho de "haber pactado con todos los enemigos del orden constitucional, de la nación y de las libertades".

Abascal ha recalcado que los resultados de este martes son "buenos" para Vox pero "son unos excelentes resultados para España", porque "se ha producido una contundente derrota del frente popular". Unas elecciones, ha seguido diciendo Abascal, que "consolidan el cambio de ciclo político" en España, con Vox presente y asentado en toda la geografía nacional, lo que alimenta su intención de "salir a ganar" y ser "la primera fuerza" política en las elecciones generales que se celebren "en cuanto el Gobierno nos devuelva la palabra".

Vox, en cambio, ha logrado sus objetivos a pesar de una campaña celebrada en un "contexto de censura y de demonización", en la que "se ha intentado acallar" a su formación por parte de los medios de comunicación. "Damos estos resultados por buenos, es verdad que nos gustaría que hubieran sido mejores, pero los celebramos con alegría y sinceridad porque son unos excelentes resultados para España ya que suponen una derrota sin paliativos para el frente popular", ha dicho.

Abascal ha felicitado "efusivamente" a Díaz Ayuso "por su extraordinaria victoria", y ha prometido que votarán a favor de su investidura sin que haga falta una "segunda vuelta". Aunque ella -ha subrayado- decidirá si quiere gobernar apoyándose en los partidos de izquierda o en Vox.

Monasterio y Abascal han salido al balcón de la sede nacional de Vox, donde, a sus puertas, les esperaban un centenar de simpatizantes al grito de "Madrid será la tumba del comunismo" y de "libertad". Cuando han dado las 23:00 horas, Monasterio y Abascal se han despedido de los simpatizantes en el balcón junto con Macarena Olona, Javier Ortega Smith, Iván Espinosa de los Monteros y Jorge Buxadé.

Vox mantiene su espacio

Vox ha logrado este martes afianzar su espacio electoral en la Comunidad de Madrid, aunque la amplia victoria obtenida por Díaz Ayuso limita la capacidad de influencia que el partido de Abascal va a poder ejercer sobre el futuro Gobierno regional. Vox lograría subir un escaño respecto a las elecciones de 2019 (un ascenso del 0,24 por ciento). Sin embargo, el PP por sí solo obtendría más diputados que los tres partidos de la izquierda juntos --PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos--. Esto hace que, durante la legislatura, los 'populares' vayan a poder gobernar con un amplio margen de maniobra y solo requieran de la abstención de Vox para sacar adelante sus iniciativas.

Vox ya afrontó el anuncio electoral consciente del 'tirón' de la candidata 'popular' y por ello el propio Abascal tomó las riendas de la campaña, durante la que consiguió hacerse un hueco en el debate político envuelto en todas las polémicas que se han ido generando.

Una de sus estrategias electorales ha sido la búsqueda del voto obrero, con una importante movilización en los municipios de la periferia de Madrid y el antes conocido como 'cinturón rojo' de la capital, tradicional voto socialista. Sin embargo, en ninguna de estas localidades ha conseguido desbancar al PP como primera fuerza y su porcentaje se ha mantenido estable alrededor del 9 por ciento en toda la comunidad. Ni siquiera en municipios como Fuenlabrada o Parla, donde sí quedó por delante de los 'populares' en las generales de noviembre de 2019.

De hecho, en toda la comunidad, Vox ha bajado en apoyos en comparación con las elecciones generales de noviembre de ese mismo año. Entonces, los de Abascal lograron su mejor resultado con un apoyo del 18,5 por ciento de los votos en la Comunidad de Madrid; frente al 9,13 por ciento de este martes.

Este resultado aleja su aspiración de superar a los 'populares' y convertirse en el partido más votado en todo el país, como amenazó tras las catalanas del mes de febrero, en las que Vox superó ampliamente al PP y Ciudadanos. Entonces, su candidato, Ignacio Garriga, logró un 7,69 por ciento de los votos frente al 5,57 por ciento de Ciudadanos y el 3,85 por ciento del PP. Este martes, sin embargo, Monasterio ha logrado un 9,13 por ciento del apoyo de los madrileños frente al 44 por ciento de la candidatura del PP.