Más Madrid desbanca al PSOE como segunda fuerza al darle el 'sorpasso' en votos aunque empatan a 24 diputados

La candidata de Más Madrid a la Presidencia de la Comunidad, Mónica García, ha asumido en nombre de su partido el compromiso de ser "la fuerza que lidera la alternativa y el cambio", con "amplio margen de crecimiento", al confirmarse el 'sorpasso' al PSOE, con el mismo número de diputados, 24, pero con más votos que los socialistas. "Hoy comienza la cuenta atrás de las elecciones de 2023", ha apostillado.

En una comparecencia de prensa desde su sede electoral, 'La Madrileña', y después de que Más Madrid sume cuatro diputados más que en 2019 convirtiéndose así en la segunda fuerza del Parlamento madrileño, Mónica García ha afirmado que son "la fuerza dinámica que empuja al bloque progresista" y "la alternativa al cambio y al futuro de la Comunidad", después de contraponer el "modelo depredador y de la ley de la selva" con el de la "empatía y la protección de derechos".

Arropada por el líder de Más País, Íñigo Errejón, y la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, desde hoy la jefa de la oposición y el resto de compañeros de Más Madrid tienen ya en el punto de mira los comicios de dentro de dos años. "Hoy comienza la cuenta atrás para las elecciones de 2023, para las que me pongo a trabajar desde este momento", ha declarado.

Esto le ha llevado a lanzar un mensaje a la ciudadanía madrileña, "que no desesperen, que Más Madrid se pone a la tarea de derrotar al gobierno del PP en 2023" porque está convencida de que cada día serán "más y mejores".

También ha asegurado que ella sí se quedará en la política madrileña. "He estado, estoy y estaré en la Asamblea", ha confirmado Mónica García minutos antes de conocerse la decisión del candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, de abandonar los cargos del partido y no recoger el acta de diputado.

García ha puesto sobre la mesa en una comparecencia de prensa que han puesto todo el "alma, corazón y cerebro", como lo volverán a hacer en 2023 y ha asegurado que se han dejado la piel en una campaña dominada por "el ruido, el fango y las ocurrencias". Por contra, Más Madrid ha defendido "las cosas que de verdad importan" y con los resultados de esta noche "se demuestra que hay espacio político para esta iniciativa verde y feminista", que tiene "amplio margen de crecimiento"

Tampoco ha obviado que, aunque han puesto todo lo que estaba en sus manos, "no ha sido suficiente". Los datos del bloque progresista "son malos porque ha perdido espacio". "En esta campaña hemos intentado empujar este bloque y nos ha dado resultados pero (para el bloque progresista) los resultados han sido malos", ha confirmado.

Por su parte, el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha aplaudido los "magníficos resultados" obtenidos por Mónica García aunque no hayan evitado la victoria del PP. "Hemos tenido unos magníficos resultados que sin embargo no evitan la victoria del PP", ha reconocido Errejón en un tuit. "Lideráremos la oposición y la alternativa en Madrid. Hay recorrido para una fuerza verde que se encargue de lo que de verdad importa", ha asegurado.

Por su parte, el director de la campaña de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, ha lamentado una "noche muy triste para millones de madrileños", con la candidatura de Mónica García como "quizás el único motivo para la esperanza".

Así lo ha escrito desde su cuenta de Twitter al no poder trasladarse por una lesión hasta la sede de campaña, un piso 14 de la calle Gran Vía. Perpinyà ha destacado que Más Madrid consolida "un espacio verde y madrileño pero no ha sido suficiente". "Toca pensar, apretar los dientes y ponernos a remar desde mañana mismo", ha instado.

Más Madrid logra lo que Podemos no pudo

Por un exiguo margen de unos 4.000 votos, ha sido una escisión de Podemos la que ha conseguido en Madrid aquello a lo que aspiró, sin éxito, el partido de Pablo Iglesias: imponerse al aparato socialista y colocarse como primera opción en el espectro de la izquierda. Y llama la atención que, en unas elecciones marcadas por su interpretación en clave nacional, uno de los mayores vencedores haya sido precisamente el partido con menos intereses cruzados allende las fronteras de Madrid.

Ese carácter de formación netamente madrileña ha sido una de las bazas más empleadas por García en una campaña en la que ha jugado constantemente entre la negativa a ser partícipe del "fango" y el "ruido" y los continuos ataques a Ayuso y a la candidata de Vox, Rocío Monasterio, destinatarias de sus dardos en cada una de sus intervenciones públicas.

Aunque parecía difícil superar el empuje que tenía en 2019 el tique electoral de Más Madrid, con la exalcaldesa Manuela Carmena buscando la reelección e Íñigo Errejón presentándose a la presidencia regional, García ha abanderado una subida sin paliativos: de 20 a 24 escaños, del 14,69 % al 16,97 % del escrutinio y de 475.672 a 614.572 votos.

No obstante, en cierto modo Más Madrid no ha hecho sino confirmar en las urnas una sensación ya bastante prevalente: la de que había sido el auténtico estandarte de la oposición a Ayuso durante la pandemia, por encima del PSOE.

Aprovechando su oficio de médica, García es desde hace un año una de las voces más visibles y críticas contra la gestión del Gobierno autonómico, y ha gozado de un amplio altavoz mediático para sus reproches contra la situación en las residencias de mayores, el colapso de la Atención Primaria o la construcción del hospital Enfermera Isabel Zendal.

El desconocimiento de base con el que partía García, que se veía como un hándicap, ha acabado representando un margen de mejora explotado al máximo por una candidata que ha sacado partido a su condición de médico, mujer y madre, en una campaña humilde, con pocos mítines en fechas y lugares elegidos cuidadosamente y mucha presencia en medios y redes sociales.

El resultado de Más Madrid reivindica en buena medida otra apuesta, la que hizo al rechazar coaligarse con Unidas Podemos cuando Pablo Iglesias anunció su candidatura a los comicios. Habrá quien diga que a la izquierda, claramente derrotada en estas elecciones, le habría ido mejor si hubiera aunado fuerzas, pero en lo que a su partido respecta los resultados le han dado la razón a García; ahora Iglesias está en la puerta de salida de la política y Más Madrid se presenta como la esperanza del bloque progresista en la región.

Lejos queda ahora 2019, cuando Más Madrid debutó en las urnas entre sinsabores, ya que si bien ganó las elecciones municipales de la capital, Manuela Carmena perdió la alcaldía, dejando la actividad pública inmediatamente después.

Más Madrid sufrió además la temprana baja de su candidato, Íñigo Errejón, que apenas dos meses después de los comicios abandonó la Asamblea para presentarse a las elecciones generales como líder de Más País, que puede ganar impulso también a nivel nacional con la victoria de García en la comunidad madrileña.

La formación se ha ido rehaciendo poco a poco de esa repentina orfandad de liderazgo, y un proceso de organización abordado el año pasado dio a García las riendas de la dirección interna a nivel regional.

De médico a activista, de activista a diputada (primero de Podemos), de diputada a jefa interna de su partido y de ahí a vencer al PSOE y erigirse en líder de la oposición a Ayuso. Como siguiente objetivo de García tocará la presidencia autonómica, y en medio de la debacle coral de la izquierda se ha hecho con la 'pole position'.