Ayuso destroza a Sánchez y gobernará sin Vox, Iglesias se va, MM supera al PSOE y Cs se acaba

Gran victoria de Isabel Ayuso en Madrid que podrá gobernar sin necesidad de Vox al conseguir más escaños (65) que PSOE, MM y UP juntos (58) y que relanza al PP de Pablo Casado como alternativa nacional a Pedro Sánchez como líder del centro derecha, tras el hundimiento de Cs y el final de Inés Arrimadas. 

Gran victoria de Isabel Ayuso en Madrid que podrá gobernar sin necesidad de Vox al conseguir más escaños (65) que PSOE, MM y UP juntos (58) y que relanza al PP de Pablo Casado como alternativa nacional a Pedro Sánchez como el líder del centro derecha, tras el hundimiento de Cs y el final de Inés Arrimadas y la definitiva salida de Iglesias de la política nacional.

Y excelente resultado de Más Madrid y Mónica García que logra empatar a 24 escaños con el PSOE y puede ganar en votos lo que la convertiría en la líder de la oposición madrileña. Y lo que constituye un gran triunfo de Íñigo Errejón con 24 diputados sobre los 10 de Pablo Iglesias, lo que puede tener también consecuencias en la política nacional. 

Pero sobre todo gran batacazo electoral de Sánchez en Madrid y la política nacional por causa de sus propios errores que han provocado el pésimo resultado del PSOE (24 escaños) en las elecciones de Madrid por culpa de su fallida moción de censura de Sánchez y de Arrimadas en Murcia. Y por haberse subido a la campaña de la crispación de Pablo Iglesias, hasta el punto que muchos miles de votantes del PSOE (más de 200.000) se han pasado al PP. 

Una moción de Murcia que provocó el adelanto electoral en Madrid en plena crisis de la pandemia y la economía, a la vez que convertía estos comicios madrileños en un test nacional que ha dañado el Gobierno de Sánchez. El que ahora queda, más si cabe, en las manos de Podemos y del separatismo vasco y catalán, y que ha provocando además la destrucción de Cs. 

El ‘efecto Ayuso’ y su empatía con el pueblo de Madrid ha triunfado. Y  especialmente con la gestión de la pandemia en el comercio, la hostelería, la cultura y el turismo. Lo que el sinvergüenza de Tezanos (el director del CIS que manipuló y no acertó con su encuesta y que ahora debe dimitir) llamó despectivamente una política ‘tabernaria’. 

Triunfo sin discusión de Ayuso al que se ha unido a la hábil y muy discreta actuación de Pablo Casado y de los barones del PP para darle el todo el protagonismo a Ayuso y facilitar la derrota de Sánchez. 

En la que también ha colaborado -y puede que de manera intencionada- la bronca campaña electoral de Pablo Iglesias que se ha visto obligado a dejar todos sus cargos y a abandonar la política nacional, y que solo ha servido para ayudar a la derecha y hundir al PSOE y a su candidato Gabilondo que se subió, por orden de La Moncloa, al carromato del discurso fascista de Iglesias, que ha sido letal para el ‘sanchismo’. Y que empaña la anunciada salida de Iglesias de la política.

Una vez que la ecuación final de las elecciones se quedaba en la opción de ‘sanchismo’ o democracia y el pueblo de Madrid dio la espalda a Sánchez, le ha ofrecido una victoria personal a Ayuso, y una excelente oportunidad al PP de Casado que ahora podrá integrar en su seno a dirigentes y votantes de Cs. 

Ayuso puede gobernar sola porque sus 65 escaños suman 7 más que los 58 de los tres partidos de la izquierda (PSOE 24, MM 24 y UP 10), por lo que el PP ante la mayoría absoluta de los 69 escaños solo podría ser derrotado si Vox se une a la izquierda de Sánchez e Iglesias contra Ayuso lo que de todo punto imposible. 

Naturalmente, Pedro Sánchez no apareció en la noche electoral y abandonó a Gabilondo al que le impuso una virulenta campaña electoral por culpa de su equipo de estrategia que se sumó a la bronca fascista de Iglesias. Y ausencia de Inés Arrimadas en la noche electoral en la que debió anunciar su dimisión (la que debió ofrecer tras su fracaso en el 14-F catalán) por haberse unido a Sánchez en la fracasada moción de censura de Murcia.

RELACIONADO