Termina la campaña electoral más tensa y polarizada con Ayuso liderando todas las encuestas

Los candidatos a las elecciones autonómicas del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid celebraron este domingo su último día de campaña electoral, tras dos semanas de intensa actividad en las que la tensión ha ido en aumento, con cartas amenazantes dirigidas a políticos como el cabeza de lista de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y mucha carga ideológica. Una campaña que llegó a su final con la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, como favorita en todos los sondeos, que pronostican que duplicará sus escaños a costa de Ciudadanos, que podría desaparecer, pero que necesitará para gobernar el apoyo de Vox

Finaliza una campaña que oficialmente ha durado dos semanas pero que en la práctica arrancó el 10 de marzo con la noticia de una moción de censura del PSOE y Ciudadanos en Murcia, finalmente frustrada, y la convocatoria de un adelanto electoral en Madrid que ponía punto y final al primer Gobierno de coalición de la región, formado por PP y Ciudadanos.

La posibilidad de que Vox llegue al poder y el riesgo de Unidas Podemos de quedarse sin representación en la Asamblea de Madrid donde ahora tienen siete diputados y Más Madrid se ha hecho fuerte, llevó a Pablo Iglesias a renunciar a la vicepresidencia segunda del Gobierno y lanzarse a la arena electoral madrileña.

Desde ese momento, los partidos empezaron un periplo hacia las elecciones con muchos momentos de tensión, como el mitin de Vox celebrado el 7 de marzo en Vallecas, donde hubo enfrentamientos entre la Policía Nacional y manifestantes contrarios al acto que acabaron con trece detenidos.

En las últimas semanas varios políticos han recibido cartas amenazantes con balas, entre ellos Iglesias, y con un cuchillo ensangrentado en el caso de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que ha apoyado a Gabilondo en muchos actos de campaña.

Tan solo ha habido un debate electoral con los seis principales candidatos, después del cual hubo uno sin Ayuso que acabó siendo cancelado al ausentarse primero Iglesias y después los candidatos de PSOE y Más Madrid por su negativa a seguir con Monasterio, que cuestionó la veracidad de las cartas con amenazas en la SER.

Desde entonces, la campaña se volvió más ideologizada. Porque si el PP arrancó la precampaña con un sonoro 'socialismo o libertad', que tornó en 'comunismo o libertad' al presentarse Iglesias, la izquierda empezó a plantear las elecciones como una disyuntiva entre 'fascismo o democracia' con su petición de hacer un 'cordón sanitario' a Vox.

El CIS vaticina un virtual empate entre la derecha y la izquierda aunque con una ligera ventaja del bloque del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos frente al del PP y Vox, mientras Cs quedaría fuera de la Asamblea. Sin embargo, el CIS es la única encuesta que arroja estos resultados, porque la totalidad de los sondeos publicados antes y después anticipan la victoria del bloque de la derecha y señalan que el PP duplicará sus resultados de 2019 y sumará mayoría absoluta con Vox.

Además, las encuestas pronostican que Cs podría quedarse fuera de la Asamblea de Madrid al no llegar al mínimo del 5% de votos perdiendo los 26 diputados que tiene ahora mismo.

Por su parte, Más Madrid se ha convertido en la sorpresa de las elecciones. Mónica García ha pasado de ser la candidata menos conocida al inicio de la campaña a que se hable en los últimos días de la posibilidad de dar el 'sorpasso' al PSOE de Gabilondo tras darse por descontado que arrasará a Pablo Iglesias, que al menos conseguiría su objetivo de que Unidas Podemos no siga los pasos de Cs y también desaparezca de la Asamblea de Madrid.

En estas elecciones autonómicas, con muchos intereses nacionales en juego, podrán votar 5.112.658 personas, de las cuales 4.783.528 residen en la Comunidad de Madrid.

Serán los primeros comicios por adelantado en la Comunidad de Madrid y los segundos que se celebran en un día entre semana (el martes 4 de mayo), con la peculiaridad de hacerlo además en plena pandemia, algo que hasta ahora sólo ha ocurrido en las autonómicas catalanas, gallegas y vascas.

RELACIONADO