Cientos de aficionados invaden Old Trafford en protesta contra la Superliga

Cientos de aficionados del Manchester United han burlado la seguridad de Old Trafford y han entrado este domingo en el estadio, algo prohibido para el público por la pandemia de coronavirus, para protestar por las actuaciones de los propietarios del club, la familia Glazer.

Miles de seguidores de los 'red devils' se dieron cita en los aledaños del estadio, que este domingo acoge el duelo de Premier ante el Liverpool, para mostrar su descontento con los Glazer, sobre todo tras el visto bueno de estos al proyecto frustrado de la Superliga europea.

Algunos de ellos, unos 200,  lograron derribar las vallas, superar a los guardias de seguridad y entrar en el recinto a través del Túnel de Múnich. Tras ello, saltaron al terreno de juego e incluso lanzaron bengalas al palco.

La invasión del campo ha obligado a suspender el encuentro Manchester United-Liverpool. El partido, de la jornada 34 de la Premier que estaba programado para las 17:30, intentó retrasarse y fue finalmente suspendido por la invasión.

"Es una decisión conjunta de la policía, ambos clubs, la Premier League y las autoridades locales", dijo la Premier en un comunicado, mientras se estudia ya la nueva fecha del partido, que hubiera podido dar el título al Manchester City con una derrota del United.

Una victoria del Liverpool este domingo le hubiera dado el título de la Premier League a los vecinos del United, el Manchester City.

Los aficionados podrán regresar a los estadios el próximo 17 de mayo, según anunció esta misma semana el primer ministro Boris Johnson, una medida que les permitiría presenciar la última jornada de la Premier League.