Batet pospone la Junta de Portavoces para no coincidir con el 4-M, a diferencia de Moncloa, que mantiene el Consejo

Desde que se convocan unos comicios hasta la propia jornada de votación, la ley impide hacer propaganda política con medios públicos

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha decidido desplazar al miércoles la próxima reunión de la Junta de Portavoces para evitar que coincida con la celebración de las elecciones autonómicas madrileñas, convocadas para el martes 4 de mayo. Por contra, Moncloa no modifica sus planes por los comicios y mantiene el Consejo de Ministros y su rueda de prensa en su día habitual, con lo que coincidirá con la jornada de votación en la Comunidad de Madrid.

A diferencia de lo que es tradicional, estas elecciones autonómicas caen en martes en lugar de en domingo, ya que la ley electoral marca que la votación debe celebrarse "el día quincuagésimo cuarto posterior a la convocatoria", que en este caso se formalizó el 11 de marzo, con la publicación en el Boletín Oficial de la región.

Y el martes es el día de la semana en el que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reúne a su Consejo de Ministros, y también cuando acostumbra a reunirse semanalmente la Mesa del Congreso y la Junta de Portavoces, reuniones que dan lugar a ruedas de prensa donde se abordan distintos asuntos de la vida política.

Hace unas semanas, tras la convocatoria de los comicios autonómicos de Madrid, el PP ya pidió que la Junta de Portavoces no coincidiera con la jornada de votación en Madrid. La socialista Meritxell Batet vio razonable la petición y finalmente ha decidido posponer la cita al miércoles, según confirmaron fuentes parlamentarias.

El cambio se ha visto favorecido por el hecho de que la próxima semana, primera de mes, no hay Pleno del Congreso, con lo que había margen para que la reunión de la Junta de Portavoces tenga lugar un día después de lo habitual.

El Congreso ya modificó su calendario de Plenos tras el adelanto de las elecciones madrileñas y, como es tradicional, no se convocó sesión plenaria la semana anterior a la votación para facilitar que los diputados pudieran participar en la campaña electoral.

Por contra, fuentes gubernamentales explican que no van a mover de día el Consejo de Ministros, ni la posterior rueda de prensa que suele ofrecer la portavoz María Jesús Montero, por unas elecciones autonómicas, sino que van a seguir trabajando con normalidad.

Además, desde el Ejecutivo defienden que los comicios del próximo martes no deben interpretarse más allá del ámbito autonómico, sino como unas elecciones en una comunidad autónoma, en este caso, Madrid.

En periodo electoral, desde que se convocan unos comicios hasta la propia jornada de votación, la ley impide a los poderes públicos hacer propaganda política con medios públicos, un supuesto que ya costó una sanción al presidente Pero Sánchez en unas elecciones generales anteriores y que en estos comicios ya fue motivo de apercibimiento a Pablo Iglesias cuando lanzó su candidatura regional desde su despacho de vicepresidente.