El PDeCAT quiere fiscalizar la asignación a la Casa Real en la última década

El PDeCAT quiere que el Tribunal de Cuentas fiscalice la asignación presupuestaria de la Casa Real durante la última década del reinado de Juan Carlos I (2004-2014), teniendo en cuenta las presuntas irregularidades cometidas por el Rey Juan Carlos, ha señalado el portavoz de este grupo, Ferran Bel.

Según ha explicado en una rueda de prensa en el Congreso este jueves, la Casa Real puede distribuir libremente esa asignación, como así marca la Constitución, pero como no puede hacerlo es "ilegalmente", ha subrayado el diputado.

Bel ha registrado esta iniciativa para su debate en la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas buscando esclarecer, ha señalado, si se ha producido "una malversación de fondos públicos" por parte del rey emérito.

"Por las pruebas que tenemos ha habido muchísimas irregularidades económicas, regularizaciones fiscales..." y, por tanto, Bel cree necesario que el Tribunal de Cuentas realice "un informe específico" de la asignación que recibe la jefatura del Estado.

No se trata, ha precisado, "de ir contra la monarquía, sino a favor de la transparencia" y poder determinar que lo que haya hecho el anterior monarca "no ha tenido ningún origen en recursos públicos".

Para justificar la iniciativa, el portavoz del PDeCAT cita, entre otras cosas, el supuesto cobro de comisiones no declaradas por el anterior monarca, como los 4,5 millones de euros recibidos del presidente de Kazajistán o de los 100 millones de dólares por las obras del AVE a La Meca.

Recuerda, además, que la Fiscalía tiene abiertas al padre de Felipe VI tres investigaciones por delitos relacionados con la corrupción y también la fiscalía de Suiza inició otro procedimiento por una cuenta opaca.