Monasterio y Abascal vuelven a Vallecas para ver el Rayo-Albacete y el regreso del controvertido Zozulya

Este mismo encuentro fue suspendido la temporada pasada por los cánticos proferidos por un sector de la grada de Vallecas contra el jugador por su simpatía hacia la ideología nazi

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y la candidata de la formación a las elecciones del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, han asistido este lunes al Estadio de Vallecas para presenciar el encuentro de fútbol entre el Rayo Vallecano y el Albacete de la Liga Smartbank, en lo que constituye el regreso de miembros de este partido a Vallecas tras los incidentes ocurridos durante el acto electoral del pasado 7 de abril y por los que fueron detenidas 13 personas por agredir a la Policía y causar graves altercados, entre ellos varios integrantes de los Bukaneros, grupo de extrema izquierda vinculado al club franjirrojo.

Abascal y Monasterio, que han sido invitados por la directiva del club, han visto el partido desde el palco de autoridades junto a Raúl Martin Presa, presidente del Rayo. El responsable de prensa de Vox, Juan E. Pflüger, ha difundido en las redes sociales la imagen de los dirigentes de Vox en el palco de Vallecas. “Mi presidente y mi club dejando claro que el deporte está por encima de cuatro ultras violentos de extrema izquierda”, ha escrito en su cuenta de Twitter.

Según informa la Cadena Ser, los dirigentes de Vox habían pedido ser invitados a un partido de fútbol durante la campaña electoral del 4-M, aunque no todos los miembros de la directiva del club estaban de acuerdo con la decisión.

Se da la circunstancia de que los dirigentes de Vox han acudido al feudo franjirrojo en el regreso del delantero ucraniano del Albacete, Roman Zozulya, a este estadio tras la polémica que rodeó este mismo encuentro la temporada pasada por los insultos de "puto nazi" proferidos por un sector de la grada de Vallecas contra el jugador ucraniano y que obligó a suspender el partido durante el descanso y celebrarlo a puerta cerrada meses después del parón provocado en marzo de 2020 por la pandemia del coronavirus.

El Comité de Apelación de la Real Federación Española de Fútbol sancionó al Rayo con el cierre parcial del Estadio de Vallecas durante dos jornadas y una multa de 18.000 euros.

El Rayo-Albacete de este lunes ha contado con un importante despliegue policial debido, precisamente, a la presencia en el conjunto visitante de Zozulya.

Los insultos desde el sector de la grada de Vallecas ocupado por los Bukaneros provocaron la primera suspensión de un partido en el fútbol profesional español por expresiones xenófobas y racistas. Este grupo ultra fue el que impidió que Zozulya fichara por el Rayo en enero del 2017 debido a las fotografías del futbolista en sus redes sociales en el que expresaba, según los Bukaneros, su simpatía hacia la ideología nazi.