Gabilondo se suma al ‘fascismo o democracia’ frente al ‘comunismo o libertad’ de la campaña de Ayuso

Crece la tensión y el enfrentamiento ideológico entre los bloques en la última semana de la campaña electoral

‘Alerta fascista’ dijo Pablo Iglesias cuando el PSOE perdió las elecciones en Andalucía, donde el Gobierno de coalición de PP y Cs ha dado prueba de eficacia y moderación, mientras los últimos sondeos acercan al PP andaluz a la mayoría absoluta. Ahora, han sido el candidato del PSOE en Madrid Ángel Gabilondo y el propio Pedro Sánchez quienes acataron las consignas de Iglesias diciendo que ‘esto va de democracia o fascismo’.

Un mensaje inquietante que deslegitima el resultado electoral que salga de las urnas, con el que Gabilondo viene a decir que quien vote al PP, Cs o Vox, que son partidos legal y constitucionalmente reconocidos, son fascistas. Y ese mensaje, apoyado desde La Moncloa y por el propio Sánchez, se ha convertido en una distorsión de la vida democrática. Un disparate electoral que ha impuesto Iglesias con su impostado espectáculo en la cadena SER.

Un esperpento con el que Iglesias, ante las malas noticias de intención de voto para su candidatura de Unidas Podemos por causa del ascenso de Mónica García de Más Madrid, le ha dado de rebote un nuevo impulso a Vox lo que facilitará el que Ayuso pueda formar gobierno a partir del 4-M.

Gabilondo ha caído en la trampa del discurso ‘anti fascista’ de Iglesias como si Madrid y España estuvieran al borde de una Guerra Civil. Y es cierto que desde el PP Isabel Ayuso también plantea la disyuntiva fuera de la realidad entre ‘Comunismo o Libertad’, pero esas son opciones ideológicas que no mezclan ni ponen en cuestión la Democracia.

Democracia que Pablo Iglesias dice que ‘no existe en España’, por lo que nadie, ni siquiera Vox, puede destruir la democracia que según él no existe. Lo que deja en entredicho a Gabilondo que primero dijo ‘con este Iglesias’ no iba pactar’ y que rectificó durante el debate televisado diciendo: ‘Pablo tenemos 12 días para que la izquierda gane las elecciones’.

Iglesias les ha tomado el pelo a todos ellos. A la SER, La Sexta TV, TVE, MM, y PSOE, y en Moncloa no han tenido más remedio que subirse al carro de la impostura de Iglesias.

Y todo ello al mismo tiempo que han relanzado las opciones de Vox, lo que puede facilitar al PP y Ayuso que logren la mayoría absoluta para gobernar. Y puede incluso que, con la diatriba de ‘fascismo o democracia’, Gabilondo haya conseguido salvar a Cs favoreciendo su presencia en la Asamblea de Madrid.

A Gabilondo lo han vuelto loco los estrategas de La Moncloa. Primero le obligaron a decir que: no pactaría con Iglesias, no subiría los impuestos y no cerraría los bares en Madrid, con el objetivo de atraer los votos de Cs. Pero luego, en pleno debate de Telemadrid (durante el descanso) y sabedores de la encuesta del CIS de Tezanos, rectificaron su estrategia y le obligaron a Gabilondo a anunciar al final del debate que sí pactaría con Iglesias.

Momento que aprovechó el candidato de Podemos para montar la bronca de la SER que ha obligado a Gabilondo a subirse al carro falsamente ‘anti fascista’ de Iglesias, con un mensaje anti democrático que en el fondo va a favorecer la derecha, dándoles votos y escaños al PP y Vox y reanimando a Cs en menoscabo del PSOE.

Y todo apunta a que ese discurso manipulador de la democracia por parte de la izquierda seguirá, a falta de nuevas propuestas sobre Madrid, hasta el final de la campaña y en pos de movilizar a los votantes de la izquierda.

Y es también el acercamiento y unidad de acción entre Gabilondo e Iglesias lo que están denunciando en la actualidad Cs y el PP. Y lo que puede hacer que Vox, gracias a Iglesias mejore sus resultados electorales por causa de la notoriedad provocada tras el enfrentamiento entre Iglesias y Monasterio en la SER, que ha cambiado el curso de unas elecciones en las que ya apenas de habla de Madrid.

RELACIONADO