Rusia comienza el repliegue de las tropas enviadas a Crimea

Los ejercicios militares iniciados en el territorio fronterizo hicieron temer una escalada del conflicto en el este de Ucrania

Rusia comenzó este viernes el repliegue a sus cuarteles habituales de las tropas que desplegó a la península de Crimea para ejercicios militares, un movimiento que hizo temer una escalada del conflicto en el este de Ucrania. "Las tropas del distrito militar Sur y de las fuerzas aerotransportadas que participaron en los ejercicios comenzaron a regresar a sus lugares de emplazamiento permanentes el 23 de abril", señaló el Ministerio de Defensa en un comunicado.

El ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, anunció la víspera desde Crimea, anexionada por Rusia en 2014, el repliegue a partir de este viernes y hasta el 1 de mayo de las tropas desplegadas para maniobras en el sur y el oeste del país, territorio fronterizo con Ucrania y los países bálticos.

Matizó no obstante que parte del armamento pesado permanecerá en el polígono de Pogonovo, a unos 200 kilómetros de la frontera con Ucrania, para la participación en las maniobras Zapad-2021.

De acuerdo con Defensa, actualmente "unidades militares y formaciones están marchando hacia estaciones de ferrocarril y aeródromos, cargando barcos de asalto anfibio, plataformas ferroviarias y aviones militares de transporte".

El 22 de abril tuvo lugar en Crimea la etapa principal de los ejercicios de las tropas del Distrito Militar Sur y las fuerzas aerotransportadas.

En las maniobras, según el Ministerio de Defensa, participaron más de 10.000 militares, 1.200 unidades de armas y equipo militar, más de 40 buques de guerra y 20 barcos de apoyo.

Desconfianza en Kiev y Washington

"El anuncio (de Rusia) está bien, pero nos gustaría ver pasos constructivos que sean confirmados por nuestra inteligencia y la de la OTAN", replicó un desconfiado Dmitro Kuleba, el ministro de Exteriores de Ucrania.

Kuleba, que había alertado hace semanas sobre una posible agresión rusa, advirtió de que la retirada de las tropas rusas de la frontera es "positiva", ya que reduce la tensión, pero no frena la escalada ni el conflicto en el Donbás, donde el Ejército ucraniano y los separatistas apoyados por Moscú se enfrentan desde 2014. "Esas tropas no sólo llegaron hasta nuestras fronteras y ahora deben dar la vuelta. Efectuaron unas peligrosas maniobras y crearon un peligro real para Ucrania", dijo, y calificó de "desorbitado" el número de soldados desplegados por Rusia.

Por ello, añadió, Rusia debe explicar a Ucrania y a la comunidad internacional "para qué necesitaba trasladar tal número de tropas y armamento ofensivo a la frontera con Ucrania". "Ucrania llama a sus socios a no bajar la guardia, seguir de cerca la situación y adoptar medidas para contener a Rusia", agregó.

En la misma línea, el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Ned Price, aseguró que Washington, más que palabras, quiere hechos, y resaltó que la Administración del presidente Joe Biden seguirá ayudando a Kiev ante la "agresión de Rusia", incluido con armamento "letal".

A su vez, la administración presidencial ucraniana informó de que el presidente, Volodímir Zelenski, responderá en su debido momento a la contrapropuesta de su colega ruso, Vladímir Putin, de reunirse en Moscú. Antes, Zelenski le había planteado al líder ruso entrevistarse "en cualquier parte del Donbás ucraniano" para hablar del conflicto, a lo que Putin le respondió con la recomendación de que se reúna con los líderes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. Estos se mostraron este viernes dispuestos a reunirse con Zelenski en la línea de separación de fuerzas o, en su defecto, a dialogar de manera telemática, algo que Kiev siempre ha rechazado.

El expresidente y negociador jefe ucraniano Leonid Kravchuk aconsejó este viernes a Zelenski a reunirse con Putin "sólo en un tercer país".

RELACIONADO