La vacuna anti-COVID es segura en caso de esclerosis múltiple

El Grupo de Estudio de Esclerosis Múltiple de la Sociedad Catalana de Neurología ha asegurado este jueves que las vacunas autorizadas para el COVID-19 "son seguras y no empeoran la evolución de la esclerosis múltiple".

En un comunicado, la entidad ha remarcado que la vacunación no altera el mecanismo de acción de los fármacos empleados para tratar la esclerosis múltiple y que tampoco se ha demostrado que haya un mayor riesgo de brotes después de recibir una vacuna.

"Extrapolando el conocimiento que tenemos de otras vacunas, hay una confianza razonable para suponer que pueden ser administradas de manera segura a todos los pacientes con esclerosis múltiple, tratados o no tratados", han agregado.

En esta línea, sostienen que la eficacia de la vacuna podría verse reducida al utilizar fármacos con mayor poder inmunosupresor, por lo que consideran importante buscar el mejor momento de la vacunación de forma individual.

La Sociedad Catalana de Neurología también defiende que debe considerarse como "población de riesgo" a los pacientes con esclerosis múltiple mayores de 65 años, con comorbilidades que supongan un riesgo, con alto grado de discapacidad y que deban recibir o hayan recibido un trasplante de médula ósea o inmunosupresores.

Este consejo queda recogido en el documento "Recomendaciones sobre la vacunación frente al COVID-19 para pacientes con EM", elaborado por la entidad y dirigido a pacientes con esclerosis múltiple para dar respuesta a las preguntas más frecuentes sobre la vacunación.